El Raval, una narcosala pública

Mientras los políticos barceloneses siguen enzarzados en sus discusiones partidistas, la plaza Salvador Seguí del barrio del Raval (Barcelona) vuelve a acoger a un grupo de toxicómanos consumiendo a plena luz del día

El Raval en manos de mafias y drogadictos
una jeringuilla llena de sangre en un parque infantil del barrio del Raval en Barcelona

Una vez más, los vecinos del barrio del Raval han vuelto a presenciar atónitos cómo un grupo de toxicómanos se pinchaba a plena luz del día en la plaza Salvador Seguí, espacio que se ideó para el recreo de los más pequeños del barrio. Éstos, por desgracia, se han acostumbrado a ver charcos de sangre y jeringuillas usadas tras el paso de dichos toxicómanos por el parque infantil.

Vecinos del barrio han proporcionado a eltaquigrafo.com nuevas imágenes que demuestran el estado de deterioro en el que se encuentra el barrio y en concreto, la plaza Salvador Seguí, cerca de la Illa dels Robadors. Uno de los puntos más conflictivos del barrio barcelonés. Jeringuillas manchadas con sangre, envoltorios abiertos y hombres durmiendo entre todo esto, son una muestra de la mala imagen que está adquiriendo el Raval.

El consistorio sigue sin proponer soluciones firmes

Mientras tanto, el consistorio barcelonés sigue discutiendo quien debería dirigir el ente durante los próximos cuatro años. Sea quien sea, quien finalmente resulte vencedor, los vecinos del Raval reclaman una actuación contundente para acabar, de una vez por todas, con estas lamentables imágenes.

El problema, aseguran fuentes vecinales, “no es solo que estos yonkis se pinchen y consumen droga en los espacios públicos de todos, sino que, además, dejan todos los utensilios manchados de sangre en la vía pública”.

El Raval en manos de mafias y drogadictos
Restos de las dosis de droga y sangre en el suelo del parque infantil

Este jueves el barrio volvió a despertarse con esta imagen. Mientras las familias llevan a los más pequeños al colegio, estos toxicómanos comparten escena pinchándose y consumiendo todo tipo de substancias estupefacientes. De forma insólita, ambas imágenes, la familiar y la otra, conviven en un mismo espacio – tiempo.

Imagen de total deterioro

Las imágenes constatan el estado de deterioro constante y prolongado de un barrio que ha dejado de ser de sus vecinos y ha pasado a ser propiedad de las mafias de la droga y la prostitución.

Esta situación ha creado un sentimiento generalizado de tensión y malestar entre los vecinos. Además, de un cierto temor, ya que según los vecinos estos toxicómanos y las mafias que habitan el barrio no son precisamente pacíficas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here