El escalofriante relato del mosso que abatió a 4 yihadistas en Cambrils

El juez de la Audiencia Nacional que investiga el atentado del 17-A, Fernando Andreu, rememora la declaración del mosso que, para salvar su vida y la de su compañera, mató a 4 terroristas cuando prácticamente les tenía encima, enfervorecidos y armados con hachas y cuchillos

El Audi de los terroristas de Cambrils

eltaquigrafo.com ha tenido acceso a la declaración del mosso d´esquadra con número de identificación 1X8X8 que la madrugada del día 8 de agosto del 2017 abatió a 4 de los 5 yihadistas de la célula de Ripoll que circulaban por el paseo marítimo de Cambrils donde habían atacado a diversos transeúntes con armas blancas.

Se trata del escalofriante relato de quien logró abatir, primero con el arma larga y después con su pistola reglamentaria, a 4 de los 5 enloquecidos jóvenes que arrollaron el control policial que este mosso y su compañera de patrulla habían desplegado en aquel punto de Cambrils.

Esta población turística era una de las especialmente protegidas por los Mossos en el marco de la llamada operación “Cronos” para la localización del comando que horas antes había perpetrado el atentado de Las Ramblas.

Legítima defensa

El mosso 1X8X8 declara ante el juez en calidad de testigo para ratificarse en su inicial declaración. En ella, con detalle, explicó cómo sucedieron los hechos.

 

Según su explicación el Audi azul en el que viajaban los terroristas vino de cara hacia el control de carretera que el agente y su compañera habían desplegado en las inmediaciones del paseo marítimo. El vehículo circulaba a gran velocidad y de forma temeraria. Apenas si tuvieron margen de maniobra para no ser arrollados.

La agente resultó herida de gravedad y él tuvo tiempo y reflejos tras esquivar el encontronazo, para apuntarles con su arma larga y para disparar “a pocos metros de distancia al terrorista que, en primer lugar, se abalanzó con un hacha sobre mi gritando palabras en árabe y mostrando una especie de chaleco bomba adosado a su cuerpo. Le disparé y le abatí.

Me eché el fusil a la espalda mientras desenfundé mi pistola reglamentaria y retrocedí. Pero a apenas si me dio tiempo. Dos de ellos se abalanzaron sobre mi con cuchillos y mostrando los chalecos. A menos de dos metros, cuando les tenía ya encima, les disparé.

Al cuarto de ellos también le disparé pero creo que mi compañera, aunque estaba mal herida, también disparó. Un quinto terrorista echó a correr”.

Vivos, por suerte

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu antes de que el agente se ratificase en su atestado leyó públicamente toda su declaración policial.

En ese alegato ya quedaba claro que esa pareja de mossos sólo tuvo una oportunidad de salir con vida de lo que, sin duda, hubiera sido una carnicería protagonizada por 5 muchachos dispuestos a todo y a pesar de todo. Y aprovecharon esa única oportunidad en legítima defensa.

El quinto de ellos fue abatido por agentes de otras patrullas que se personaron inmediatamente en la zona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here