El Mosso que disparó contra su expareja en Terrassa la acosaba desde hacía meses

El agente, que se quitó la vida tras cometer el crimen, hacía meses que se había separado de su pareja. Desde entonces, la perseguía a todos lados para que volviera con él.

El Mosso que disparó contra su expareja en Terrassa la acosaba desde hacía meses
Judit y su expareja, Carlos, que la asesinó en el garaje de su casa | FACEBOOK

El agente de los Mossos d’Esquadra que se suicidó el pasado sábado, tras acabar con la vida de quien había sido su pareja hasta hacia escasos meses, no tenía antecedentes judiciales por violencia machista, aunque hacía meses que acosaba a Judith, de 29 años, para que volviera con él. Terrassa (Barcelona) la población donde ocurrieron los hechos ha decretado tres días de luto oficial por este crimen, que ha conmocionado a toda la población. 

La perseguía a todos lados

Como ha adelantado ElCaso.com, varios familiares de la víctima explicaron delante del piso de la avenida de Madrid, donde la joven fue asesinada y donde vivía con su madre, que el agente de los Mossos, de 42 años, «la perseguía siempre y a todas partes». Según el relato del tío de la víctima, el agente la esperaba en casa de su madre, la seguía hasta donde estudiaba e, incluso, también hasta donde hacía prácticas de enfermería. 

Judith sería la tercera víctima mortal de la violencia machista de este 2020. La segunda víctima en Catalunya. Sin embargo, el cómputo de este año figura, además, una niña de tres años, Ciara, asesinada el día de Reyes en Esplugues de Llobregat (también en el área metropolitana de Barcelona) en el mismo suceso en el cual murió su madre, por lo cual el total de víctimas mortales asciende a cuatro.

La esperó en el parking y disparó 

El suceso se produjo en el parking de un edificio de la avenida de Madrid, de la ciudad egarense, en torno a las 21.00 horas de este pasado sábado. Según las primeras informaciones, los cadáveres de la mujer y el agente —perteneciente a la unidad de seguridad ciudadana— fueron hallados con disparos en la cabeza. Los Mossos han abierto una investigación para esclarecer el caso. Al parecer, el hombre se coló en el parking de su exsuegra, aprovechando que Judith entraba con su automóvil después de hacer unas compras en el supermercado, la disparó con su arma reglamentaria y después se suicidó de un tiro con la misma pistola.

Según el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), no constan antecedentes judiciales de violencia entre el agente y su expareja, que habían convivido hasta que, hace unos meses, la mujer decidió poner fin a la relación. Momento en el que comenzaron las llamadas y el acoso a la joven. 

El suceso de Terrassa recuerda al que se produjo hace cuatro años en Sant Feliu de Llobregat (Barcelona), cuando un mosso de baja por depresión mató a su exnovia de un tiro y se suicidó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here