Colapso de avistamientos del filicida del Hotel Concordia de Barcelona

A pesar de las ciento de llamadas que han recibido los Mossos d’Esquadra, Martín Ezequiel Álvarez Giaccio sigue sin aparecer. El presunto filicida huyó el martes tras el crimen y, al parecer, se habría llevado su pasaporte consigo.

Colapso de avistamientos del filicida del Hotel Concordia de Barcelona
Por redes sociales ha empezado a circular un fotomontaje con posibles cambios en la fisonomía de Martín para pasar desapercibido / RRSS

Sin rastro de Martín Ezequiel Álvarez Giaccio. El presunto filicida y padre del niño de dos años hallado muerto este martes en el Hotel Concordia de Barcelona lleva huido desde entonces y no se da con su paradero exacto. Casi 24 horas después de cometerse el crimen, los Mossos d’Esquadra difundieron su imagen pidiendo la colaboración de la ciudadanía. Su imagen inundó las redes sociales y el teléfono 112 de emergencias empezó a sonar. Cientos de personas lo localizaban en distintos puntos de la geografía catalana. Sin embargo, ninguna información ha parecido dar en el clavo. Actualmente, es una de las personas más buscadas de todo el territorio nacional y todos los cuerpos policiales están alerta.

Martín Ezequiel, en el momento de su huida, vestía una camiseta gris, unos tejanos, unos zapatos rojos y no llevaba ningún tipo de bolsa o mochila. Según ha adelantado La Vanguardia y ha podido comprobar esta redacción, el sospechoso se habría llevado el pasaporte, pues no ha sido localizado ni en su casa, ni en el hotel. No obstante, los Mossos d’Esquadra no descartan ninguna hipótesis sobre el paradero y el estado del sospechoso. Paz Velasco de la Fuente, criminóloga y jurista, asegura que con la información que se maneja es muy arriesgado valorar los siguientes pasos del presunto homicida: o todo forma parte de un meticuloso y preparado plan de venganza o huye para no enfrentarse a la realidad que sabe que ha provocado.

Sin rastro de su teléfono móvil

Además, el prófugo habría apagado el teléfono móvil nada más salir del hotel donde supuestamente asesinó a su hijo. El rastro de su dispositivo móvil se pierde a los pocos metros de sobrepasar el edificio donde se había hospedado con el pequeño. Su objetivo sería que los agentes no le siguieran la pista.  Su huida sí que fue grabada por las cámaras de seguridad, que lo captaron saltando la verja de la zona de la piscina, para evitar salir por la puerta principal del hotel. Para emprender su fuga tuvo que saltar varias azoteas. Varios vecinos lo vieron y creyeron que era un ladrón.

Se amplia el dispositivo de búsqueda

Dadas las llamadas recibidas, la policía catalana ha decidido ampliar la búsqueda de Martín Ezequiel. Por redes sociales ha empezado a circular un fotomontaje con posibles cambios en la fisonomía de Martín para pasar desapercibido. A cara descubierta y con mascarilla y gafas de diferentes formas y estilos. Cualquier ayuda es bienvenida para dar con su paradero.

publicidad

Los Mossos ya peinaron su casa de El Vendrell (Tarragona), donde se había ido a vivir tras separarse de su pareja y madre de la criatura; la vivienda de varios familiares, así como la habitación del hotel y los aledaños. Lo primero que hicieron fue recuperar las cámaras de seguridad de los locales cercanos para intentar reconstruir la huida. También cercaron estaciones de autobús, tren y aeropuertos para controlar sus movimientos en lo que se ha convertido en una operación jaula para evitar la huida

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here