Diez días sin noticias de Pablo Sierra

Pablo Sierra es un joven de 21 años que desapareció en extrañas circunstancias hace 10 días en Badajoz. El hallazgo de su móvil ensangrentado hace creer a los investigadores que pudo ser víctima de una agresión violenta

Hallan el cadáver de Pablo Sierra, el joven desaparecido en Badajoz
Cartel de SOS Desaparecidos

La desaparición de Pablo Sierra (21 años) el pasado 3 de diciembre en Badajoz sigue despertando muchos interrogantes aún por resolver. El Juzgado de Instrucción número 3 de la capital pacense ha decretado el secreto de sumario y lo poco que se sabe es que el móvil ensangrentado del joven torció todas las hipótesis de los investigadores que pasaron de creer que el estudiante podía haber caído al río a contemplar una posible agresión. El homicidio juega ahora un papel relevante y cada día que pasa sin noticias de Pablo los agentes temen un final trágico para esta historia.

Nadie lo vio coger el dichoso taxi

Los hechos se remontan al pasado viernes 3 de diciembre en Badajoz, cuando Pablo Sierra, un estudiante de Matemáticas, regresaba a la residencia Rucab tras pasar la noche de fiesta con sus amigos de la facultad. Se despidió de sus colegas en la calle Zurbarán sobre las 2.00 horas de la madrugada. Según los compañeros Pablo se disponía a coger un taxi hasta la residencia, donde vivía con su hermando mellizo, estudiante de Medicina. Fue éste quien dio la voz de alarma la misma mañana del viernes, cuando se percató de que no había regresado.

Sin embargo, nadie lo vio coger el dichoso taxi y se desconoce cómo emprendió su marcha de vuelta. El Mundo adelanta que existe la posibilidad de que también pudiera haberse subido a un autobús que cubre la línea hasta la residencia. Tampoco se descarta que, ya solo, sin la compañía de su amigo, decidiera ir caminando.

publicidad

¿Tiene algo que ver el problemilla en el pub?

Lo que ha trascendido de esa noche es el posible “encontronazo” que pudo tener Pablo con otro joven a la salida de un pub, cuando el ahora desaparecido le rompió accidentalmente la pantalla del móvil a otro joven. No obstante, él se disculpó y rápidamente intercambiaron los números, ya que le dijo que se haría cargo de la reparación y que, en el peor de los casos, le compraría un móvil nuevo.

En este sentido, el dueño del pub confirmó que no se produjo ninguna pelea entre ambos y que el trato fue cordial sin que el problema pasara a mayores. Tras el suceso, Pablo Sierra decidió volverse a la residencia a la que nunca llegó.

Los investigadores peinan la zona

Pablo mide 1,75 centímetros de estatura, es de complexión atlética, tiene el pelo moreno con flequillo rizado y ojos marrones. En el momento de su desaparición vestía camisa azul, pantalón vaquero, chaqueta azul y zapatillas blancas. Con esos datos los agentes siguen visionando las grabaciones de decenas de cámaras repartidas por la ciudad, con el fin de ver cuál fue el trayecto que siguió el joven aquella madrugada, si iba solo o acompañado y por qué su teléfono acabó en el Pico de Guadiana, a más de tres kilómetros de donde fue visto por última vez y en dirección opuesta a su destino.

Ahora la Policía Científica, como menciona el citado diario, trata de verificar si la sangre hallada en el teléfono móvil es reciente o es de tiempo atrás. Para los investigadores la principal hipótesis es que el joven sufrió una agresión y que la desaparición está relacionada con un episodio violento. Se sospecha que pudo cruzarse con una o varias personas y sufrir un intento de robo violento en plena calle y que el joven pudiera resistirse al hurto.

Sos Desaparecidos

Desde el Centro Nacional de Desaparecidos del Ministerio de Interior, han puesto en marcha una opción en la página web oficial para que cualquier persona que tenga alguna pista de Pablo la pueda dar de manera completamente anónima y confidencial. Desde SOS Desaparecidos, también han pedido colaboración ciudadana para localizarlo cuanto antes mejor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here