El tesoro de Lucio

Este tebeo del ilustrador Mikel Santos 'Belatz' es un tesoro lleno de sensibilidad, compromiso y emoción

El tesoro de Lucio

Vivimos días lentos. Pasamos mucho tiempo metidos en nuestro propio yo y hemos comenzado a sentir que lo importante estaba en lo más pequeño, lo cercano. Buscamos cómo pasar las horas que se nos hacen eternas. Por suerte los lectores tenemos nuestras estanterías rebosantes de historias. Unas por descubrir, otras por revivir.

Paseando la mirada me topé con un tesoro. Una novela gráfica, o cómic, o tebeo que es como me gusta llamarlo a mí. Era el tiempo de las cerezas de 2018 cuando supe que el ilustrador navarro Mikel Santos ‘Belatz’ (Pamplona, 1974) había plasmado en dibujos la vida de un hombre del que no sabía mucho pero sí lo suficiente para sentir curiosidad, Lucio Urtubia (Cascante, Navarra, 1931).

Algo nada habitual es que este libro se publica en castellano, euskera, catalán y gallego fruto de la colaboración de tres editoriales: Txalaparta, Tigre de Paper y Demo Editorial.

Cada uno es lo que es por lo que hace

¿Quién es Lucio y cuál es su tesoro? No sé si este cómic logra responder a eso pero os aseguro que abre la puerta a querer indagar más sobre la vida de este hombre. Lucio Urtubia es un albañil, un hombre entregado a su trabajo y a la causa libertaria, un obrero. No es un teórico, es un hombre de acción. Siempre lo ha sido, desde su infancia en Cascante, pasando por sus años en Francia hasta la actualidad.

No cabe duda que su carácter se forjó en la pobreza y las injusticias vividas de niño. Vivió de primera mano la miseria, el terror y el sufrimiento que el criminal golpe fascista trajo a este país.

Poco a poco fui perdiendo el respeto al estado, a la propiedad privada y sobre todo a la iglesia. ¿Cómo iba a respetar a esos que solo habían traído hambre, injusticia, miseria y crímenes?

Mi pobreza fue mi riqueza

Con Amaia, una joven que está haciendo un trabajo de fin de carrera sobre la evolución del anarquismo, emprenderemos un viaje por la vida de Lucio.

Partiremos de París hasta llegar a su Cascante natal. Durante el trayecto y a través de las charlas que mantienen sabremos de una vida apasionante. La posguerra, el ejército, el exilio, las “expropiaciones” a bancos y empresarios para apoyar movimientos libertarios y anticapitalistas son parte importante del relato. Cómo no, sabremos de su empresa más ambiciosa y que puso de rodillas al todopoderoso First National City Bank de Norteamérica.

Dio cobijo al mítico guerrillero anarquista, Quico Sabaté. Propuso al Che Guevara inundar el mercado con dólares falsos, conoció a intelectuales de la talla de André Breton o Albert Camus.

Criminal o Robin Hood

Tanto las autoridades francesas como las españolas lo tuvieron en el punto de mira durante mucho tiempo. Ingresó varias veces en prisión pero jamás rebló ni se aprovechó del dinero expropiado en su beneficio. Durante toda su vida compaginó su oficio de paleta con su compromiso con la causa anarquista. Y sobre todo, nunca se detuvo ante nada ni ante nadie defendiendo el trabajo, a los trabajadores y un mejor reparto de la riqueza.

«Si el paro y la marginación crearan revolucionarios, los gobiernos acabarían con el paro y la marginación”.

Una vida en dibujos

Ya veis que la vida de Lucio es suficientemente apasionante como para no tener que recomendar esta lectura. Pero Belatz con su obra ha ido mucho más allá. No estamos ante una sucesión de “hazañas bélicas” para mayor gloria de su protagonista. A Lucio esas chorradas de tiros, atracos y demás no le interesan demasiado.

Este tebeo es un tesoro lleno de sensibilidad, compromiso y emoción. Cada viñeta transmite tanto que se te agarra dentro de tal forma que invita a una lectura sosegada, meditando sobre cada instante/instantánea que refleja.

Imprescindible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here