El sintecho herido por la Guardia Urbana tenía una orden de detención vigente

Mossos d’Esquadra y Guardia Urbana han abierto investigaciones paralelas para esclarecer los hechos y la actuación del agente que disparó después de que intentara agredirles presuntamente con un cuchillo.

Al sintecho abatido por la Guardia Urbana le pesaba una orden de detención
Alta presencia policial en el paseo de Sant Joan tras los hechos acaecidos el pasado sábado

El hombre de 43 años y nacionalidad húngara, herido de bala este pasado sábado, tras un enfrentamiento con agentes de la Guardia Urbana de Barcelona, tenía una orden de detención y captura vigente. Así lo ha desvelado este lunes el conseller de Interior, Miquel Sàmper, en rueda de prensa. Según el conseller, por el momento se desconocen el contenido y el delito que habrían motivado dicha orden, lo único que se puede confirmar es la existencia de esta solicitud judicial.

Sàmper, por otro lado, ha recordado que los agentes del Área de Investigación Criminal de los Mossos d’Esquadra siguen con la redacción del atestado, tratando de esclarecer qué motivos condujeron al agente a disparar a este individuo, identificado como un “sintecho”. Además, ha confirmado que el herido, que se recupera del disparo, aún en estado grave, ha quedado retenido en el hospital por un presunto delito de atentado contra la autoridad.

Se han abierto dos investigaciones paralelas

Este domingo, el conseller ya adelantaba en una entrevista con Catalunya Ràdio que todavía no se puede determinar si la actuación del agente – que ha despertado un aluvión de críticas – “se hizo bien o mal”. “Si hubiera habido alguna irregularidad, quedará reflejado en el atestado, que se enviará al juzgado”, añadió.

Paralelamente, como siempre sucede en estos casos, “la Guardia Urbana ha abierto una investigación interna para ver cómo se siguieron los procedimientos”, según explicó el teniente de alcalde de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Albert Batlle, tras lo ocurrido. El teniente de alcalde pidió, por otro lado, esperar a conocer el resultado de esta investigación antes de “atreverse” a valorar la acción del policía local y si éste actuó precipitadamente. “Sería inconveniente” en este momento, cuando la investigación está aún en fase preliminar, puntualizó Batlle.

Los disparos resonaron por encima del murmullo de la ciudad

“Se escucharon claramente dos disparos muy cerca de dónde estábamos. Minutos antes habíamos visto dos coches y un furgón de la Guardia Urbana, pero no le dimos importancia. De hecho, al principio no sabíamos si habían sido dos petardos, luego vimos a una marea de gente corriendo hacia nosotros y, unos minutos después, sirenas sonando por todos lados”. Así lo explica a eltaquigrafo.com una joven que se encontraba a escasos metros del paseo Sant Joan de Barcelona, donde este sábado un agente de la Guardia Urbana de Barcelona (GUB) disparó, hasta en dos ocasiones, a un sintecho que iba armado.

La joven, que corresponde a las iniciales S.M., no pudo ver nada, pero asegura que los disparos se pudieron identificar por encima del murmullo de la ciudad. Tras recibir el disparo, el hombre fue trasladado con una herida de bala en el abdomen al Hospital de Sant Pau de Barcelona, donde fue operado. Los agentes aseguran que abrieron fuego tras verse amenazados por el individuo que iba armado con un cuchillo de grandes dimensiones.

La Fundación Arrels critica la actuación

En un tuit recogido por Europa Press, la Fundación Arrels, que vela por los derechos de las personas sintecho que viven en la ciudad de Barcelona, ha indicado que sus miembros se sienten consternados por lo sucedido y ha puesto de manifiesto que la violencia a personas sin hogar en Barcelona ha aumentado. Un portavoz de la Fundación ha lamentado al programa Planta Baixa de TV3 que la actuación fue desproporcionada y ha pedido que se aparte al agente en cuestión, hasta la resolución de las investigaciones policiales abiertas a tales efectos.

Desde la Fundación se han comprometido a estar al lado del esta persona, al que habían atendido con anterioridad, y a “acompañarlo en su recuperación”, así como a seguir el caso desde su equipo jurídico. Han pedido, por otro lado, que no se criminalice el hecho de que el individuo llevase un cuchillo encima, porque se trata de un mero utensilio que utiliza para comer «como todos», pero que «al no tener casa, lo lleva encima».

Por su parte, el centro para la defensa de los derechos humanos, Irídia, ha calificado en un tuit de “muy preocupante” la actuación de la Guardia Urbana. Irídia ha remarcado que la utilización de armas de fuego debe ser el último recurso y ha exigido una investigación judicial rigurosa.

Actuación en plena alerta terrorista

Sin embargo, el sindicato profesional de policías Fepol ha valorado que la actuación del agente fue “la única posible” al encontrarse ante un individuo armado que, tras varios avisos, no quiso deponer en su actitud violenta.

En declaraciones a Efe, Toni Castejón, portavoz del sindicato policial, que incluye a mossos d’esquadra y agentes de policías locales, ha opinado que la situación en que resultó herido el indigente era «muy complicada, con un nivel 4 de alerta antiterrorista y una persona agresiva con un cuchillo de grandes dimensiones». En su opinión, «el agente no tuvo más opción que disparar», en lo que fue una «actuación impoluta en defensa propia«, ante un intento de agresión en plena calle.

Castejón cree que las pistolas eléctricas Taser, como las que tienen los Mossos d’Esquadra y que en varias ocasiones han funcionado «con éxito», podrían haber sido «una alternativa» a los disparos que el agente efectuó con arma de fuego sobre el indigente. En ese sentido, ha defendido que es «una vergüenza» que la Guardia Urbana, el segundo cuerpo policial de Catalunya, no disponga de pistolas eléctricas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here