El “social patriotismo” y los garbanzos con bandera

El peligro de practicar la tolerancia buenista con los intolerantes es que crecen, se multiplican y acaban gobernando países, jugando con millones de vidas, y poniendo al mundo en jaque

Nuria Gonzalez

Esta semana, un tribunal griego ha declarado a Amanecer Dorado organización criminal, y a sus miembros los ha condenado por ordenar todo tipo de actos violentos, entre ellos, el asesinato de del cantante Pavlos Fyssas. La Justicia determinó que, bajo el disfraz de partido político, había una banda de matones fascistas, que usaban y abusaban de la ideología y simbología nazi.

Esto no tendría una especial importancia si no fuera porque, a la par que actuaban, poco menos que como un grupo terrorista, se convirtieron en la tercera fuerza política de Grecia.

Nunca escondieron su violencia, ni su fascismo, ni su machismo, ni su racismo, pero la brutal crisis económica que acabó con la intervención de Grecia en 2010, hizo que esta banda criminal obtuviera 18 diputados en el parlamento griego, la cuna mundial de la democracia.

A la gente le parecía aceptable su discurso del miedo a todo, porque el caldo de cultivo que generó la crisis financiera de 2008, y de la que muchos no han conseguido salir todavía, empezó a hacer aceptable para muchas personas, y para muchas instituciones, algo que no lo había sido desde que terminó la segunda guerra mundial. El miedo a todo se transformó, de nuevo, en el odio al otro.

El miedo y la miseria hicieron de perfectos catalizadores de la desesperación social y la crisis económica, además de llevarse por delante a millones de personas, también hizo un efecto de borrado de la memoria y posibilitó que los postulados del nazismo volvieran a planear sobre nuestras europeas cabezas.

Esto, por supuesto, no se hace de la noche a la mañana ni con discurso llamando a matar “al otro”, de buenas a primeras. Esto empieza con actos muy sutiles como repartir comida “sólo para nacionales” con la banderita del país en cuestión. Así, precisamente, es como empezó su actividad Amanecer Dorado.

En plena crisis griega, realizaban repartos de alimentos sólo para griegos. Esta práctica fue luego copiada en nuestro país por España 2000, partido abiertamente ultraderechista y fascista, que aún conserva 1 alcalde y 6 concejales en nuestro país, y cuyo fundador fue el presidente de la asociación de puticlubs de España.

Ellos, reconvertidos en algo que ahora llaman “Hacer Nación”, a través de lo que han montado una “ONG” llamada “Españoles en Acción”, tampoco han dejado pasar la oportunidad de la crisis sanitaria, para volver a sacar la mesita con cuatro paquetes de arroz y botes de garbanzos con la bandera rojigualda en lugar de etiqueta, sólo para españoles.

Esto no es nada original, y si no, recuerden en España a las tropas nacionales lanzando pan con bandera sobre los pueblos en zona republicana, desde los mismos aviones que había utilizado un rato antes para arrasarlas. Costumbres que pasan de generación en generación.

El nombre que se han auto inventado que unifica a toda esta malgama de personajes es el de “Patriotas Sociales”. Esta “autodenominación de origen”, la podrán escuchar también en las señoras y señores de VOX, que se proclaman cada día, a la mínima oportunidad, “social patriotas”. Obsérvese que el gusto por no sacarse de la boca la palabra “patriotismo” es compartido también por muchos de los ultranacionalistas catalanes del lazo amarillo.

El “social-patriotismo”, el “nacional-catolicismo”, el “nacional-socialismo”, y muchas otras retorceduras del lenguaje que podemos encontrar a lo largo de la historia, no son más que inventos del neolenguaje para esconder a las malas personas.

Sin embargo, lo preocupante es que exista una cantidad no poco importante de personas que toleren este tipo de personajes en sus círculos de convivencia diarios. Gente, en principio “normal”, que interactúa con fascistas, racistas y machistas, como si esos no representaran un atentado contra la dignidad humana en sí misma, en lugar de señalarlos y repudiarlos de cualquier círculo en el que se respeten los derechos humanos.

Porque los racistas son malas personas, los machistas son malas personas, los que siembran el odio al pobre son malas personas, los que maltratan a los animales y los que compran bebés son malas personas y los supremacistas, griegos, franceses, americanos, españoles, italianos o austríacos, tienen en común que todos ellos son malas personas.

Y a las malas personas sólo se les ocurren malas ideas. Como, por ejemplo, a la última “milicia” estadounidense, detenida esta semana por el FBI, que pretendía secuestran a la gobernadora de Michigan, por intentar frenar el coronavirus aplicando las mismas restricciones que se aplican en el mundo entero. Este grupo de delincuentes, que también se denominan patriotas, querían provocar una guerra civil para, según ellos, hacer cumplir la constitución de Estados Unidos.

En el mundo real, este grupo de 6 personas son considerados por el FBI un grupo terrorista y van a pasar una buena temporada en la trena.

Por el contrario, en el mundo trastornado de estos “patriotas”, que toman el nombre de su grupo de salva patrias, “Los Vigilantes de Wolverine”, de un personaje de cómic, ellos son lo que el país necesita. Y muchos otros coinciden en esto, incluido el presidente Trump, que les dio su apoyo directo y explícito con un “LIBERATÉ MICHIGAN”, a través de su cuenta Twitter. Otro patriota.

Y es que el peligro de practicar la tolerancia buenista con los intolerantes es que crecen, se multiplican y acaban gobernando países, jugando con millones de vidas, y poniendo al mundo en jaque. Como una pandemia, Por eso, vigilen a quién aguantan a su alrededor. La mal entendida prudencia de no poner a alguien en su sitio a tiempo juega siempre en contra de la buena gente.

1 Comentario

  1. ¿Pero de qué mentes brillantes salen tales explicaciones Políticas?
    Si intentamos buscar una posible explicación a su artículo,tal vez sea que no se puede esperar que alguien comprenda algo cuando su sueldo depende de que no lo comprenda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here