Crimen de Foix o de la Guardia Urbana: ¿Unas tijeras para un asesinato?

Una reclusa denunció a Rosa Peral porque ésta le pidió un cuchillo para matar a la directora del centro de Wad-Ras. La denuncia se investigó y se archivó por ausencia total de indicios. Ahora, un diploma penitenciario acredita que nada más llegar a la cárcel, la agente de la guardia urbana llevaba encima durante 4 horas al día y durante semanas unas tijeras de grades dimensiones porque participaba en un curso de corte y confección. “¿Para que querría, pues, un cuchillo?”, se pregunta la agente imputada, quejosa porque, según dice, eso ya lo esgrimió hace un año, que es el tiempo que ha tardado la cárcel en acreditar su versión.

“¿Recuerda el tema de sicario?”. Se pregunta Rosa Peral en una carta enviada el pasado día 29 de octubre a eltaquigrafo.com. “En su declaración, Anyuli -una reclusa con la que la agente imputada coincidió en Waad-Ras- afirmaba que, además de querer contratar a un sicario para matar a mi ex marido, yo quería matar también a la directora de la cárcel, según decía, con un cuchillo que yo le había pedido de la cocina.

Si esa barbaridad -la denuncia de Anyuli fue investigada y archivada por un juez por falta del más mínimo indicio- fuera cierta, yo no necesitaba pedir un cuchillo, pues tenía unas tijeras de más de 20 centímetros en el curso que yo realizaba durante todas las mañanas. A mi entera disposición. Sin control de nadie, sólo al devolverlas a las 13 horas.

Si hubiera tenido esa intención lo tenía fácil ya que la directora accedía a esa zona con bastante asiduidad. Yo expliqué todo esto en mi descargo pero nadie me hizo caso. Dieron pábulo a Ányuli hasta que meses después, como no podía ser de otra forma, el tema se acabó archivando.

Se le preguntó a la directora en sede judicial sobre si era cierto que yo realizaba ese curso.¿Sabe cuál fue su respuesta? Que no recordaba, porque son muchas internas. Curioso porque sólo 6 de las 100 y pico reclusas hacíamos este curso”.

Denuncia falsa

Las denuncias de Anyuli sobre las macabras intenciones de Rosa Peral cuando entró en la cárcel detenida por la muerte de su novio, el agente de la guardia urbana, Pedro Rodríguez (también fue detenido el ex amante de Rosa, Albert López), fueron todas archivadas al cabo de meses pero esta joven policía recuerda en la misiva enviada a este medio el episodio de las tijeras, el cuchillo y el supuesto intento de asesinato.

Lo hace porque, con un año de retraso, la Dirección General de Prisiones le ha enviado el diploma acreditativo conforme que, efectivamente, Peral asistió y participó en ese curso en los términos en los que ella lo explicó.

“En su momento no quisieron darme el diploma, porque eso, supongo, echaría por los suelos la teoría esa de querer pedir el cuchillo. Ayer el CIRE -empresa de empleo laboral de reclusos en Catalunya-, me envió el diploma cuando a mis compañeras se le dieron al cabo de pocos días. ¿Por qué a mi han tardado un año?. ¿Por qué ha coincidido que me lo han hecho llegar justo cuando se ha archivado del tema del sicario? Yo no creo en las casualidades….”

Rosa Peral viene denunciando desde hace meses un complot para desprestigiarla y, así, invalidar su defensa por lo que respecta al asesinato de Pedro Rodríguez.

Beneficio de la duda

“¿Por qué nadie duda de mi?”, se pregunta. “Tengo la sensación de que aquello que me puede beneficiar no interesa investigarlo. Por ejemplo, pedimos al juzgado las imágenes de cuántas cámaras de seguridad hubieran filmado aquel día en que Albert me obligó a seguirlo en dirección al pantano de Foix -donde se quemó el coche con el cuerpo de Rodríguez en el maletero-.

Se tardó más de seis meses en ordenar esa diligencia. Cuando autopistas, bancos y otros establecimientos respondieron dijeron que esas imágenes ya las habían borrado siguiendo lo que marca la ley que creo que estipula 4 meses. En esas imágenes, que tras las reconstrucción de los hechos reclamé, se ve cómo soy yo la que sigo a Albert y no al revés como explicó él, mintiendo una vez más”.

2 Comentarios

  1. Víctima de un sistema penitenciario corrupto de unas reclusas que por obtener favores vendieron su alma a la directora que es el diablo en persona

  2. Víctima de un sistema penitenciario aplicado por una directora que es el diablo en persona y por 2 reclusas que vendieron su alma a esta por obtener favores y beneficios en prisión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here