Desmantelada en Barcelona un red de narcos a domicilio

Los Mossos d'Esquadra han detenido a ocho personas por su presunta implicación en una red de narcotráfico dedicada al suministro de cocaína y drogas de diseño a domicilio. Funcionaban a través de un sistema de pedidos telefónicos.

Desmantelada en Barcelona un red de narcos a domicilio
Agentes de la Policía catalana con una de las detenidas | MOSSOS

Como quien llama para encargar una pizza o sushi a domicilio, esta red de narcotraficantes había ideado el Just Eat de la droga. Los clientes interesados llamaban por teléfono, realizaban su pedido al gusto y esta organización les suministraba, a domicilio, cocaína o las drogas de diseño previamente encargadas. Todo sin salir de casa. Seguían el mismo sistema que cualquier otra empresa de reparto, con la diferencia del tipo de mercancía y, de este modo, evitaban levantar sospechas a los vecinos, como ocurre con los ‘narcopisos‘.

El pasado viernes, 23 de octubre, los agentes de la División de Investigación Criminal de los Mossos d’Esquadra desplegaron un operativo en Barcelona, Badalona, L’Hospitalet de Llobregat y Cerdanyola del Vallès que se saldó con la detención de ocho personas (seis hombres y dos mujeres), de entre 20 y 33 años, de nacionalidades española, uruguaya, ecuatoriana y dominicana. Con dichas detenciones, se desmanteló la red de ‘narcos a domicilio’, a quienes intervinieron, además, 600 gramos de cocaína y grandes cantidades de monodosis de esta droga y de otras de diseño escondidas en los vehículos que utilizaban para realizar los repartos.

Cinco de los ocho detenidos ya han ingresado a prisión provisional, comunicada y sin fianza. Los otros tres han quedado en libertad con medidas cautelares.

Organización y distribución de la droga

A raíz de las primeras pesquisas policiales, iniciadas el pasado mes de mayo, se pudo constatar que el líder del entramado tenía bajo sus órdenes a dos personas de su máxima confianza que se encargaban de esconder la droga y manipularla para venderla en monodosis. Estas dos personas disponían de varias terminales de telefonía móvil que utilizaban, a su vez, para atender a los clientes que les hacían los encargos. En los pedidos, el cliente podía concretar el tipo de droga, la cantidad y el lugar exacto dónde quería recibir el «paquete».

Una vez se realizaba el pedido, entraban en acción los otros miembros de la organización, que tenían el encargo de recoger las monodosis y entregarlas al cliente. Utilizaban sus vehículos particulares para transportar la mercancía desde los pisos de los investigados hasta el lugar de entrega.

Entregas 24/7

La organización se había distribuido unos horarios para garantizar el servicio 24 horas al día, los siete días de la semana. Además, el líder de la organización también era el responsable de una asociación cannábica. Ahora, la Policía catalana trabaja para comprobar si el local cumplía con todos los requisitos legales.

La investigación permanece abierta para determinar si el responsable del entramado criminal utilizaba un local de ocio nocturno, también regentado por él mismo, para blanquear los cuantiosos beneficios que obtenía de la venta de sustancias estupefacientes a domicilio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here