Crimen en Riudecanyes: culpable por unanimidad

El jurado popular ha declarado culpable al acusado de matar a un hombre en marzo de 2018 en una zona rural de Riudecanyes (Tarragona).

Crimen en Riudecanyes: culpable por unanimidad
Riudecanyes (Baix Camp, Tarragona) | Aj. de Riudecanyes

La Audiencia de Tarragona celebra, desde el pasado lunes 15 de julio, el juicio por el presunto asesinato de un hombre en una zona rural y aislada de Riudecanyes (Baix Camp, Tarragona). Este martes, el jurado popular ha declarado culpable por unanimidad al acusado, tal y como ha adelantado el diario Tarragona Digital.

Los nueve miembros del jurado han emitido hace unas horas el veredicto de culpabilidad de Constantin B., de nacionalidad rumana, por haber asesinado a un amigo suyo, Jordi M., quien murió asfixiado tras una brutal paliza, en marzo de 2018.

El tribunal considera probado que el acusado se aprovechó del estado de indefensión de la víctima, ya que habían estado bebiendo y consumiendo cocaína horas antes del crimen. Tanto la Fiscalía, como las acusaciones particulares mantienen la pena máxima de 25 años de prisión, mientras que la defensa considera que ésta es una pena “demasiado severa y desproporcionada”.

“Fue en defensa propia”

El jueves de la semana pasada, durante la declaración del acusado, éste admitió que había matado a su amigo en defensa propia, tras una reyerta que, según el condenado, inició la víctima. Los hechos se remontan al pasado 24 de marzo de 2018, el procesado asegura que ambos bebieron mucho y que no era la primera vez que discutían.

Tras encontrarse en un bar de Reus (Tarragona), ambos se desplazaron a la granja de cerdos de Riudecanyes donde trabajaba el acusado. Ahí empezaron a pegarse mutuamente hasta que la víctima, asfixiada, terminó “por accidente” en el maletero del coche de Constantin.

Había una mujer de por medio

Acusado y víctima se conocían desde hacia un tiempo y habían discutido en otras ocasiones por una mujer –quien también testificó en el juicio-. El procesado aseguró que “ya no le molestaba que la víctima saliese con su expareja, que ya no le importaba”, si bien, acusaciones particulares y Fiscalía ven los celos como principal móvil del crimen.

Según el relato del encausado, el encuentro con la víctima, Jordi M., en el bar de Reus fue totalmente casual e insistió en que la pelea la empezó la víctima y el sólo se defendió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here