Desarticulada una red de estafadores a través de llamadas suplantando a entidades bancarias

Los miembros del grupo criminal practicaban el “vishing”, que consiste en realizar llamadas a las víctimas haciéndose pasar por representantes de bancos

Urgente: buscan a dos hombres por secuestrar y violar a una menor en Alicante
La Policía Nacional se ha hecho cargo de la investigación del caso, aún con muchos interrogantes / CNP

La Policía Nacional ha desarticulado una organización criminal dedicada a estafas informáticas a través de vishing, que es la práctica consistente en realizar llamadas a las posibles víctimas haciéndose pasar por miembros de entidades bancarias para conseguir los datos financieros y realizar una estafa informática.

En la operación se ha detenido a 45 personas en Madrid, Barcelona, Valencia, Murcia y Cartagena, a las que se acusa de acusadas de pertenencia a organización criminal, falsedad documental, usurpación de identidad y estafa informática.

Un botín de 600.000 euros

Los agentes detectaron dos páginas web fraudulentas que suplantaban a una entidad bancaria. Tras una rápida actuación por parte de los investigadores, se pudo bloquear las citadas páginas evitando así la existencia de numerosas víctimas, si bien en el tiempo que estuvieron activas consiguieron los datos de nueve clientes de dicha entidad bancaria, logrando estafarles más de medio millón de euros,  mediante el vaciado de sus cuentas y la contratación de préstamos personales inmediatos.

publicidad

Pagos y  microcréditos fraudulentos

El modus operandi llevado a cabo por los cibercriminales consistía en la creación de páginas fraudulentas bien posicionadas mediante pago suplantando la de un banco, de modo que cuando una víctima buscaba en la red el portal de acceso a la banca online de su entidad, le aparecía como primera opción el enlace creado por los estafadores, el cual les redirigía a una página web monitorizada por ellos mismos.

Una vez que las víctimas introducían sus datos personales de acceso a la banca online, éstos quedaban a disposición de los criminales. A continuación, los ciberestafadores accedían a la banca online de las víctimas y recopilaban sus datos personales y número de teléfono y acudían a una tienda física para solicitar un duplicado de la tarjeta SIM bajo cualquier excusa de robo o pérdida, consiguiendo de este modo tener acceso sobre la línea telefónica de la víctima, lo que se conoce como SIM “swapping”.

Con ello, los delincuentes accedían a la banca online de las víctimas nuevamente y ordenaban trasferencias a favor de terceros, conocidos como “mulas”. También solicitaban microcréditos de concesión inmediata para seguidamente desviar todos los fondos de la cuenta bancaria, operaciones validadas a través de las líneas telefónicas que controlaban.

Estafas muy rápidas

Según fuentes de la investigación, el margen de actuación para ejecutar el fraude son unas pocas horas, el lapso de tiempo que las víctimas tardaban en darse cuenta de que no tenían cobertura en su teléfono y que algo había ocurrido, si bien las aplicaciones de mensajería instantánea continuaban funcionando en la mayoría de los casos debido a la conectividad por wifi, lo que ralentizaba el tiempo en que la víctima era consciente de que había perdido el control sobre su línea telefónica.

Con esta operación además se han detenido a los creadores de las web falsas y a todo el entramado de captadores de mulas. Además, se han realizado dos registros domiciliarios en la localidad de Cartagena.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here