Crimen Helena Jubany: los dos nuevos testigos clave declaran ante el juez

Según el hermano de la víctima uno de los testigos es un hombre que puede hacer peligrar la coartada de Xavi Jiménez, actualmente el único que se encuentra imputado en la causa

Caso Helena Jubany: los dos nuevos testigos clave declaran ante el juez
Helena Jubany en una foto de archivo / Cedida

El juzgado de Sabadell que instruye el asesinato de Helena Jubany tomará declaración este viernes a dos nuevos testigos que hasta hoy no habían declarado en esta extensa y longeva causa judicial.

Los nuevos testigos

Uno de ellos es Francesc Macià, uno de los coordinadores de la Unión Excursionista de Sabadell (UES), a la que pertenecía la víctima y todos los sospechosos que se han investigado hasta el momento: Montse Careta, Anna Echaguivel, Santi Laiglesia y el acusado más reciente, Xavi Jiménez. Se trata de una persona que, tal y como explica Joan Jubany, hermano de Helena, durante los primeros días que la Policía Nacional tomó declaración a los testigos, tuvo conversaciones telefónicas muy largas con los sospechosos del crimen: Santi Laiglesia y Xavi Jiménez. Joan Jubany asegura que escondió información del asesinato y que habló con el resto de los sospechosos para hacer coincidir sus coartadas.

El otro testigo, de quien no ha trascendido la identidad, es un hombre que la familia de la fallecida cree que puede hacer temblar la coartada de Jiménez, actualmente, el único que se encuentra formalmente imputado en la causa. Se trata, además, de una persona muy vinculada a Jaume Sanllehí, un hombre que «cambió sus declaraciones delante de la Policía Nacional para hacerlas coincidir con las de Xavi Jiménez», asegura Joan Jubany.

publicidad

Dos testigos clave para la familia

De este modo, para la familia de la joven bibliotecaria estos dos testigos son claves para poder esclarece que pasó con Helena desde el 30 de noviembre de 2001 que salió de su domicilio en Sabadell (Barcelona), hasta la madrugada del 2 de diciembre del mismo año, cuando fue hallada muerta con signos de violencia, en el patio de luces de un edificio colindante a la vivienda de Montse Careta, una de las sospechosas, novia de Santi Laiglesia.

Joan Jubany está convencido que “tras tantos años de impunidad” los asesinos de su hermana son del entorno de la UES. Por eso piden directamente a todos los implicados y nuevos testigos que, ahora que ya ha prescrito el crimen para todos aquellos que nunca estuvieron imputados, cuenten la verdad y reconozcan que mintieron en sus declaraciones para encubrir a Xavi Jiménez y Santa Laiglesia, los principales sospechosos para la familia. 

Xavi Jiménez y Santi Laiglesia están implicados en el crimen, y Jaume S. y Francesc M. los encubren. No explicar todo lo que saben es encubrimiento de un asesinato” sentenciaba el hermano de la joven asesinada hace unos meses en sus redes sociales.

Xavi Jiménez en el punto de mira

De este modo, Santi Laiglesia siempre ha sido el principal sospechoso para la familia de Helena. Ahora también Xavi Jiménez, después de que el informático forense Bruno Pérez Junca descubriera, del disco duro de la fallecida, que este último acusado envió varios correos electrónicos a la joven con mensajes clavados a los manuscritos anónimos que recibió antes de su muerte. El magistrado considera que hay una conexión directa entre los mensajes virtuales y una de las dos cartas que recibió Helena.

De hecho, la investigación original en 2001 ya determinó la estrecha relación entre dichos manuscritos y la muerte de la bibliotecaria. En especial, por la presencia de benzodiacepinas en el zumo que le dejaron junto al escrito -sustancia que luego apareció en el cuerpo de la víctima cuando fue hallada muerta. Es por ello, que el magistrado ordenó la repetición de la prueba de caligrafía para comparar la letra de Xavi Jiménez con los textos que obran en las actuaciones y que recibió Jubany antes de morir. Siendo el resultado de esta diligencia: positivo.

Hallan restos de ADN

Paralelamente, el instructor ordenó a la Científica de la Policía Nacional la extracción de ADN del jersey que vestía la bibliotecaria el día que fue asesinada, en diciembre de 2001. Los resultados, muy reveladores, han confirmado la existencia de dos muestras diferentes de ADN en dicha prenda de ropa. En la actualidad, se siguen cotejando los restos hallados con el ADN de la víctima y de Xavi Jiménez.

Giro inesperado 24h antes de la prescripción del caso

Con la imputación de Jiménez, la investigación por la muerte de Helena Jubany dio en diciembre de 2021 un giro inesperado, pocas horas antes de que se cumplieran 20 años de su muerte y, por lo tanto, de que prescribiera del delito.

Cabe recordar que la joven bibliotecaria, de 27 años, fue asesinada el 2 de diciembre de 2001 en Sabadell. Encontraron el cadáver tirado en un patio interior. Estaba desnuda y con el cuello lleno de quemaduras. Un mes antes del crimen, Helena recibió dos cartas anónimas: en una le daban unas pastas y una horchata, que era su bebida preferida. En la segunda un zumo. En la bebida, que la llevó a analizar, le habían introducido varios ansiolíticos, el mismo fármaco que hallaron en su cuerpo tras el crimen.

A partir de entonces, abrieron una investigación policial para esclarecer las circunstancias de la muerte. Después de las pruebas caligráficas (las que se han repetido ahora) y de conocer que la víctima fue hallada en el patio interior del bloque donde vivía de una de las sospechosas, Montserrat Careta; ésta y Ana Echaguivel, dos compañeras del centro excursionista de Sabadell, quedaron detenidas por su presunta vinculación con el crimen. Las dos ingresaron en cárcel de manera provisional. Careta se suicidó en prisión. Echaguivel salió en libertad en 2005 por falta de pruebas. El caso quedó archivado entonces hasta que se reabrió por primera vez en 2020.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here