El llanto de un bebé acabó a puñaladas y martillazos

Los dos agresores —madre e hijo— ya bajaron armados para discutir con el hermano de la víctima, que estaba a cargo del bebé. Cuando llegó la madre de la criatura empezó una discusión que se saldó con la mujer ingresada en estado muy grave.

El llanto de un bebé acabó a puñaladas y martillazos
La Policía detuvo a una madre y a su hijo (en la imagen).

Según ha podido constatar la Policía Nacional de Las Palmas de Gran Canaria, la riña vecinal que terminó con una madre y su hijo detenidos por apuñalar y golpear con un martillo a una vecina se inició, al parecer, porque el bebé de la víctima no cesaba en su llanto. Los sollozos habituales de un pequeño recién nacido molestaron tanto a los detenidos que se liaron a puñaladas y martillazos con la madre del pequeño. Los agresores terminaron detenidos y ahora esperan pasar a disposición judicial.

Fuentes policiales de la capital grancanaria confirman que las declaraciones de los testigos, la mayoría de ellos vecinos del inmueble donde sucedieron los hechos en la calle Tecén del barrio de La Isleta, coinciden en que previamente al ataque hubo varias quejas de los detenidos sobre el supuesto ruido que hacía el bebé de 18 meses que, al parecer, lloraba y gritaba de forma pertinaz.

Los hechos se desarrollaron durante la mañana de este pasado martes, cuando los vecinos molestos por los llantos del bebé terminaron agrediendo a la madre de la criatura, de 35 años, a quien apuñalaron y pegaron con un martillo. A causa de las lesiones tuvo que ser ingresada en el hospital y, actualmente, su estado de salud es muy grave.

Los vecinos bajaron con ganas de guerra

Uno de estos testigos es el tío del bebé y hermano de la víctima. Era él quien estaba en casa cuidando del niño mientras su hermana salía a hacer unos recados. Este hombre fue quien estaba al cargo del bebé cuando empezaron a reproducirse las quejas. Pocos minutos después, la víctima volvió a su domicilio y empezó a discutir con los dos agresores.

La madre agredida trató de huir bajando hasta el portal, pero sus violentos vecinos se lo impidieron. Por suerte, otros vecinos alertados por lo gritos y los forcejeos que se adivinaban a través de los cristales de la puerta del portal, lograron abrirla y rescatar a la malherida mamá del bebé.

Luego se atrincheraron en casa

Tras agredir brutalmente a la mujer, ambos atacantes —madre e hijo— se atrincheraron en su domicilio hasta que llegó la Policía. Cuando los agentes de la Policía Nacional se dirigieron al domicilio de los agresores, tuvieron que derribar la puerta para detenerlos, momento en que la mujer los recibió armada con un cuchillo —el mismo que había utilizado para agredir a su vecina— y por lo que debió ser desarmada. Asimismo, los policías se vieron obligados a reducir al hijo que, como su madre, estaba alterado y mostrando resistencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here