Crimen Vilanova: los Mossos hallaron semen en la ropa del acusado

Las sospechas de que antes de matar a la pequeña Laia, Juan Francisco López Ortiz la violó, van cogiendo peso tras la declaración de los investigadores de los Mossos que aseguran que hallaron semen en su ropa.

Crimen Vilanova: los Mossos hallaron semen en la ropa del acusado
Los agentes también creen que el acusado trató de borrar y deshacerse de pruebas / CME

El magistrado presidente de la sala lo dejó claro en la segunda sesión de la vista oral: “lo que aquí se está juzgando es si antes de matar a Laia A. L. el acusado habría tratado de violarla y, por otro lado, el estado mental en el que se encontraba Juan Francisco López Ortiz en el momento de los hechos”. No hay dudas de que él es el asesino de la pequeña de 13 años en Vilanova y la Geltrú (Barcelona) el pasado 4 de junio de 2018, pero el componente sexual y su estado cognitivo son los dos puntos en los que se difieren el Ministerio Fiscal y la acusación, respecto a la defensa.

Sin embargo, las sospechas de que antes de matar a la menor, el acusado la violó, van cogiendo peso tras la declaración de los investigadores de los Mossos que aseguran que hallaron semen en su ropa. Estos datos ponen en jaque la versión de la defensa, que lo ha negado desde el primer momento. Así lo han revelado este jueves distintos peritos ante el jurado popular de la Audiencia de Barcelona que juzga a López Ortiz por asesinato con alevosía y ensañamiento, en el contexto de un delito contra la libertad y agresión sexual a menor de 16 años, por los que la Fiscalía y la acusación piden prisión permanente revisable y diez años de cárcel.

Una escena de terror

Los profesionales que inspeccionaron y analizaron la escena del crimen han retratado una escena de «terror», como hicieron ayer los policías que arrestaron al detenido, al aseverar que la habitación donde Laia fue asesinada estaba llena de sangre, tanto en las paredes, como en el suelo y en los múltiples objetos desordenados que encima de ella había tirados.

Una de las novedades de esta sesión ha sido la revelación de que detectaron semen tanto en la ropa que llevaba el procesado como en el edredón de la cama, que carecía de sábanas y bajo cuyo colchón fue descubierto el cadáver de Laia, semidesnudo, con una correa de perro alrededor del cuello y encajado en el interior de una maleta.

Los agentes, también han detallado que localizaron un cubo y una fregona, un carrito de la compra ensangrentado y lejía en varias partes del cuarto, lo que probaría, han asegurado, que el acusado trató de borrar y deshacerse de pruebas.

Ojalá el miedo no te deje vivir

El juicio que ya ha encarado la fase de las pruebas periciales empezó, como es habitual, con las testificales. Entre ellas, los padres de la víctima. Ambos progenitores protagonizaron momentos de mucha tensión contra la defensa y el propio acusado. Sonia, la madre, fue la más dura. Cuando terminó su intervención, sin titubear ni un poco, y mirando fijamente a López Ortiz, Sonia le deseó una larga y miserable vida. “Ojalá que el miedo no te deje vivir nunca más; espero que vivas muchos años y todos ellos con miedo, como lo tuvo que vivir mi hija, muriéndose contigo encima, oliéndote…. Espero que el miedo no te deje vivir nunca más”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here