Cerrado el caso de la mujer que se suicidó al difundirse vídeos sexuales suyos

La Policía investigó la filtración, pero no ha podido identificar a la primera persona que los divulgó ni hay pruebas de extorsión a la víctima, que no denunció nada antes de suicidarse.

Cerrado el caso de la mujer que se suicidó al difundirse vídeos sexuales suyos
Los compañeros de la mujer han vuelto a protestar | EFE

Cuando se cumple un año del suicidio de la trabajadora de Iveco tras la difusión entre sus compañeros de trabajo de vídeos sexuales donde aparecía, el caso se cierra sin culpables. La víctima tenía 32 años y era madre de dos niños, de nueve y cuatro años. Se quitó la vida hoy hace justo un año, el 25 de mayo de 2019, cinco días después de que se difundieran, por distintos grupos de WhatsApp, varios fragmentos de un video sexual en que el que aparecía ella. Buena parte de los 2.500 empleados de la planta Iveco de Madrid donde trabajaba recibieron los fragmentos en sus teléfonos móviles. 

Como adelantó El Periódico, a pesar de un año investigando quién pudo difundir las imágenes íntimas de la mujer, el juzgado de lo penal, número 5, de Alcalá de Henares (Madrid) ha sobreseído provisionalmente el caso sin encontrar culpables, por el momento. 

No han encontrado al culpable 

La Policía Nacional y la fiscal de Criminalidad Informática, Elvira Tejada, han investigado la filtración de las imágenes, que, al parecer, la mujer había enviado años atrás a un antiguo novio y compañero de trabajo en la fábrica, CNH Industrial. Los agentes tomaron declaración al hombre y a otros compañeros de la víctima que recibieron en sus teléfonos móviles los vídeos sexuales de la mujer, pero, la información recogida no ha permitido identificar al responsable de la primera publicación, es decir, la primera persona que envió los vídeos Ni tampoco acreditar con exactitud cuántas personas lo vieron y lo compartieron una vez que se había propagado ya de forma viral por varios grupos de WhatsApp.

Denuncia de CCOO 

La mujer no había interpuesto denuncia, pero sí lo había puesto en conocimiento del comité de empresa. Cabe tener en cuenta que el Código Penal castiga con hasta un año de cárcel o multa de hasta doce meses la difusión de un vídeo íntimo sin la autorización de la persona afectada.

Ahora, por lo tanto, el caso queda pendiente de la investigación que la Inspección de Trabajo abrió después de que CCOO Industria de Madrid presentara una denuncia contra Iveco España «porque no aplicó el protocolo de acoso ni cumplió con la ley de prevención de riesgos laborales, a pesar de tener conocimiento por la propia víctima de lo que estaba ocurriendo».

En aquella reunión, celebrada el 23 de mayo de 2019, y en la que estuvieron presentes la delegada de Igualdad y otros representantes de CCOO, la empleada comunicó a la empresa, «de forma verbal», que «se estaba visionando y reenviando sin su consentimientoun vídeo íntimo y de carácter sexual por distintos grupos de WhatsApp en el entorno laboral». La presión de la situación, que no cesaba —ni en difusión ni en los comentarios de los compañeros— condujo a la joven a quitarse la vida.

2 Comentarios

  1. País de Machirulos Pedófilos, drogadictos, acosadores, con tintes del Franquismo de cloacas del Estado.
    ¿No han encontrado al culpable?
    Esto es como decir CARPETAZO.
    Malditos bastardos.
    Sentimientos de importancia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here