El Tribunal Supremo rebaja las condenas de los jóvenes de Alsasua

La razón reside en la eliminación de las agravantes de discriminación y de abuso de superioridad.

El Tribunal Supremo rebaja las condenas de los jóvenes de Alsasua
El Tribunal Supremo ha eliminado las agravantes de discriminación y de abuso de superioridad.

El Tribunal Supremo (TS) ha rebajado la pena a los ocho condenados por las agresiones contra un teniente y un sargento de la Guardia Civil y sus novias, ocurridas en un bar de Alsasua (Navarra), en octubre de 2015. La Audiencia Nacional les impuso penas de entre dos y 13 años de prisión por delitos de atentado a agentes de la autoridad, lesiones, desórdenes públicos y amenazas, pero todos recurrieron al Supremo y el alto tribunal ha estimado parcialmente el recurso y ha reducido las condenas en casi cinco años para algunos de ellos. Tras la sentencia del Supremo, la horquilla de penas queda entre un año y medio y nueve años y medio de cárcel.

El Supremo considera que hay pruebas para mantener las condenas por delitos de atentado a agentes de la autoridad, lesiones, desórdenes públicos y amenazas, salvo en dos condenas por lesiones. Sin embargo, el alto tribunal entiende que la Audiencia Nacional no debió aplicarles la agravante de discriminación, ni la de abuso de superioridad en el delito de atentado a la autoridad, que ya castiga que la agresión se dirigió contra guardias civiles.

Voto particular

La sentencia, que cuenta con el voto particular de los magistrados Antonio del Moral y Vicente Magro, que entendían que debía haberse mantenido la agravante de discriminación, considera que ha existido prueba bastante y válida de las agresiones y lesiones físicas y psicológicas causadas a las víctimas, por lo que les condena por delitos de atentado a agentes de la autoridad, lesiones, desórdenes públicos y amenazas, aunque estima en parte los recursos de la defensa.

Ambos magistrados señalan que el hecho probado sí hace mención a la animadversión por la presencia de las víctimas en la localidad y por su pertenencia a la Guardia Civil. Consideran que de lo que se trataba era de llevar a cabo un ataque a una institución representativa del Estado español y su odio por su presencia en la zona geográfica con el deseo de su desaparición del lugar, que es lo que motiva el ataque.

Los dos magistrados entienden que es esa animadversión e intolerancia de los acusados hacia la Guardia Civil, en este caso, lo que provoca de forma directa la discriminación hacia ese grupo de personas, que llega hasta el punto de que los agentes y sus novias no puedan moverse con libertad por Alsasua, sino que solamente puedan acudir a determinados lugares, sin poder salir por la noche a pasar un rato de ocio y diversión.

Los hechos

Los hechos ocurrieron el 15 de octubre de 2016, cuando los dos guardias y sus parejas fueron increpados y agredidos en el bar Kotxa de Alsasua en un ambiente en el que un grupo de unas 25 personas les llegó a rodear y a gritar para que se fueran con expresiones como «os vamos a matar por ser guardias civiles».

Hechos «execrables» que se produjeron «al constatar que eran miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad», dice el Supremo. Con la sentencia del alto tribunal, que condena por delitos de atentado a la autoridad, lesiones, desórdenes públicos y/o amenazas, las penas más altas quedan para Ohian Arnanz (de 13, a 9 años y medio de prisión), y Jokin Unamuno y Adur Ramírez (de 12, a 8 años y medio).

Las de Jon Ander Cob y Julen Goicoechea pasan de 9 a 7 años y medio; la de Aratz Urrizola, de 9 años a 4 años y 2 meses; la de Iñaki Abad, de 6, a 3 años y medio; y la de Ainara Urquijo —la única que no entró en prisión provisional— de 2 años, a año y medio.

Siete ingresaron en prisión (tres desde 2016) y todos fueron a juicio acusados por delitos de tipo terrorista, si bien la Audiencia Nacional les absolvió de este delito al no ver que la agresión tuviese tal finalidad. Una tesis que, después, fue respaldada por la Sala de Apelaciones, por lo que la Fiscalía acabó desistiendo de recurrir este aspecto al Supremo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here