El violador de Igualada también agredió a su expareja

Habla la expareja de Brian Raimundo, el violador de Igualada. Según su testimonio, el joven no sólo abusó de su hermana menor, sino que también la agredió a ella hasta en cinco ocasiones.

El violador de Igualada abusó de su hermana y de su expareja
Brian Raimundo de granate en el momento de su detención / EFE

Se trata de un auténtico depredador sexual. El acusado de violar a la joven de Igualada no sólo abusó de su hermana pequeña, sino que llegó a agredir hasta en cinco ocasiones a su expareja. Así lo ha declarado ella misma ante los Mossos d’Esquadra.

La expareja también fue brutalmente violada

La joven, que fue una pieza clave a la hora de cerrar la detención, ha explicado que Brian Raimundo, de 21 años, un mes antes de los hechos de Igualada, la golpeó hasta dejarla inconsciente, y luego la violó. Un patrón similar al de la agresión de Igualada, según desprende el sumario del caso al que ha tenido acceso TVE.

«Me sacó del piso arrastrándome por la escalera, hasta un callejón y empezó a golpearme con puñetazos, patadas y empujones contra la pared. Los golpes fueron por todo el cuerpo hasta llegar a quedarme medio inconsciente. Después me cogió en brazos, me subió al piso nuevamente, me bajó los pantalones y me penetró«, relata la joven.

publicidad

El día después de los hechos de Igualada

Con todo, horas después de la brutal violación de Igualada, el 1 de noviembre de 2021, el presunto agresor fue al juzgado a firmar la libertad vigilada, la medida impuesta por violar, años antes, a su hermana pequeña. La que entonces era su novia le acompañó. Él le regaló ese día una chaqueta. Ella no lo sabía, pero era la de su última víctima.

De hecho, como se ve en las cámaras de seguridad aledañas al lugar de los hechos, el violador se llevó una chaqueta y la ropa interior de la víctima. Es un «alcohólico, agresivo, celoso, narcisista e imprevisible«, dijo la joven en su declaración.

Cinco agresiones y podrían haber sido más

La joven declaró ante los agentes que al menos la había agredido cinco veces, pero descartó denunciarlo. Si no llegó a más, dijo, fue porque un compañero de piso lo frenó varias veces. «Las últimas agresiones no fueron a más porque su compañero Vicente se metía por el medio». En febrero terminó su relación con él, pero siguió hablando con él por WhatsApp hasta un día antes de su detención.

El arresto se produjo el pasado 22 de abril, tras una exhaustiva investigación de la Unidad Contra Agresiones Sexuales (UCAS) de los Mossos d’Esquadra. Tras meses revisando cámaras de seguridad, los investigadores pudieron reconstruir los hechos acaecidos la madrugada del 1 de noviembre de 2021 cerca de la discoteca Epic de Igualada.

Para ello, los investigadores tuvieron que visionar 155 cámaras de seguridadCualquier detalle iba a ser clave para identificar al agresor. “Se hizo un seguimiento de todas las personas y vehículos que aparecían en un área cercana a la víctima durante el espacio-tiempo que se produjo la agresión”, aseguraron tras la detención fuentes de la policía catalana.

La denuncia que lo destapó todo

Durante la visualización de estas imágenes, se pudo identificar a un sospechoso. Este individuo aparecía en diferentes cámaras de seguridad de la zona aledaña a los hechos. Se trataba de un joven que protagonizó varios destrozos en vehículos estacionados en el polígono. De hecho, se le detectó gracias a una denuncia interpuesta por estos hechos. Fue entonces que los agentes de la UCAS se centraron en él y en el recorrido que este joven hizo la noche de los hechos.

En este proceso de análisis, se constató, gracias al visionado, que su trayectoria tuvo puntos en común con la de la víctima. Según el sumario del caso, a las 6:13h de esa madrugada se aprecia como este joven empieza a seguir a la joven. «A las 6:15h la víctima y el detenido aparecen en el mismo plano» y se aprecia como el presunto autor «comienza a acelerar el paso, detrás de la menor», hasta que ella se dirige a la calle Paisos Baixos y el «va detrás de ella».

Durante los 20 minutos posteriores «las cámaras no captan imagen alguna de personas transitando por la calle». Únicamente vuelven a grabar al sospechoso a las 6:41h dirección al centro de Igualada. En ese momento, «se aprecia con más detalle su indumentaria (capucha puesta, pantalón negro, zapatillas deportivas blancas) y además, se aprecia como porta una prenda de ropa en la mano derecha – la chaqueta que le robó a la menor -, llevando arremangada la manga derecha».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here