El Caso Pujol o el olvido que nos conviene

¿Y digo yo que no será que Cataluña tiene Alzheimer? Me refiero a que si has visto con qué desmemoriada indiferencia ha tratado la Cataluña política y la Cataluña mediática, la noticia de que el Fiscal Anticorrupción, mediante un escrito durísimo, ha pedido penas de cárcel para toda la Familia Pujol

El Caso Pujol o el olvido que nos conviene

Buenas noches. Señor Fiscal Anticorrupción. Preboste de la judicatura. Hombre. Que parece usted un guardia municipal, con su silbato inexorable, deambulando por las viejas calles en sombra de la España profunda, todas como trufadas de ultramarinos y vinaterías igual que en las novelas garbanceras de Benito Pérez Galdós.

Sí. Usted. Señor Fiscal que se ha tomado en serio ese tema costumbrista, sainitesco y facilón que es el Caso del Clan Pujol (el cual, para nosotros los catalanes, gente ocupada e industriosa, no representa ya nada debido a que la Familia Pujol creemos que no posee entidad de familia tipo El Padrino de Mario Puzo, sino que, por el contrario, no pasa de ser una galería de personajes populares de una obra del género chico de Carlos Arniches o Ramón de la Cruz. Nada serio. Y estamos muy ocupados, así que preferimos olvidar todo el asunto… Señor mío. Buenas noches.

-Jefe, ponga aquí dos cervezas y una ración de algo… ¿Y digo yo que no será que Cataluña tiene Alzheimer?

-¿A qué te refieres? Uff, si es que no se puede quedar contigo a estas horas porque tú a la segunda caña ya te aciegas.

-Me refiero a que si has visto con qué desmemoriada indiferencia ha tratado la Cataluña política (y la Cataluña
mediática, valga la redundancia) la noticia de que el Fiscal Anticorrupción, mediante un escrito durísimo que deja el caso a las puertas del juicio oral (y que ya no hay quien lo pare), ha pedido penas de cárcel para toda la Familia Pujol.

-Para toda la familia, excepto para la madre superiora Marta Ferrusola debido a su desmemoriado estado de salud.

-Sí, eso. Marta Ferrusola, que ha sido la encarnación de la impunidad desde lo de su empresa de jardinería hasta ahora, y que metaforiza mejor que nadie, tanto el olvido que seremos (por decirlo con el título de una novela de Héctor Abad Faciolince que está llevando al cine Fernando Trueba), como el olvido que nos conviene que seamos… Y ahora, después de todo, cuando ya nuestros recuerdos parecen solo sombras, mira tú: la noticia de que el clan Pujol está a punto de ir a juicio, y que se le piden penas de cárcel a todos ellos, pasa sin pena ni gloria por Cataluña. ¿Tú te lo explicas? ¿Esto de Cataluña ahora no es, como te digo, el olvido que nos conviene?

-Bueno, hay quien asegura que esta indiferencia y este olvido se deben, y no por este orden, a tres factores: primero a que en la sociedad catalana hay ya cansancio con el tema de la Familia Pujol (hay un cierto hastío, y esto es un dato objetivo). En segundo lugar se comenta mucho que esta vez en esto no hay mucha noticia, pues el escrito del Fiscal Anticorrupción, siendo durísimo, no lo es tanto (ya que no habla de la Familia Pujol como “organización criminal” sino como “asociación ilícita”, lo cual parece poco porque se esperaba más, y además exonera a Marta Ferrusola)… Pero en tercer lugar, y es el dato fundamental, está, aunque no se diga, el hecho de que el Caso del Clan Pujol salpica a dos sectores que ahora mismo están en Cataluña en la pomada de lo que yo llamo el tractor amarillo, esto es, lo que se lleva ahora. Y esos dos sectores salpicados por el caso de la Familia Pujol son el nacionalismo/independentismo catalán (que es ahora mismo lo que se lleva; lo que hay que ser en Cataluña para estar a la moda y no parecer un bicho raro, como te digo), y también la burguesía catalana (que aquí resulta intocable porque está blindada, por mucho que aparezcan salpicados ahí nombres de la élite económica como Carles Sumarroca, el rey de la basura Gustavo Buesa, y por ahí todo seguido, y hasta exdirectivos del Barça como Carles Vilarubí, y demás)… Así las cosas, la indiferencia ésa de la que hablas, ésa con la que Cataluña se ha tomado la píldora de la noticia del durísimo escrito de la Fiscalía Anticorrupción, tienes en buena medida razón en que es el Alzheimer conveniente de la sociedad catalana.

-Pues, ahora que lo pienso, eso de que la sociedad catalana parece tener Alzheimer es una idea de novela distópica.

-¿Tú crees? Mira, si la historia del “siciliano” Clan Pujol fuera una novela, si no fuera tan inquietantemente real, tú hubieras empezado esta crónica no por el principio (lo del fiscal Anticorrupción), sino por María Victoria Álvarez (el gran punto de giro de la biografía oficial de Jordi Pujol según la justicia y los medios de comunicación, pero, en realidad, el verdadero principio de la biografía noir de Pujol).

-¿Victoria Álvarez?

-María Victoria Álvarez, Victoria Álvarez para los allegados, es el útero de la historia judicial de Jordi Pujol senior. Y es que antes de María Victoria Álvarez todo lo de Pujol y el pujolismo era una gran ilusión, y una gran mentira bien contada. Y, si la historia del clan Pujol empieza con María Victoria Álvarez, la historia de María Victoria Álvarez empieza con el Comisario Villarejo.

-¿El Comisario Villarejo? ¿El de las cloacas del Estado?

-¡En efecto! Te lo voy a contar como lo que es, como un capítulo de novela negra de Andreu Martín: el señor José Manuel Villarejo, miembro de los servicios secretos parapoliciales (a pesar de ser policía), adoptando una de sus identidades falsas, en este caso la del inspector de policía de la brigada de información de la jefatura Superior de Cataluña Luis Hidalgo, se cita con María Victoria Álvarez. Y le endulza los oídos con la miel de María Victoria, tú eres una patriota, tú le has dicho a la presidenta del PP catalán Alicia Sánchez Camacho que tu entonces novio Jordi Pujol Ferrusola cobraba comisiones ilegales, que llevaba maletines repletos de dinero a Andorra, y esto es una noticia bomba que hay que sacar a la luz. España te necesita. La justicia te necesita. Veo que no te hace gracia dar la cara por esto, pero hay fondos reservados que podemos emplear para ti. ¿Cuánto pides?… No, no, no, no puedo que me van a crucificar viva… ¿Crucifiquéééé? ¿De qué cojones hablas? Mira, guapa, o te vienes ahora mismo conmigo a Madrid a la UDEF y declaras todo esto, o te abro diligencias a ti como co-partícipe de toda la movida. ¿Lo entiendes, guapa?…. Ahí es donde a ella se le oscurecieron sus braguitas de nata, y accedió a cobrar de los fondos reservados, y a coger un AVE para ir a la UDEF a declarar.

-¿La pagaron?

-Y tanto que sí. No sé la cantidad, pero sí: ¡ella misma me lo ha reconocido! ¡Te asombraría hasta donde llega su incontinencia verbal! Pero la clave de todo, el punto de arranque, el comienzo de la verdadera historia de Jordi Pujol i Solei, está ahí… Cuando María Victoria Álvarez termina de declarar todo lo de su ex-novio en la UDEF, lo de los maletines de dinero obtenido de sobornos a empresarios y demás, entonces, exactamente entonces, se hacen tres copias con la firma y el sello del instructor de las diligencias, y la firma y el sello del secretario de las diligencias (que son dos policías que llevaban la investigación), se introducen las copias en un sobre, se le da a un policía y a éste se le ordena coger el caso y la moto, y salir zumbando hacia la Audiencia Nacional para presentar estos documentos allí. El agente va, presenta estos documentos, allí, en la Audiencia Nacional, los sellan… Y al día siguiente, cuando llega el juez, lee aquello, alucina, llama a la UDEF, pregunta que qué es eso, le dicen que es un bombazo que ha contado la novia del hijo mayor de Jordi Pujol. Y el juez, tras superar la cara de bacalao que se le queda inicialmente, se lo cuenta al fiscal. Y el fiscal, como no puede ser de otra forma, dice, venga, dale rock and roll, que se abran diligencias; que venga esta tía a declarar y que venga a declarar luego todo dios en fila india!… Ese fue el momento en el que se abrió la espita, y empezaron a salir lo de los maletines del hijo mayor de Jordi Pujol, sí, y también todas las otras muchas corruptelas y movidas ilegales que habían ido apareciendo sobre los Pujol, y se habían ido metiendo en carpetas, y estaban inconexas porque nunca se habían investigado ni se les había dedicado tiempo. Salió todo: lo de Anbank, lo de la Madre Superiora, lo de los pagos de empresarios, etc, etc, etc… Pero todo empezó con esa declaración, y con lo de que esa declaración entrara con sello en un juzgado. Antes había habido investigación pre-procesal contra el clan Pujol, se estaban mirado cosas, se había mareado la perdiz, pero hasta la entrada en escena de Villarejo (no sabemos por qué entró en escena, indagar en eso haría que esta crónica dejara de tener algo de novela negra de Andreu Martín y pasara a ser novela política noir de Manuel Vázquez Montalbán tipo Galíndez), y hasta que Villarejo le echó la caña a María Victoria Álvarez y ésta picó, no había llegado a tener sello de juzgado.

-¿Villarejo?

-Mal que nos pese, fue el ex-comisario Villarejo, instrumentalizando a María Victoria Álvarez, el que consiguió que el Caso de la Familia Pujol fuera un caso con una ficha y con el sello de un juzgado y con un fiscal huroneando legalmente… Y solo a partir de ahí empezó de verdad el caso Pujol, y empezó esta crónica tuya sobre el caso Pujol… La justicia, amigo mío, es un trasatlántico enorme, muy pesado, y difícil de poner en marcha y de mover, pero precisamente porque es así, una vez que ha zarpado, una vez que está en marcha, ya no lo para nadie… Ahora el caso del Clan Pujol en Cataluña pueden ignorarlo, o pueden hacerse los olvidadizos, pero ya no hay quién lo pare.

-Jefe, tráigale a este la nota, que la última vez pagué yo.

-¿La última vez pagaste tú? Yo no me acuerdo de eso…

Sí, Señor Fiscal Anticorrupción, el día ha sido largo. Y, como escribió don Eugenio d´Ors, estamos cansados del duro bregar. Y tenemos derecho a olvidarnos de Jordi Pujol y de su familia y de todo.

Señor Fiscal Anticorrupción. Desde aquí. Desde Barcelona. Ciudad. Fortaleza del tiempo. La respuesta profana del hombre a la sagrada Montaña de Montjuic. Gracias y buenas noches.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here