El director de la policía catalana mintió sobre el ‘caso Buch’

El actual Director General de la policía de la Generalitat, Pere Ferrer, mintió para proteger a su exjefe, el exconseller Miquel Buch, acusado de prevaricación y malversación

El director de la policía catalana mintió sobre el caso Buch
Miquel Buch, exconseller de Interior (izquierda) y Pere Ferrer, Director General de los Mossos (derecha) / ACN

La instrucción del llamado ‘caso Buch’, que se sigue en el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), demuestra que el actual Director General de la Policía de la Generalitat, y exjefe de gabinete del conceller de Interior, Pere Ferrer, mintió en su declaración judicial para proteger los intereses de quien en 2019 era su jefe, el investigado Miquel Buch.

Ferrer declaró en calidad de testigo, junto al entonces Director General, Brauli Duart, ante la magistrada Mercedes Armas que, en 2019 investigaba una querella de la Fiscalía contra el conceller Buch por prevaricación y malversación. La Fiscalía había encargado a los Mossos una pormenorizada investigación sobre la creación de una plaza de asesor del conseller de la que sería beneficiario el sargento Lluís Escala, guardaespaldas y hombre de confianza de Carles Puigdemont.

Según la Fiscalía, Buch suprimió dos plazas en la comisaría de Ciutat Vella para dar cobertura y tapadera a Escala.

publicidad

Falso testimonio 

Durante la instrucción Ferrer declaró que, en ningún caso, Escala fue destinado a dar protección alguna al prófugo. “Puede que se le dieran tres o cuatro permisos puntales para cuestiones personales, pero el asesor asistía rigurosamente a su lugar de trabajo cumpliendo con su cometido en la Conselleria”. Mentira. El informe de la División de Investigación Criminal (DIC) de los Mossos, es decir el informe de la policía catalana que ellos mismos dirigen, lo desmiente por cuanto se cuentan por decenas los viajes atribuidos a Escala y, por lo tanto, son numerosas las jornadas en las que el asesor del coseller no se personó den su lugar de trabajo.

La flagrancia de la mentira es de tal calibre que fuentes próximas a la investigación judicial, ya prácticamente concluida, no descartan imputar a Ferrer por falso testimonio. 

El jefe de la DIC, el intendente Antoni Rodríguez fue cesado por el conseller Elena, por haber dirigido dicha investigación contra Buch. Rodríguez pidió el amparo de jueces y fiscales ante las presiones de la Consellería y de la jefatura de Mossos d’Esquadra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here