Detenida una pareja en Palencia por arrojar a su hijo recién nacido al río

El centro de salud La Puebla informó de que estaban atendiendo a una joven que manifestaba haber dado a luz, aunque decía desconocer dónde se encontraba el bebé.

Detenida una pareja en Palencia por arrojar a su hijo recién nacido al río
Río Carrión a su paso por Husillos | GOOGLE MAPS

La Policía Nacional ha detenido a una mujer de 23 años y un hombre de 29, por la muerte de su hijo recién nacido, a quien, según su propia declaración, lanzaron al río Carrión a su paso por el término municipal de Husillos (Palencia). El cadáver del bebé ha sido hallado en el río tras buscarlo durante la noche de este domingo en contenedores de basura de Palencia capital y cerca del río a donde fue arrojado.

Sobre las 22.00 horas, la Policía recibió una llamada del centro de salud La Puebla en la que se informaba de que estaban atendiendo a una joven que manifestaba haber dado a luz, aunque decía desconocer dónde se encontraba el bebé. En el historial de la paciente constaba que días atrás había sido atendida en urgencias, donde fue advertida de que se preveía un parto de riesgo y la derivaron a otro centro sanitario especializado.

La Policía se desplazó al centro de salud, donde la joven indicó que había dado a luz la noche anterior y que se había desprendido del bebé arrojándolo a un contenedor en el polígono industrial de Palencia. Los agentes iniciaron la búsqueda, al tiempo que se realizaban gestiones para paralizar la recogida de basuras en la zona, con la esperanza de localizar al bebé todavía con vida. Se inspeccionaron más de 40 contenedores durante más de dos horas, sin resultado.

Mintieron

La joven fue dada de alta y los médicos informaron de que el parto no había sido la noche anterior sino varios días antes. Posteriormente, la joven fue trasladada a comisaría donde manifestó que, junto a su pareja, había enterrado al bebé junto al Refugio, en el Monte el Viejo. Ambos fueron trasladados a dicho paraje, cercano a la capital palentina, aunque la búsqueda fue infructuosa de nuevo.

Tras ser nuevamente interrogados por la Policía, la pareja confesó que el parto se produjo el 28 de enero y que, tras el mismo, arrojaron al bebé al río Carrión, en un paraje cercano a Husillos, una localidad de unos 313 habitantes situada a unos doce kilómetros de la capital palentina. Tras desplazarse con la pareja al lugar donde decían haber depositado al bebé, la policía encontró su cadáver en el fondo del río.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here