EL ACCIDENTE DE LAUREN MARSH, de Guillem Morales

La prosa es muy fílmica, eficaz y penetrante. Los diálogos, fluidos. La trama es retorcida por repleta de puntos de giro argumental. El final es tan original como sorprendente

EL ACCIDENTE DE LAUREN MARSH, de Guillem Morales

Leo EL ACCIDENTE DE LAUREN MARSH (Ed. Plaza&Janes) del guionista y director de cine y televisión Guillem Morales, un impecable thriller muy europeo con textura narrativa británica.

Empieza con una accidente: la rutinaria ingeniera técnico industrial de 37 años Lauren Marsh sale a correr, como cada mañana de lunes, miércoles y viernes a las 5,30h, y esta vez cae en un socavón mal señalizado en las obras de reforma de la urbanización Century Europa donde vive. Afortunadamente, la mujer no sufre heridas mortales, y está dispuesta a olvidarse del asunto y seguir con su vida…

Pero Cédric, el inspector de seguros encargado de la investigación (un hombre en duelo que lleva un año de baja con intento de suicidio de por medio porque su mujer murió tras un accidente doméstico y quizá por eso ve conspiraciones y motivos ocultos en cada accidente con que se topa), cree haber descubierto indicios de que el accidente no ha sido fortuito.

¿Pero será verdad o será producto de las obsesiones del traumado inspector de seguros?

publicidad

Enseguida descubrimos que el  complejo residencial laberíntico (Century Europa, un escenario casi de pesadilla: lo que en su día fue una lujosísima urbanización, un proyecto que se quedó a medio camino, y ahora es una zona en permanentes obras intentando paliar los desperfectos y la ruina)  es una alegoría de la vida urbana en Occidente. Y que en esta novela-enigma el detective es un perito de seguros obsesivo como un tumor que ve más de lo que se ve como los novelistas de terror.

El accidente parece que no es fortuito. El lugar parece que no es tan civilizado. Y ya la novela produce angustia. Casi miedo. Hay aislamiento. Hay intriga. Hay sangre. Hay vecinos peligrosos. Está el tema de la culpa como en CRIMEN Y CASTIGO de Dostoievski. Está el lugar convivencial de la ciudad moderna como un ámbito terrorífico donde la soledad engendra monstruos, como en RASCACIELOS de Ballard. Está la idea del héroe que se enamora del monstruo como en el FRANKENSTEIN de Mary Sheley a pesar de que esto sea una novela realista…

La prosa es muy fílmica, eficaz y penetrante. Los diálogos, fluidos. La trama es retorcida por repleta de puntos de giro argumental. La relación colaborativa construida a base de silencios, rencillas, deudas y afectos de los dos protagonistas está presentada con finura psicológica. El final es tan original como sorprendente…

He aquí una novela inquietante, sorprendente y de calidad que tiene el regusto de las películas de Alfred Hitchcock.

He  aquí una novela para pasarlo mal, y por eso muy bien.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here