El pistolero de Tarragona pide iniciar los trámites para la eutanasia

Marin Eugen Sabau, que se encuentra desde el pasado mes de diciembre en el Hospital penitenciario de Terrassa, fue neutralizado por el equipo de élite de los Mossos d’Esquadra tras disparar contra tres excompañeros y un mosso d’esquadra

El pistolero de Tarragona pide iniciar los trámites para la eutanasia
Imagen enviada por el exvigilante Martín Eugen Sabau junto a los emails llenos de amenazas / Cedida

Marin Eugen Sabau, el pistolero de Tarragona, el  exvigilante de seguridad de Tarragona que disparó contra tres excompañeros y un mosso el pasado martes 14 de diciembre, ha solicitado recibir la eutanasia. Ante esta petición, su médico en el Hospital penitenciario de Terrassa, donde se encuentra desde que fue neutralizado por los Mossos, ha aceptado iniciar el procedimiento, según adelanta La Cadena SER.

Sabau, que se encuentra desde el pasado mes de diciembre en el Hospital penitenciario con una importante lesión medular, fue neutralizado por el equipo de élite de los Mossos d’Esquadra, los GEI, que le dispararon en brazos y piernas después de que se atrincherara armado en una casa abandonada de Riudoms (Tarragona). Lo hizo después de abrir fuego de forma deliberada conta tres de sus excompañeros de trabajo en la oficina de Securitas de Tarragona y tras disparar, en plena huida, a un agente de los Mossos, que se encontraba realizando tareas de control en el marco del dispositivo para su detención.

La lesión medular le dejó dependiente

Con todo, seis meses después, Sabau ha pedido recibir la eutanasia y el médico que le atiende desde su detención, tras exponer el caso con el equipo del Consorcio Sanitario de Terrassa, ha aceptado iniciar el procedimiento. Según el documento enviado al Juzgado de Instrucción 5 de Tarragona que le investiga por los cuatro intentos de homicidio, tenencia de armas y atentado, el pistolero presenta «una lesión medular incompleta» que, «desde hace seis meses le genera importante dependencia y dolor neuropático«. Tras ser detenido, como ha informado la Ser, los médicos tuvieron que amputarle una pierna.

publicidad

Ahora, «tras haber comenzado las medidas pertinentes a nivel médico para mejorar la sintomatología, reitera su idea de continuar la tramitación de la eutanasia, con expreso deseo a que se le facilite la posibilidad de morir de manera asistida».

Abrió fuego contra sus excompañeros tras ser despedido

El 14 de diciembre de 2021, Sabau, vecino de Alcover (Alt Camp), entró en su antigua sede de Securitas en Tarragona, ubicada en la plaza del General Prim, y disfrazado con una gorra y una peluca abrió fuego contra sus excompañeros. Descerrajó varios tiros contra el gerente, que quedó en estado crítico. Después contra otro trabajador que intento frenarle y, finalmente, disparó también a la jefa de servicio. Eran las 11:15 de la mañana. Luego, Marín Eugen huyó conduciendo su propio vehículo, un Citroën Xsara gris.

Los Mossos d’Esquadra rápidamente se movilizaron, poniendo en marcha un dispositivo “jaula” para evitar que huyera. En este contexto y en el marco de su huida, disparó también a un agente de los Mossos que le identificó en un control, hiriéndole en un brazo. Tras disparar contra los Mossos, Sabau se metió en el coche y condujo hasta una masía abandonada en Riudoms, a pocos kilómetros. Un vecino le advirtió y avisó a los Mossos. El Grupo Especial de Intervención (GEI) montó el dispositivo que logró su detención.

Abatido tras negarse a negociar

El pistolero se atrincheró con varias armas de fuego, de las que poseía licencia sólo para algunas, y un chaleco antibalas. Tras una desafortunada negociación los agentes del GEI se vieron obligados a abatir a Eugen, que también disparó contra ellos.

Con todo, el tiroteó se desencadenó tras una discusión con sus antiguos jefes de la empresa Securitas, sobre el dinero que según él tendría que haber cobrado por un kilometraje cuando trabajaba como vigilante de seguridad. Esta disputa ya provocó que Eugen mandara mensajes amenazantes a sus excompañeros, culminándose el día del ataque.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here