Donald Trump o está borracho o lleva tatuado en las mejillas el mapa de Logroño

El presidente de los Estados Unidos sale por la tele y nos pringa la pantalla de lubricidad, aceite de palma y semen con Coca-cola…

Donald Trump o está borracho o lleva tatuado en las mejillas el mapa de Logroño

-Hola, soy Donald. ¿Hablo con mantenimiento?
-Sí, señor Presidente, esto es el servicio de mantenimiento de la Casa Blanca, dígame:¿en qué podemos servirle?
-¡Que el botón rojo de los misiles nucleares no funciona!…

Con su machismo cuartelero y su cara de hamburguesa y pan de molde, con su semblante más McDonal´s que presidencial, el presidente de los Estados Unidos sale por la tele y nos pringa la pantalla de lubricidad y aceite de palma y semen con Coca-cola…

Y el caso es que al verle (por su blanda gordura se diría que tiene formato de Obispo de Boston –sólo le falta la pluma-) en el telediario, y no digamos al oírle hablar en plena rueda de prensa, uno se pregunta cómo ha podido este Búfalo Bill morapio (apuesto a que, a falta de vino del Bierzo, al tercer bourbon al señor Donald Trump se le dibujan tales rojeces faciales que se diría que lleva tatuado en las mejillas el mapa de Logroño) llegar a ser el Comandante en Jefe votado por el pueblo.

Donald Trump se ha convertido en la demostración empírica de que la democracia ya ha pasado a la historia, y ahora estamos en la era política de la plutocracia.

Sí, Donald Trump, el líder del peligroso presidencialismo sainete, como un pistolero de sangre caliente manda matar generales en Irán así, sin juicio ni jurado, para que el pueblo piense que es Rambo con traje y corbata, y mire para otro lado, y se olvide del Impeachment.

Sien embargo, bien mirado, esto le hace parecer más aún un presidente neolítico de gobierno (el neolítico es el Renacimiento de la Prehistoria decía Levi-Strauss en su célebre libro de los sesenta El pensamiento salvaje, pero eso hoy ya no nos lo creemos).

¿Quién vota a este presidente con deje neandertalo neolítico; al ínclito Donald Trump?

¿Su llegada al poder no viene a ser algo que nos interroga a cada uno mirándonos a los ojos sobre cuando los idealistas cambiamos nuestros ideales por pasta en efectivo?

¿Qué le pasa al mundo?

Sí, ¿cuándo los Comandos Autónomos Anticapitalistas se disolvieron para no pagar la cuota?

Donald Trump, el Jesús Gil y Gil yankee (sepan los americanos que la picaresca la inventamos nosotros mucho antes de que América existiera), más que un Presidente de Gobierno de Estados Unidos, parece un empresario vaquero de Nevada decidido a convertir el Capitolio en un puticlub con un cartel en la puerta en el que se pueda leer bien claro: “se admiten fondos reservados del gobierno”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here