COPEL: de las cárceles franquistas a la gran pantalla

A menos de 48 horas para que finalice la campaña de micromecenazgo que financiará la grabación del cortometraje Pocos, Buenos y Seguros, la productora ha organizado una mesa redonda con la participación de Ales Payá, director del corto, y dos co-fundadores de la COPEL para agradecer la buena acogida que ha tenido este apasionante proyecto.

COPEL: de las cárceles franquistas a la gran pantalla
El cortometraje de ficción narra los orígenes de la revuelta de los presos sociales durante La Transición | Imagen cedida

El cortometraje sobre la revuelta de los presos sociales y el origen de la COPEL, Pocos, buenos y seguros, está más cerca que nunca de ver la luz. A menos de 48 horas para que la campaña de micromecenazgo que hará posible el rodaje de este corto llegue a su fin, la productora Empatik films y la Comisión pola Recuperación da Memoria Histórica A Coruña han celebrado una mesa redonda para darle un último empujón. 

Ales Payá dirige este cortometraje que tiene como objetivo sacudir conciencias y homenajear a la COPEL, el movimiento taleguero reformista y revolucionario que marcó un punto de inflexión en el panorama carcelario de la Transición. “Llevamos dos años trabajándolo”, ha explicado Payá en la mesa redonda, “hemos rodado una única secuencia en La Modelo de Barcelona y tenemos convocado a todo el equipo en junio para rodar el resto del corto pero estamos haciendo tiempo para conseguir la financiación”. 

Tal y como Payá explicó a este medio durante una entrevista, la mayor dificultad que entraña este proyecto es que no cuenta con ningún tipo de inversión pública ni de inversión privada, sino que se financia únicamente mediante una campaña de crowdfunding que ofrece experiencias únicas a los mecenas que colaboren a que este proyecto sea posible. “El hecho de ser mecenas del corto ofrece ventajas” explicaba el director, “desde ser de las primeras personas en visualizar el cortometraje, con la aportación mínima, hasta otro tipo de recompensas por aportaciones mayores como acceso a la banda sonora original del corto, materiales de making off, proyección del montaje preliminar, un cómic creado por nuestro director de arte, bolsos, tazas, camisetas o pósters de la película”. 

Una lucha legítima

Como invitados de honor, la mesa redonda ha contado con la presencia de Agustín Moreno Carmona y Antoine Nieto Galindo, ambos co-fundadores de la COPEL, que han compartido en primera persona un ejemplo de resistencia y de lucha doméstica exitosa que cambió el panorama de los presos comunes de la Transición española. Ambos fueron relatando cómo el hartazgo generalizado de los presos sociales que cumplían condenas derivadas de un sistema franquista, injusto y clasista, terminó por estallar en un motín en los tejados de la prisión de Carabanchel. A las durísimas condiciones en prisión de “sufrimiento y tortura” se sumó la exclusión de los presos comunes del indulto aprobado tras la muerte del dictador para los represaliados políticos. Lejos de conformarse, iniciaron una protesta que se fue extendiendo como la pólvora a las prisiones de todo el país. Motines, pancartas y autolesiones fueron solo algunas de sus maniobras para exigir mejoras en el sistema carcelario. “La COPEL es un movimiento irrepetible”, explicaba Antoine, “nunca más se va a volver a repetir porque los presos de hoy en día son sumisos y colaboradores, pero nosotros, sin embargo, éramos ferreterías andantes”. 

El sistema carcelario, objeto de críticas

A esta mesa, moderada por el periodista David Fernández, se han unido también el historiador César Lorenzo Rubio y el profesor de derecho de la UDC David Soto. Ambos han hecho un repaso de la evolución del sistema punitivo desde la época franquista hasta la actualidad. “Fue gracias a la acción de los presos sociales que se logró tambalear y sacudir todo el sistema” explicaba el historiador “el hecho de que la primera ley orgánica de la democracia fuese precisamente la penitenciaria representa la importancia de los presos sociales y por eso es necesario conocer el movimiento y el contexto de ese momento”. 

En un juego de miradas hacia el presente, todos los ponentes coincidieron en la importancia de cuestionar abiertamente el sistema penitenciario actual. “No puede haber democracia cuando el sistema punitivo es clasista y alberga en su mayoría a gente pobre”, denunciaba Soto mientras certificaba el fallecimiento de la reinserción, “la cárcel no reinserta, no lo hacía antes ni lo hace ahora, por eso es necesario que nos planteemos un nuevo modelo de seguridad”. Ales Payá coincidía en esta premisa. “La cárcel se vende como algo para reinsertar a las personas en la sociedad porque no funcionan en armonía con el entorno pero la reinserción es una patraña” explicaba el co-director y co-guionista del cortometraje, “hay que ir a la raíz del problema, de los problemas sociales que crean desigualdad, a trabajar los factores para no crear cárceles”.  

En esta misma línea David Soto rescataba la idea del movimiento estadounidense bautizado como Defund the police que aboga por reducir la financiación destinada a la policía como medida preventiva para destinarlo a otros ámbitos. “Hay que invertir en sectores o políticas capaces de asegurar la seguridad pública, como la educación” sostenía Soto. 

La mesa redonda, en la que se ha podido disfrutar del teaser del cortometraje, ha sido todo un homenaje a aquellos que, utilizando como arma su propio cuerpo, fueron capaces de cambiar la realidad de una época. Por eso, la de la COPEL es, sin duda, una historia que merece ser contada.

3 Comentarios

  1. Mientras en las cárceles de Ecuador se esta, cometiendo una masacre entre bandas rivales (con más de 100 muertos)por el control de estas con el beneplácito y la corrupción de sus instituciones aquí se habla de películas de hace 40 años.
    Eso es periodismo si señor.
    El total de presos fallecidos en tres cárceles de máxima seguridad de Ecuador subió a 79 el miércoles luego de que las autoridades retomaron el control de las prisiones donde se registraron amotinamientos y peleas entre bandas rivales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here