El negocio de la muerte: las armas prohibidas nacen del cauce legal

Solo entre el 10% y el 20% del dinero que mueve el tráfico de armas pertenece al mercado lícito del sector. Esta tipología criminal se constituye como el segundo mercado ilegal más lucrativo y empieza en las fábricas de manufacturación autorizadas.

El negocio de la muerte: las armas prohibidas nacen del cauce legal
Este mercado mueve entre 170 y 320 millones de dólares cada año en el mundo / Imagen de Archivo

Envíos directos a cárteles de la droga, Gobiernos dictatoriales, guerrilleros o piratas. El tráfico de armas sigue siendo el segundo mercado ilegal más atractivo y lucrativo del mundo después del narcotráfico. También, uno de los más invisibles e invisibilizados. Sin embargo, las cantidades de millones de dólares que mueve son bárbaras.

Según el Estudio Mundial sobre el Tráfico de Armas de Fuego 2020, elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC), este mercado mueve entre 170 y 320 millones de dólares cada año en el mundo. De acuerdo con los datos del Instituto Español de Estudios Estratégicos, tan solo entre un 10% y un 20% de estas cifras equivaldrían al mercado lícito del sector. La media, por otro lado, de incautaciones anuales asciende a las 550.000 armas de fuego ilegales decomisadas, pistolas especialmente.

Un mercado invisible e invisibilizado

A pesar de los esfuerzos empleados por perseguir e incautar las armas ilícitas en circulación, esta labor se complica ya que, según la UNODC, «la mayor parte de las armas de fuego ilegales se han fabricado para mercados lícitos por fabricantes autorizados, pero que, en cualquier momento de su ciclo de vida, se han desviado hacia mercados negros».

Esto conduce a replantearse, según la Oficia contra la Droga y el Delito, que los esfuerzos gubernamentales destinados a frenar este mercado siguen siendo insuficientes, pues en «excepcionales ocasiones» se incautan armas en los pasos fronterizos. Y «aunque en las incautaciones en embarcaciones, el número de armas de fuego que se interceptan es más de cinco veces mayor que en otros tipos de transporte, el tráfico por tierra sigue siendo el método de tráfico transfronterizo más común, y representa aproximadamente dos tercios del total».

Pero, sin embargo, según el Estudio firmado por dicha Oficina, el problema parte de raíz. Principalmente porque «la mayoría de las armas objeto del tráfico no se interceptan en su punto de desviación, sino solo cuando vuelven a salir a la superficie en relación con otras actividades delictivas o al utilizarse para cometer otros delitos».

Vinculación con otros delitos conexos

En este sentido, de acuerdo con el citado Estudio y con un Informe exclusivo del Cuerpo Nacional de Policía sobre ‘Crimen Organizado’, se ha constado que, por otro lado, prácticamente todos grupos organizados dedicados al tráfico de armas suelen mantener vínculos con otros grupos delictivos.

Según fuentes del CNP y refiriéndose a grupos que, concretamente, trafican con droga, «es habitual que adquieran armas para la protección tanto de los miembros de alto nivel como de los cargamentos de la sustancia estupefaciente. Se viene observando que se abastecen de armas de fuego cada vez más potentes y sofisticadas a medida que amplían su ámbito de actuación y, sobre todo, en los robos de droga o “vuelcos” entre clanes, habituales en estas esferas criminales».

‘Canibalizar’ las armas

Las labores de prevención, persecución e incautación se complican cuando estas armas no de adquieren directamente salidas del ‘horno’ del fabricante, sino que se ‘canibalizan’. Este proceso de elaboración y venta, casi artesanal, de las armas de fuego tiene que ver con otra modalidad de compra, en la que el criminal «adquiere armamento, detonadores o munición inutilizada para, posteriormente, adquirir los elementos esenciales para su reactivación y poder ser utilizadas con fuego real».

Durante este proceso de reelaboración, se eliminan los elementos de identificación, se falsifica la documentación y se ponen a la venta en el mercado negro, especifica el citado informe de la Policía Nacional. En España, según el informe del CNP, los principales proveedores de armas ilegales son los países de Europa del Este, sobre todo los países en los que se han producido conflictos armados e internos recientemente.

Con todo, el tráfico transnacional de armas de fuego constituye un delito complejo, con consecuencias a menudo fatales, pues ha quedado constatado por distintos informes policiales, también por la INTERPOL, que este delito está vinculado a un auge de las tasas de homicidios y a una situación de tensión en la que se interrelacionan otros delitos y organizaciones criminales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here