Cuarta mujer estrangulada en menos de seis meses en la Comunitat Valenciana

Otras tres mujeres han sido asesinadas por estrangulamiento en la Comunitat Valenciana y sus cuerpos han sido abandonados en acequias. Sin embargo, los investigadores refutan la posibilidad de un asesino en serie y mantienen que no existe relación entre los casos.

Cuarta mujer estrangulada en menos de seis meses en la Comunitat Valenciana
El cuerpo de Andrea fue hallado en una zona de huertos del Clot, Burriana | Isabel Calpe

El cuerpo de Andrea Johana A., de 41 años, de nacionalidad colombiana y vecina de Burriana apareció el pasado jueves en un huerto del camí Vell de la Mar, en la zona del Clot (Castellón), en la misma localidad en la que residía. 

Aunque en un primer momento los investigadores creyeron que se trataba de una muerte natural, al no apreciarse signos de violencia en el cadáver, la autopsia ha revelado que la mujer ha sido estrangulada. 

Con Andrea ya son cuatro los casos de mujeres asesinadas por asfixia en menos de seis meses en la Comunitat Valenciana. Sin embargo, los investigadores sostienen que estas muertes violentas no guardan ningún tipo de relación entre sí dado que se trata de perfiles diferentes. Pese a compartir el mismo modus operandi, los investigadores creen que la diferencia de edad, de profesión y de físico son suficientes como para descartar la posibilidad de que se trate de un asesino en serie e insisten en que establecer relaciones entre los casos es «precipitado, alarmista y temerario».

Otras tres mujeres estranguladas

El primer asesinato se registró en noviembre de 2020. Alicia, una funcionaria de Justicia de 45 años, fue estrangulada por la espalda mientras paseaba a su perro en la Hoya, donde residía con su madre, en una pedanía de Elche. Su cuerpo fue hallado sin vida en una acequia cercana a su domicilio. 

El segundo crimen se produjo en enero de este mismo año. A Florina Gogos, una joven rumana de 19 años, se le perdió la pista después de subirse a un coche blanco en la zona de Silla, donde ejercía la prostitución. Su cuerpo fue recuperado de entre las cañas, en una acequia que une Silla con la Albufera, después de que un cazador de patos diese la voz de alarma. 

El tercer crimen fue el de Olga Pardo, de 43 años, camarera de piso en un hotel en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia. Tras varios días desaparecida, su cuerpo fue hallado a principios de abril por un agricultor en el interior de una acequia de Massarrojos, en la que estuvo sumergido entre 24 y 36 horas. 

A esta larga lista, se suma ahora el último hallazgo. Andrea, de 41 años, trabajaba como encajadora en un almacén de naranjas de una cooperativa agrícola y, según el diario Levante, podría haber fallecido el miércoles. Aunque en un primer examen forense se descartó la muerte violenta porque, al igual que en los casos anteriores, las lesiones no eran visibles, la autopsia reveló que la muerte tuvo un origen homicida. Sin embargo, no se pueden descartar, por el momento, otros extremos como el suicidio, a la espera de los resultados de los informes histopatológicos y toxicológicos. Tras la inquietante revelación de la autopsia, el Grupo de Homicidios de la Guardia Civil de Castellón ya ha asumido la investigación del caso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here