El abusador de La Salle Premià también estuvo en Montcada i Reixac

Aunque por ahora no constan denuncias relacionadas con su paso por Montcada i Reixac, varios exalumnos han querido trasladar a eltaquigrafo.com los rumores y las sospechas que sobrevolaron la figura del hermano Jesús Linares

El abusador de La Salle Premià también estuvo en Montcada i Reixac
Imagen del hermano Linares en una cena en Montcada i Reixac / eltaquigrafo.com

El pasado 26 de enero, el escritor barcelonés Alejandro Palomas decidió denunciar públicamente que de pequeño fue víctima de abusos sexuales por parte de un religioso de La Salle Premià, donde estuvo escolarizado. Su agresor era el hermano Jesús Linares. Desde entonces varios exalumnos del mismo centro, como han adelantado El Periódico y Eldiario.es, han denunciado haber sufrido abusos y tocamientos similares por parte del mismo hombre.

Desde finales de la década de 1960 hasta su retirada el curso escolar 2016-2017, el hermano Linares protagonizó diversos episodios de tocamientos y agresiones sexuales a alumnos del colegio que la congregación tiene en Premià de Mar. De hecho, ya serían siete las denuncias que pesan sobre este anciano que, actualmente, ronda los 90 años. Sin embargo, aunque este presunto abusador inició y finalizó su trayectoria profesional en este centro educativo de Premià, durante varias décadas estuvo destinado también en el colegio La Salle Montcada (Barcelona).

Encargado de la enfermería

En 1986 lo trasladaron a este segundo centro educativo de la misma congregación. Y aunque por ahora no constan denuncias relacionadas con su paso por Montcada i Reixac, varios exalumnos han querido trasladar a eltaquigrafo.com los rumores y las sospechas que sobrevolaron la figura del hermano Linares desde que llegó hasta que abandonó el centro en 2003 para regresar a Premià de Mar.

publicidad

Él era el encargado del “botiquín” y la enfermería del colegio y las voces de Montcada i Reixac que han expresado su vivencia a esta redacción han coincidido en afirmar que “las malas lenguas siempre habían dicho que el hermano aprovechaba la salita donde curaba a los niños para hacer tocamientos y comentarios obscenos, aunque nunca se pudo demostrar. Era una verdad que se sabía, pero que nadie se atrevió a denunciar”, asegura una joven exestudiante del centro.

¿Los centros lo sabían y lo encubrieron?

En 2003 abandonó Montcada y regresó a Premià, donde se ocupó de la misma labor de enfermería. El periplo de este religioso hace sospechar que, una vez más, la escuela era conocedora de las agresiones y que las encubrió limitándose a trasladar a Linares cuando era denunciado por alguna familia. Cuando volvió al primer centro ya tenía cerca de 70 años y fue en este segundo período cuando una trabajadora del centro, tal y como adelante Eldiario.es, recibió quejas por parte de los alumnos de la ESO de situaciones incómodas en la enfermería. Según su relato, la dirección del centro optó por retirarle a Linares la gestión de la enfermería y trasladar el botiquín a la secretaría. «Desde entonces, Linares dejó de hablarme«, asegura. La mujer, sin embargo fue fulminantemente despedida con el siguiente cambio de dirección.

Ya está en manos de la Fiscalía

Con todo, la institución ya ha puesto en manos de la Fiscalía las denuncias interpuestas contra este miembro de su comunidad para demostrar su “voluntad de transparencia y colaboración con la justicia” ha asegurado la responsable de relaciones institucionales de La Salle, Isabel Llauger. La portavoz, a su vez, ha explicado a EFE que, al conocer los hechos por la prensa se han comunicado a la Fiscalía «para que inicie una investigación» y cuente con su total colaboración para aportar toda la información de que dispongan con la investigación que La Salle abrió hace diez días al conocer las denuncias por abusos que formuló el escritor Alejandro Palomas.

También ha pedido a las víctimas de abusos que se pongan en contacto con La Salle para poder verificar sus casos, pedirles perdón y establecer posibles reparaciones por el daño causado.

4 Comentarios

  1. Como antiguo alumno de La Salle, en varios centros (Bonanova, Cambrils, Condal), me duele enormemente estas situaciones. He de decir que yo nunca tuve problemas de ese tipo y conservo un recuerdo entrañable de todos, absolutamente todos, los profesores que tuve. Pero es incuestionable que estas conductas han de ser castigadas sin dudarlo.

  2. este asqueroso fue profesor mio en la salle Montcada… todo el mundo lo sabia… pero se tapaba… sus tutorías eran asquerosas… era un ser depravado…te sobaba, te decía cosas obscenas… pero como era hermano de la salle pues se tapaba…

  3. Todos los hermanos tenían un «mote», dado por los alumnos, con más o menos gracia y acierto. Y el de este personaje ya era bastante clarificador. Estas cosas, si no se atajaron es porque no se quiso, en esa época aún había muchos tabús y en las escuelas pasaba de todo y nadie hacía nada: maltratos, bullying, etc Aún no se ni no cómo hemos salido personas normales

  4. Yo también lo tenía de profesor en la Salle Montcada. Alguna compañera estaba aterrorizada, ya que la presionaba y aprovechaba su lugar de poder para vete a saber que… Nunca conseguí saberlo, pero era evidente que algo había. Otro hermano (hermano Ramón) también tenia la mano larga. El mismo modus operandi: se encargaba de la enfermería…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here