El ADN hallado en la casa de Palma no confirma si se trata de Marta Calvo

La Guardia Civil encontró restos de piel humana en el desagüe de la casa de Manuel (Valencia), donde presuntamente Marta Calvo fue descuartizada. Ahora, no han podido confirmar que fueran suyos.

El ADN hallado en la casa de Palma no confirma si se trata de Marta Calvo
La GUardia Civil encontró restos en la casa de Manuel (Valencia) | LAS PROVINCIAS

Lo que la semana pasada eran buenas noticias para los investigadores que tratan de esclarecer qué sucedió con Marta Calvo —la joven valenciana desaparecida en Manuel y presuntamente descuartizada por Jorge Palma, tras morir según él de forma accidental— se han convertido en nada, al no poder cotejar el ADN hallado con las muestras ofrecidas por la madre de la joven. 

El pasado 18 de diciembre, la Guardia Civil encontró en la vivienda de Jorge Palma —el único sospechoso— restos de piel. Todo apuntaba a que pertenecían a la joven camarera. Pero ahora, los resultados del análisis del ADN han arrojado una versión muy distinta: no se puede determinar con rotundidad que pertenezcan a la joven. Por tanto, por ahora, no se puede confirmar que Marta fuera descuartizada en la vivienda de Manuel. 

En todo caso, este hecho no invalida que la Guardia Civil siga convencida de que, al menos en lo que se refiere al descuartizamiento, el presunto asesino de la joven de Estivella ha dicho la verdad, por lo que la búsqueda en el vertedero de Dos Aguas continúa sin tregua, según ha informado Levante – EMV

Degradación de los restos hallados 

De acuerdo con fuentes de la investigación, el reducido tamaño de los restos encontrados y su degradación por el empleo de productos de limpieza industrial, empleados por Jorge Ignacio Palma para borrar cualquier rastro han imposibilitado la extracción de material genético suficiente para poder compararlos con los de la madre de Calvo y comprobar, así, que pertenecen a la joven desaparecida. 

La familia de la joven tenía depositadas sus esperanzas en esa prueba, fundamental para certificar que los restos biológicos eran de ella. De hecho, la madre de Marta ya había aportado, al inicio de la investigación, una muestra de ADN para, llegado el caso, poder servir de cotejo a la hora de identificar a la joven, ya que, como es lógico, no existía ADN de la chica almacenado en ninguna base de datos —únicamente están registrados los perfiles genéticos de personas implicadas en delitos graves y aquellos recogidos en restos humanos o en escenarios criminales—. 

Una nueva inspección de la casa 

A partir de los resultados de esas muestras, la Guardia Civil y la familia de Marta valorarán ahora si es conveniente solicitar a la jueza de Instrucción, número 6, de Alzira, otro mandamiento de entrada y registro para realizar una nueva inspección ocular en la casa de Manuel donde Palma confesó haber descuartizado a la joven, tras llevarla a la vivienda en la madrugada del 7 de noviembre.

En todo caso, los investigadores de homicidios de la comandancia de València y de la Unidad Central Operativa (UCO) continúan convencidos de que la forma de deshacerse del cadáver es una de las pocas verdades que el presunto asesino contó durante las cinco horas que accedió a declarar ante la Guardia Civil, horas después de entregarse en el cuartel de Carcaixent.

Los hechos 

La última persona que vio a Marta Calvo con vida fue Jorge Palma. El hombre, de 37 años y de origen colombiano, había contactado con ella a través de una aplicación de citas. El 7 de noviembre, el hombre recogió a Marta en Valencia y ambos se dirigieron a la casa que él tenía en Manuel, a más de una hora de camino. Allí, según el testimonio de Jorge, consumieron grandes cantidades de cocaína y mantuvieron relaciones sexuales. Luego, se quedaron dormidos. Cuando Jorge despertó, en mitad de la noche, se encontró como Marta yacía a su lado sin vida. Según ha explicado, se puso nervioso y decidió deshacerse del cuerpo. 

No es la primera vez que Jorge, con antecedentes por tráfico de drogas, se ve envuelto en una muerte. El pasado mes de abril, contrató los servicios de una prostituta en el barrio de Ruzafa (Valencia). De allí, salió apresuradamente.

Cuando las compañeras de la trabajadora entraron en la habitación que había compartido con Jorge se encontraron con una escena desoladora. La mujer estaba inconsciente y sufriendo convulsiones. Murió a los pocos días en el hospital debido a una reacción adversa a las drogas. Ahora, los investigadores se centran en examinar algunas muertes que se han producido en la Comunidad Valenciana con el mismo modus operandi

Con todo, los agentes se centran en encontrar el cuerpo de Marta para poder saber, así, si el testimonio de Jorge es verdadero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here