El atunero de los VIPS, investigado por la Guardia Civil y los Mossos

El propietario de la empresa distribuidora de pescado ARROM, imputado en la operación “Tarantelo”, también fue seguido por agentes de los Mossos, ante la sospecha de que podía “mover” atún furtivo

El atunero de los VIPS, investigado por la Guardia Civil y los Mossos
Los célebres cocineros, los hermanos Torres con su proveedor de atún Josep ARROM

La operación “Tarantelo”, que se sigue en la Audiencia Nacional contra una cincuentena de empresarios o intermediarios del sector de la pesca acusados de capturar y distribuir de forma ilegal atún sin los preceptivos controles sanitarios, cada vez aporta nuevos datos sobre las supuestas prácticas ilegales de los imputados y, sobre todo, del grado de impunidad con el que, según la Fiscalía, habrían movido miles de kilos de atún ilegal.

Un informe del UCOMA, grupo experto en medio ambiente de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, vuelve a situar a la conocida empresa de distribución de pescado, ARROM, en el punto de mira. Su propietario, Josep Arrom, se encuentra imputado en la causa y su empresa fue registrada por agentes policiales, en el marco de dicha investigación.

La Guardia Civil considera que una parte del atún comercializado por ARROM fue adquirido y vendido a comercios o restaurantes fuera de los controles de la administración.

Guardia Civil y Mossos

Ahora, la Guardia Civil va más allá y constata como en el trascurso de las intervenciones telefónicas, a las que se sometieron a los principales imputados en la operación “Tarantelo”, Josep Arrom, comunica, asustado, a quien entonces era uno de sus suministradores, que: el martes vinieron otra vez y que le persiguieron dos coches de la secreta hasta Viladecans, que le pararon en Viladecans y que solo llevaba 4 piezas y que le abrieron la nave y que le hicieron fotos.

En la trascripción telefónica recogida en ese informe del UCOMA, Josep Arrom dice que “van a por él, que alguien les está dando detalles y que eso no es normal”.

En un momento de la conversación, Josep Arrom exclama temeroso: “No quiero problemas”.

Dos investigaciones

Fuentes de la acusación de la operación “Tarantelo” han confirmado a esta redacción que se está estudiando, por parte de la autoridad judicial, pedir a los Mossos–autores de esa operativa– los atestados relativos a esos seguimientos de los que dan fe los investigadores de la Guardia Civil que seguían — junio de 2018– la pista de Arrom y de otros empresarios en el marco de la diligencias judiciales que ahora se instruyen en la Audiencia Nacional.

Fuentes de la Guardia Civil han confirmado que, a petición del juez, están elaborado un informe de imputación judicial contra este distribuidor de pescado encartado, en el que detallarán los indicios delictivos que tras los meses de indagaciones se hayan podido sustentar.

Arrom se exculpa

Cuando aparecieron las primeras imputaciones contra Arrom, la empresa hizo público un comunicado en el que apelaba a su inocencia y negaba ninguna práctica irregular cometida desde esa reputada compañía, tanto en el proceso de compra como en el de venta del atún que comercializan.

Llegaron a negar, incluso, que la Guardia Civil registró sus oficinas y se llevó documentación de ellas, cosa que aparece en el sumario “Tarantelo” de forma meridiana.

Arrom ha comprado atún a empresas españolas, a otras compañías de Malta e incluso a empresas mexicanas, según consta en la investigación policial.

Esta empresa es conocida por abastecer de atún a algunos de los más mediáticos cocineros y restaurantes del país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here