Crimen de la Guardia Urbana: el jurado de excursión y los focos para Peral

La inspección ocular empezó en casa de Rosa, siguió en la urbanización donde vive Rubén Carbó, exmarido de la acusada, y finalizó en la pista forestal donde se encontró el coche calcinado con los restos mortales de Pedro Rodríguez.

Pasaban tan solo cinco minutos de las 11.00 de la mañana de este lunes, cuando la comitiva judicial entró en el domicilio de Rosa Peral, en Vilanova i la Geltrú. Bajo un sol intenso y muy primaveral, poco habitual en febrero, decenas de cámaras de televisión y periodistas esperaban, desde primera hora de la mañana, poder observar cómo Rosa Peral y Albert López, acusados por la muerte de Pedro Rodríguez, visitaban el lugar en el que, presuntamente, se cometió el crimen.

Crimen de la Guardia Urbana: el jurado de excursión y los focos para Peral
Los medios de comunicación expectantes ante el domicilio de Rosa Peral

La comitiva judicial, custodiada por varios coches de los Mossos d’Esquadra, llegó en distintos vehículos —incluidos dos taxis—, aunque todos a la vez. Rosa y Albert, respaldados por sus abogados, acompañaron a los miembros del jurado popular —quienes van a tener que decidir sobre su inocencia o culpabilidad— durante toda la jornada.

La inspección ocular empezó en casa de Rosa, siguió en la urbanización donde vive Rubén Carbó, exmarido de la acusada, y finalizó en la pista forestal donde se encontró el coche calcinado con los restos mortales de Pedro Rodríguez.

Los tres escenarios clave

La inspección ocular, una prueba que, según ha podido comprobar este medio, se ha practicado en contadas ocasiones, tenía por objetivo el que los miembros del jurado popular vieran con sus propios ojos los tres escenarios clave del asesinato de Pedro Rodríguez.

Con el inicio de las declaraciones de los testigos periciales a partir de este martes, 25 de marzo, las partes creyeron conveniente que los miembros del jurado pudiesen comprobar y presenciar en primera persona tres de los escenarios que serán protagonistas en los discursos que se prevén en las próximas sesiones del juicio.

Con todo, según las normas marcadas por el juez que preside el juicio, Enrique Rovira del Canto, ni el fiscal ni los abogados, tanto defensores como el de la acusación particular, podrían decir nada o dirigirse al jurado. Las únicas indicaciones que recibirían del tribunal popular vendrían dadas por parte de un funcionario. Y bajo esta mecánica se desarrolló la inspección al chalé de la calle Llorers, en la frontera entre Vilanova y la Geltrú y Cubelles; la visita a la urbanización del Papagai, en la Bisbal del Penedès y la parada en la pista forestal del pantano de Foix.

La ruta ejecutada

La inspección ocular a la vivienda de Rosa Peral duró unos 35 minutos. El chalé de Peral está formado por dos módulos, uno encima del otro, conectados por el exterior de la vivienda, por lo que, la única manera de acceder de una planta a la otra es por las escaleras exteriores, sin conexión posible por el interior.

Los acusados se quedaron en la planta baja, donde supuestamente se cometió el crimen, pero el resto de la comitiva pudo acceder a la planta superior, donde Rosa Peral afirma que se encerró con sus hijas mientras Albert y Pedro discutían.

Después, la comitiva se trasladó en caravana a la urbanización de la Bisbal del Penedès donde vivía Rubén, el exmarido de Rosa, y al que los acusados, presuntamente, querían implicar enviándose mensajes de móvil ellos mismos desde el teléfono de Pedro, cuando éste, según los investigadores, ya estaba muerto. Unos 25 minutos en coche separan la casa de Rosa Peral y la de su exmarido. En medio de ambas poblaciones, el pantano de Foix, tercera y última parada.

La carretera BV-2115, en el término municipal del Castellet i la Gornal (Barcelona), es la vía que atraviesa el parque natural donde se encuentra el pantano de Foix, donde fue hallado el coche calcinado de Pedro Rodríguez, con sus restos mortales en el interior. En el punto kilométrico 9,9, se divisa una pista forestal que se aleja de la carretera principal. El camino es amplio y de relativo fácil acceso. A escasos metros de la carretera, en un entrante del bosque, fue hallado el coche de Pedro.

Crimen de la Guardia Urbana: el jurado de excursión y los focos para Peral
Lugar donde fue hallado en vehículo calcinado de Pedro Rodríguez

En el lugar, hay colgados de un árbol varios ramos con flores, uno de ellos se ve reciente, muy reciente. También hay colocada la figura de una calavera, como símbolo del mundo motero, afición de la víctima. En la pista, la comitiva ha estado unos 10 minutos. Rosa y Albert no se miraron en ningún momento.

Prueba inusual

Como se advirtió durante la primera sesión del juicio, la inspección ocular no es una práctica habitual en un juicio con jurado popular. Aun así, las partes consideraron oportuno que se realizara para aportar más información contextual a los miembros que lo componen.

En Barcelona, solo se recuerda una en enero de 2014, por un homicidio. En Girona, también se han realizado diligencias en el exterior, en tres ocasiones. En el resto de España, se conocen pocos casos. Uno de ellos es reciente y fue durante el juicio celebrado en Alicante, en octubre de 2019, por el asesinato de María del Carmen Martínez, viuda del expresidente de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), el 9 de diciembre del 2016.

En ese asunto, el jurado absolvió al yerno de la víctima, que era el único acusado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here