Detenidos cinco butroneros especializados en robos en empresas y joyerías

Realizaban la entrada a los establecimientos mediante butrón o fractura de las cerraduras y puertas de acceso y, posteriormente, saboteaban los sistemas de seguridad con el propósito de proceder a la apertura de las cajas fuertes.

Detenidos cinco butroneros especializados en robos en empresas y joyerías
Detención de uno de los miembros del grupo | MOSSOS

Agentes de la Policía Nacional (CNP) y de los Mossos d’Esquadra han detenido en Madrid a cinco miembros de un grupo itinerante de butroneros especializados en robos con fuerza en empresas y joyerías. La organización, altamente profesionalizada en este tipo de delitos, tras fracturar las cerraduras y accesos tenía la capacidad de sabotear y vulnerar todos los sistemas de seguridad. Su objetivo era siempre el mismo: la apertura de las cajas fuertes.

El nivel de especialización llegaba al punto de que, como ha podido constatar la investigación policial conjunta, uno de los detenidos se hacía pasar por técnico de una conocida compañía telefónica y, equipado con uniforme y acreditación que parecían reales, conseguía información sobre los sistemas de alarma, la ubicación de volumétricos y la localización de cajas fuertes.

La investigación empezó en Gavá

Las investigaciones comenzaron al cometerse un robo en una joyería de la localidad barcelonesa de Gavá, de donde sustrajeron un total de 5.193 relojes valorados en 1.368.619 euros. Los primeros pasos en la investigación permitieron identificar a algunos de los posibles autores, los cuales formaban parte de un grupo criminal asentado en Madrid, pero que se movía con gran facilidad.

Con estos datos, los agentes de ambos cuerpos policiales, Mossos y CNP, acordaron continuar las investigaciones de manera conjunta, con el objetivo de aunar esfuerzos y lograr el total esclarecimiento de los hechos y la plena desarticulación del grupo. Mientras las investigaciones avanzaban y durante el pasado mes de junio, se produjo en Madrid un robo con fuerza en un establecimiento del centro de la capital, en el que sustrajeron un montante total de 45.000 euros. Practicadas las gestiones oportunas, se pudo determinar que los autores eran los propios investigados.

Saboteaban los servicios de seguridad

Con el avance de la investigación, y conociendo poco a poco su modus operandi, se pudo constatar que, en un primer momento, realizaban la entrada al establecimiento mediante butrón o fractura de las cerraduras y puertas de acceso y que, posteriormente, vulneraban y saboteaban los sistemas de seguridad y de alarma con el propósito de, una vez inutilizados, proceder a la apertura de las cajas fuertes que existen en las empresas, despachos mercantiles y joyerías. Lo hacían con un equipo de oxicorte y así sustraían los efectos y el dinero que se encontrase en su interior.

Fruto del análisis de dichos indicios y de otras labores policiales, se pudo averiguar que preparaban un robo con fuerza en una empresa de óptica ubicada en la localidad leridana de Torrefarrera. Igualmente, se pudo determinar que uno de los implicados se había desplazado con otras personas no identificadas hasta un polígono industrial de Valencia, con la finalidad de fijar posibles objetivos de robo.

Detenidos cuando iban a cometer un robo

Tras el establecimiento de un dispositivo de vigilancia permanente durante todo el fin de semana, se logró la total y plena identificación de los integrantes que conformaban el grupo criminal. Al tener los investigadores la certeza de la inminente ejecución del robo mediante butrón, se llevó a cabo la explotación de la investigación, culminando con la detención de cinco personas y la ejecución de cuatro entradas y registros en los domicilios de los investigados, así como en el domicilio de la madre de uno de ellos, donde este individuo guardaba importantes sumas de dinero obtenido en los robos perpetrados por el grupo criminal.

La solicitud de la práctica de tales diligencias fue realizada con carácter urgente en orden a recabar no solo más indicios probatorios, sino también a la inmediata detención de sus integrantes y evitar, de este modo, la consumación del robo del que tenían constancia.

Los detenidos acumulan un total de 93 antecedentes, la mayoría de ellos por delitos contra el patrimonio. En esta operación, los agentes les han intervenido un total de 34.180 euros, diversas placas de matrícula de vehículos, una mochila con un uniforme de una conocida compañía de telefonía junto a una acreditación de la propia compañía con datos de filiación ficticios, diversas herramientas para la comisión de los delitos, dos relojes y un vehículo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here