Detenidos el amante de Ángela Dobrowolski y su exnovia en casa de Mainat

Pol, el primogénito de Josep María Mainat, ha sido el primero en pronunciarse tras el esperpéntico espectáculo que se ha vivido la tarde de este viernes en el domicilio familiar: un hombre ha agredido a una mujer y ésta ha salido a gritos diciendo que era una empleada del hogar y novia del amante de Ángela Dobrowolski.

Detenidos el amante de Ángela Dobrowolski y su exnovia en casa de Mainat
Dobrowolski, con uno de sus hijos, en un programa de TV3 | CCMA

Lamentable numerito el que han protagonizado el supuesto amante de Ángela Dobrowolski, la mujer de Josep María Mainat —sospechosa de intentar matarlo y estafarlo— y su exnovia, en la casa familiar de los Mainat, en Barcelona. Si hace dos días trascendía el intento de asesinato por parte de Dobrowolski y el cobro de cheques a nombre de su marido, este viernes, el culebrón ha sumado un nuevo y esperpéntico episodio que se ha saldado con la detención del presunto amante de la mujer de Mainat y la exnovia de éste, ante las cámaras de Tele 5. 

La expectación mediática generada por el caso desvelado esta semana por La Vanguardia ha motivado a muchos medios de comunicación a desplazarse hasta la casa familiar de los Mainat para conseguir alguna reacción, y lo que han obtenido ha sido una escena totalmente surrealista. Una mujer con acento extranjero ha salido gritando y sumamente alterada del domicilio del productor, con dos maletas y un bolso. Se trataba, supuestamente, de una empleada del hogar que, a su vez, ha asegurado mantener una relación con un ‘escort‘ contratado por Ángela Dobrowolski a quien, además, ha identificado como el amante de la mujer de Mainat.

«No quiero participar en vuestras orgías»

«La mujer de Mainat fastidió mi casa y me echaron fuera». Éstas han sido las primeras palabras de la mujer, quien ha señalado que no se trataba de Ángela. «No soy nadie», apuntaba. Aunque sí la conocía, ya que, tal y como ha asegurado, llevaba viviendo un par de semanas en la casa del productor, mientras éste se había desplazado con sus hijos pequeños hasta su casa de Canet de Mar (Barcelona), tras la primera detención de su mujer.

«Ángela está enamorada de mi ex, que es un ‘escort’ latino», ha confesado a los medios desplazados hasta la casa del productor. A gritos y con tres maletas que la acompañaban, esta mujer solicitaba a un tal Gabriel, el supuesto ‘escort’ latino de la mujer de Mainat, que le diese sus pertenencias. Según su testimonio, su casero la había echado de casa por culpa de Ángela y, para compensar las molestias, ésta —y siempre según la versión de la mujer— le había propuesto quedarse unos días en el domicilio familiar.

«No quiero participar más de vuestras orgías», gritaba, al reclamar otras pertenencias que se habían quedado dentro de la casa. Seguidamente, el supuesto ‘escort’ y amante de Dobrowolski se ha acercado a ella, la ha golpeado, la ha metido de un empujón dentro de la vivienda y ha cerrado la puerta ante las cámaras.

Tras presenciar la agresión, periodistas de Tele 5 han llamado al número de teléfono de emergencias 112 para reclamar la presencia policial, lo que ha motivado que acudiera al lugar una patrulla de la Guardia Urbana, han señalado fuentes policiales. Los agentes han acordonado la vivienda, han accedido al interior de la casa y han acabado deteniendo a las dos personas, un hombre acusado de un delito de violencia de género y una mujer por un delito menos grave de hurto.

Pol Mainat lamenta lo sucedido

El hijo primogénito de Josep Maria Mainat, Pol, fruto de su relación con Rosa María Sardà, ha sido el primer miembro de la familia en dar un paso adelante y pronunciarse después de una semana de un escándalo tras otro. Primero, salió a la luz que la mujer de Mainat, Ángela Dobrowolski, habría intentado, supuestamente, acabar con su vida, al administrarle una dosis extra de insulina a su marido diabético. Luego, se supo que pocos días después de ser detenida por tentativa de asesinato volvió a ser arrestada por intentar cobrar unos cheques a nombre de su esposo por valor de 4.100 euros. Y este viernes, la escena de los detenidos, el ‘amante-escort’ y su exnovia.

Ante estos hechos, Pol Mainat ha querido emitir un comunicado sobre «los terribles sucesos que se están viviendo en nuestra casa», en el que ha acusado a su madrastra de querer destruir a su familia. En el comunicado, Pol Mainat ha desvinculado a la familia de lo ocurrido: «Son cosas que nosotros desconocíamos por completo». «Ni mi padre ni ningún miembro de nuestra familia conocemos a todas las personas que están apareciendo en nuestra casa ni teníamos constancia alguna de su relación con la esposa de Josep Maria hasta que empezó la investigación policial».

«Estamos igual de consternados que vosotros ante las vergonzosas imágenes que se están viendo dentro de nuestra propiedad», ha lamentado el actor, que también ha sostenido que las denuncias anteriores contra su padre fueron falsas acusaciones. Pol culminaba su comunicado asegurando que llegará hasta el final para que se descubra la verdad y que los responsables de los hechos paguen las consecuencias: «Quiero decirles públicamente que no tengo miedo y que llegaré hasta donde haga falta para verlos responder por sus actos», ha asegurado.

El intento de asesinato y la estafa

Después del presunto intento de acabar con la vida de su marido inyectándole una dosis extra de insulina que, debido a su diabetes, le dejó en coma, Dobrowolski, de 37 años, intentó cobrar cheques a nombre del productor de Gestmusic por valor de 4.100 euros. El productor televisivo y exmiembro de La Trinca se dio cuenta del engaño y la denunció, por segunda vez, ante los Mossos d’Esquadra.

Los agentes que investigan su caso la detuvieron el pasado, 21 de septiembre, pocos días después de que la mujer ya fuera arrestada una primera vez por, presuntamente, haber intentado matar a su marido mientras éste dormía. Esta vez, sin embargo, lo hacía como sospechosa de falsificación documental y estafa. El juez de instrucción, número 32, de Barcelona, decretó su libertad en ambas ocasiones, con la obligación de presentarse a firmar en el juzgado cada semana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here