Desmantelada una macro plantación de marihuana en Pineda de Mar

La extensión del cultivo ocupaba 3,5 hectáreas y sus responsables habían constituido, incluso, una sociedad mercantil presuntamente dedicada a la plantación de cáñamo industrial para pasar desapercibidos y camuflar la verdadera actividad ilícita

Desmantelada una macro plantación de marihuana en Pineda de Mar
La parcela del cultivo se encontraba en el interior de una propiedad privada con entrada restringida a través de un código de seguridad / CNP

Una semana más la marihuana es la protagonista de los principales operativos de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado en Catalunya. En esta ocasión, han sido agentes de la Policía Nacional los encargados de desmantelar una plantación de más de 3.5 hectáreas ubicada en la localidad de Pineda de Mar. En los registros realizados en la finca donde se escondía el cultivo, los agentes incautaron más de 6.000 plantas, 3.800 kilos de cogollos, así como maquinaria específica para el cuidado de la plantación. El valor de la mercancía aprehendida alcanzaba en el mercado negro los 10 millones de euros.

La investigación se inició a finales de verano cuando se tuvo conocimiento por investigaciones propias de la existencia de una gran plantación de marihuana en una parcela agrícola de dicha localidad costera.

Una sociedad mercantil como tapadera

Los investigados crearon una Sociedad Mercantil dedicada a la plantación de cáñamo industrial para pasar desapercibidos y camuflar la verdadera actividad ilícita. Incluso llegaron a colocar en la entrada del macro cultivo un cartel con el escudo de los Mossos d’Esquadra en el que se podía leer: “Plantación de cáñamo industrial, en contacto con la Policía”.

publicidad

Sin embargo, durante la investigación se pudo constatar que la plantación no correspondía con las características del cáñamo industrial.

Venta por internet

Tras haber constituido la sociedad mercantil para dar apariencia de legalidad, crearon una página web para la venta online de los cogollos de marihuana. Esta actividad está totalmente alejada de los fines autorizados por la la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), en caso de que hubieran obtenido la autorización para el cultivo de cáñamo industrial. Por la página se podían obtener los cogollos a un precio de 4,99 euros con un pedido mínimo de 10 unidades.

Propiedad privada con entrada restringida

La parcela del cultivo se encontraba en el interior de una propiedad privada con entrada restringida a través de un código de seguridad, oculta por una depresión natural del terreno y bordeada por alta vegetación salvaje. Además, habían instalado una caseta móvil para vigilar desde ahí la plantación 24 horas al día. La misma también era utilizada para pernoctar durante las vigilancias nocturnas evitar así posibles “vuelcos”, una de las principales consecuencias del auge de organizaciones dedicadas al cultivo y tráfico de marihuana en Catalunya.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here