El dueño de un criadero vendía cachorros con pedigrí alterado

La Guardia Civil investiga a un varón, vecino de Valladolid, por un delito de estafa y falsedad de documento privado.

El dueño de un criadero vendía cachorros con pedigrí alterado
Todo empezó a raíz de la compra de un Teckel.

A través de Internet, la Guardia Civil encontró una página de venta de cachorros de varias razas, con pedigrí alterado en datos esenciales, por parte de un criadero de Valladolid. Es por ello, por lo que la Benemérita emprendió una investigación contra un varón por un delito de estafa y falsedad de documento privado. 

Los agentes al mando de la investigación iniciaron las investigaciones y gestiones para el esclarecimiento de los hechos y, fruto de éstas, se comprobó la compra de un cachorro de raza Teckel, que debería ser miniatura, no correspondiendo la morfología del animal con esta variante de raza, señala el Instituto Armado a través de un comunicado remitido a Europa Press.

Anomalías y enfermedades

Igualmente, se pudo comprobar que el cachorro presentaba anomalías físicas evidentes y otras enfermedades que fueron certificadas por un veterinario oficial, y de las cuales no se emitió ningún certificado por parte del criador al comprador en el momento de la venta. El veterinario certifica que el cachorro presenta defectos congénitos, lo cual impide ser útil para su reproducción, que era el fin de la compra del cachorro.

Comprobada la venta y los datos del criadero, los agentes se personaron en el lugar, donde identificaron al ahora investigado, el cual, de forma voluntaria, mostró las instalaciones.

Infracciones penales y administrativas

Cuando los agentes le solicitaron la documentación preceptiva para la puesta en marcha de las instalaciones y, por tanto, el inicio de la actividad, observaron que carecía de licencia ambiental para la actividad e inscripción en el registro de núcleos zoológicos para la cría de animales de compañía, así como de los correspondientes libros de registro que debe poseer para esta actividad, por lo que, además de las infracciones penales, se formularon las correspondientes denuncias administrativas.

Los supuestos delitos se encuentran tipificados en el artículo 248.1. del Código Penal, castigados con las penas de prisión de uno a seis años y multa de seis a doce meses, y por el 395, que castiga con la pena de prisión de seis meses a dos años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here