El exdirector del Servei Meteorològic de Catalunya investigado en el ‘caso Triacom’

La Audiencia Nacional investiga pagos sospechosos realizados por el Servei Meteorològic de Catalunya (Meteocat), cuando el organismo estaba dirigido por Oriol Puig Godes, a la empresa Triacom

El director del Servei Meteorològic de Catalunya investigado en el ‘caso Triacom’
Oriol Puig, exdirector del Servei Meteorològic de Catalunya / Archivo

La Fiscalía Anticorrupción investiga un pago sospechoso de 77 mil euros que el Servei Meteorològic de Catalunya (Meteocat) realizó a la empresa Triacom – una sociedad vinculada a Mediapro y que, según Anticorrupción, sería el engranaje que la extinta CDC y sus posteriores derivados habrían utilizado para cobrar las mordidas que empresarios y entidades públicas pagaron por obtener, facilitar o simplemente beneficiarse de contratos oficiales de la Generalitat o del Ayuntamiento de Barcelona mientras estuvieron en manos de la formación nacionalista -.

Además, según ha podido saber eltaquigrafo.com, este pago sospechoso que Meteocat efectuó a la empresa Triacom, por unos servicios que sólo constan sobre el papel y que nunca se llegaron a realizar, se selló cuando el Servei Meteorològic estaba dirigido por Oriol Puig Godes, hermano de Felip Puig, histórico dirigente convergente y ‘exconseller’ en los gobiernos de Artur Mas.

Requerimientos y sospechas

Como se sabe, ‘el caso Triacom’ (dentro del amplio sumario del llamado “caso 3%”), es donde se encuentran las diligencias que, según Anticorrupción, pueden llevar al banquillo de los acusados a directivos de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA), Mediapro, otros ejecutivos de Triacom, hasta el momento no imputados; así como a algunos empresarios como David Madí que, según fuentes de la investigación, va a tener que aclarar extrañas maniobras financieras sobre las que recaen numerosas sospechas de corrupción.

publicidad

Por ahora, como ya publicó esta redacción, los Mossos d’Esquadra han pedido a al menos 10 entidades una veintena de informes contractuales sospechosos, suscritos con Triacom.  Por ejemplo: a Telefónica. Esta compañía que acababa de recibir (en 2010-11) un súper contrato de más de 2.000 millones por parte de la Generalitat, para el mantenimiento informático de toda la red pública, pagó a Triacom 2,5 millones de euros por unos servicios que nunca se realizaron. Uno de esos contratos se refería a la financiación de un programa de TV3 del que nunca más se supo y los otros contratos correspondían con el encargo de diversos vídeos promocionales corporativos que la empresa de telefonía encargó a Triacom. De esos vídeos (por cierto, con un precio de 1,5 millones de euros, exageradísimamente superior al precio de mercado) tampoco se supo nada.

Triacom, la clave del 3%

Según la Fiscalía y la Policía Judicial (el caso está en manos del juez Santiago Pedraz, de la Audiencia Nacional), Triacom era el embudo receptor de las mordidas y la máquina que, posteriormente, se utilizaba para distribuir al partido o a los bolsillos de sus dirigentes o allegados, el dinero recaudado. Fuente próximas a la investigación hablan de que aunque la investigación no ha hecho más que comenzar ya se puede hablar de pruebas flagrantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here