Crimen Vilanova: culpable de violar y asesinar a la niña de 13 años

El tribunal popular ha dictaminado por unanimidad que el acusado agredió sexualmente a Laia y después la asesinó.

Crimen Vilanova: culpable de violar y asesinar a la niña de 13 años
La Fiscalía pide prisión permanente revisable por el delito de asesinato con alevosía y ensañamiento en contexto de un delito contra la libertad sexual / EFE

El jurado popular ha declarado culpable por unanimidad a Juan Francisco López Ortiz por los delitos de asesinato y agresión sexual a la niña de 13 años de Vilanova y la Geltrú (Barcelona) la tarde del 4 de junio de 2018. Los miembros del jurado sostienen que López Ortiz, de 42 años cuando se produjeron los hechos, no estaba bajo los efectos ni del alcohol, ni de las drogas cuando obligó a la niña a entrar en el piso de sus padres para, luego, abalanzarse sobre ella y atentar contra su libertad sexual. Después, la mató con estrangulamiento y asfixia, utilizando un collar de perro. Fue una muerte «lenta, agonizante, consciente y cruel», han sentenciado.

Asesinato con alevosía y agresión sexual

Para el jurado ha quedado probado que la pequeña bajaba sola por las escaleras del bloque donde viven sus abuelos cuando el procesado la introdujo a la fuerza en su domicilio y la atacó. En este sentido, la Fiscalía pide prisión permanente revisable por el delito de asesinato con alevosía y ensañamiento en contexto de un delito contra la libertad sexual y diez años más de prisión por agresión sexual a menor de 16 años.  «Era una niña que era feliz y que fue asesinada de una forma salvaje, brutal, como ni imaginan, en un escenario dantesco», resumió la fiscala María José Franco. 

Ni drogado, ni bebido

Durante las últimas jornadas del juicio por el asesinato de Laia, vecinos y policías desmontaron la tesis del asesino confeso, que en todo momento mantuvo que confundió a la pequeña con un ladrón. Su defensa insistió durante todas las sesiones de juicio que su cliente no era consciente de lo que hacía debido a sus problemas con el alcohol y las drogas. En este sentido, el jurado destacó que los testigos, entre ellos los policías que acudieron a la vivienda, no observaron que el acusado tuviera signos de estar bajo los efectos de sustancia estupefacientes y que caminaba normal.

Semi desnuda y ensangrentada

El cuerpo de la pequeña fue hallado por sus tíos en el piso de los padres del acusado. La encontraron semi desnuda y encharcada en su propia sangre. Portaba un collar de perro en el cuello y estaba escondida debajo de un colchón repleto de objetos sin sentido. Como se ha relatado en el juicio, el tío paterno, enfurecido, se abalanzó sobre el acusado, exigiéndole explicaciones. Fue el tío materno quien los separó. Juan Francisco entonces se derrumbó y empezó a repetir una y mil veces que “él no había sido”. Inmediatamente llegaron los agentes de los Mossos d’Esquadra que se lo llevaron detenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here