El juez no ve clara la segunda violación grupal en Pamplona

La deslavazada declaración de la víctima y la coherencia del testimonio dado por los acusados provocó que el juez instructor del caso dejase en libertad provisional a los presuntos agresores

El juez no ve clara la segunda violación grupal en Pamplona
edificio de la calle Jarauta donde se produjo la presunta violación

La Policía Nacional detuvo a tres hombres en Pamplona acusados de haber obligado a mantener relaciones sexuales, de manera sucesiva, a una joven la semana pasada. Según denunció ella la misma,la madrugada del viernes 12 al sábado 13 de abril los arrestados pudieron utilizar alguna droga para anular su voluntad.

Ocurría en la calle Jarauta, en el corazón del casco antiguo de Pamplona. Una joven conoció a uno de los detenidos en un bar de la zona vieja de la ciudad. Tomaron unas copas y se fueron a casa de éste, un piso okupa, donde vivía con otros jóvenes, cerca de donde se habían conocido.

El relato de la víctima

Lo siguiente que ella recuerda, y así se lo comunicó al juez instructor, ya es cómo se despertó la mañana siguiente: desnuda de la parte inferior y en la cama con un joven, también desnudo, que no era el mismo con el que había subido al piso.

Según su relato, fue consciente entonces de que había sido agredida sexualmente y al no acordarse de nada de lo ocurrido hasta ese momento, empezó a sospechar que podía haber sido drogada.

La chica no recuerda nada de esa noche. Al despertarse se vio rodeada de otros jóvenes desconocidos que fumaban marihuana y consumían cocaína. Cuando la muchacha se dispuso a marchar de ese lugar, otro joven le propuso mantener relaciones sexuales. No hubo amenazas, asegura, pero se sintió intimidada y accedió.

Cuando la joven pudo salir del piso, denuncio a la Policía Nacional haber sido víctima de una violación grupal y drogada por sus violadores, por lo que no es capaz de recordar nada.

El cuarto en discordia

Tras la denuncia, los agentes de la Policía Nacional se personaron en el piso de la calle Jarauta y detuvieron a tres de los jóvenes que viven en la vivienda.

Los jóvenes reconocieron conocer a la chica y reconocieron también haber mantenido relaciones sexuales con ella, aunque no lo consideraban una violación.

Durante la estancia de estos tres detenidos en dependencias policiales, se presentó un cuarto joven, ahora investigado, afirmando que la joven había tomado drogas con ellos y había aceptado mantener las relaciones con los otros muchachos, incluido él.

Este discurso desconcertó al juez que consideró el relato de la víctima muy inconexo. Por lo que decidió dejar a todos los jóvenes en libertad provisional, mientras la investigación policial esclarece los hechos.

El relato de una compañera de piso

En el piso de la calle Jarauta viven otras personas y una mujer que reside en la misma vivienda aseguró al Diario de Navarra que la mañana del 13 de abril se cruzó con la mujer denunciante y que “no vio nada raro” en su comportamiento.

“Ella dormía y se ve que se encontraba mal, pero no la vi drogada, ni borracha, ni pidió ayuda. Además si uno de los chicos que fue detenido por la policía había acompañado a la chica a su casa esa mañana…”, concluía.

“Prudencia” municipal

Como ha adelantado el mismo diario regional, el Ayuntamiento de Pamplona, pidió “prudencia” ante la “supuesta agresión sexual” en grupo y reiteró su “absoluto compromiso con la lucha contra las agresiones sexistas”, indicó que el inmueble donde supuestamente ocurrieron los hechos es un edificio de cuatro pisos de titularidad municipal en los que algunas personas residen de forma irregular y que desde enero existe un proceso judicial abierto para que el Consistorio recupere su uso pleno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here