Caso Trapero: ¿Cuándo la Justicia es justa?

La sentencia del caso Trapero es un jarro de agua fría contra el españolismo más hiperventilado y beligerante. Pero también deja con el paso cambiado a quienes, desde el independentismo, hablaban de una Justicia española parcial.

Caso Trapero: ¿Cuándo la Justicia es justa?
Trapero se abraza a su abogada, Olga Tubau, tras conocer la sentencia | CCMA

—Hola Oriol, ¿ya sabes lo de Trapero?

—Sí. Que dicen que lo han absuelto, ¿no? Absuelto del todo, ¿no?

 —Sí, sí, eso dice la radio. Lo ha dicho la SER y la SER lo clava. Lo ha dicho Miguel Ángel Campos, y ese tío no da puntada sin hilo.

—Pues que bien. Lo celebro. Se ha hecho justicia.

—Sí, Oriol, pero la justicia la ha hecho la Justicia española ¿no? La misma que, según tú y tus colegas del CDR, reprime al pueblo catalán y condena a sus dirigentes…

—Bueno, sí, pero lo de Trapero es que era muy descarado.

—¿Qué es lo que era descarado? ¿Su independentismo o su apego a las leyes que emanan de la Constitución?

—Pues era descarado que se habían pasado veinte pueblos con él. Nunca mereció una pena de cárcel.

—Ya, pero… ¿Por qué?

—Pues porque nunca fue un sedicioso.

—Sí, eso ya lo sé. Lo sabemos todos. Incluso los que le han acusado. Pero vosotros, los independentistas, llegasteis a hacer caganers con su figura. Y camisetas, y memes. Y resulta que Trapero no llevaba vuestra camiseta. ¿O no te has dado cuenta? ¿O es que acaso no viste el juicio? Vamos a ver, Oriol, coincidimos en que Trapero no era un sedicioso o un rebelde, ergo, no era de los tuyos, ¿no?

—El fiscal decía que sí.

—Pero el fiscal es del enemigo, ¿no? A ver si lo entiendo, Oriol, ¿no habíamos quedado en que la Fiscalía es un órgano represivo del Estado español?

—Lo es; y Maza lo era. Y Romero lo era. Y a Trapero se le humilló. ¿O no?

—Se le humilló, efectivamente. Y con él, a todo el cuerpo de los Mossos d’Esquadra. Pero lo que te trato de decir es que me da a mí que defendemos a la Justicia cuando nos beneficia. Y ahora, que han absuelto a Trapero, los que como tú hablabais de justicia represora, ahora tenéis el pico cerradito. Y por si no te has dado cuenta, son las mismas togas españolas las que condenaron a Junqueras y Cía que las que han absoluto a Trapero y Cía.

—Es algo coyuntural.

—Puede. Lo que está claro es que la Justicia española no ve a Trapero como el comandante en jefe del ejército que iba a liderar la revolta del somriures.

—No he leído la sentencia y te ruego que no ironices con algo tan serio.

—Cuando la leas, Oriol, pensarás que Trapero es una facha.

—Insisto, deja la ironía, por favor.

—No es ironía. Serrat es una facha; Évole es una facha; Pou es un facha; Trapero, por someterse a la Ley, y solo por eso, es un facha. Fíjate si lo es, que las togas españolas le han absuelto.

—Si sigues así, me levantó y me voy.

—No te enfades, Oriol. Sabes que soy vehemente cuando digo lo que pienso. Ambos coincidimos en que la absolución de Trapero deja a un inocente en la calle. Y eso es bueno.

—Pues dejémoslo aquí.

—Sí, nosotros no vamos a cambiar las cosas.

—Ni vamos a borrar la realidad, que no es otra que la opresión del Estado español hacia el pueblo catalán. Ellos tiene el poder. Siempre, tienen el poder. Pero nosotros, la verdad de un pueblo.

—La verdad no existe, Oriol. Y, por cierto, el que no va a poder borrar nunca

estos tres últimos años de su vida es Trapero y, en parte, por vuestra culpa.

—Amigo mío, voy a hacer como si no hubiera escuchado esta idiotez. Por cierto, ¿tú crees que debería perdonar?

—Yo creo que tiene que mirar al futuro. Pero, a veces, si perdonas, tiendes a olvidar y me parece que este Trapero no olvida con facilidad. Y te digo una cosa, Oriol, hay cosas que no se deben olvidar.

—Ves, cuando te pones razonable, da gusto hablar con un facha como tú.

—Es lo que tengo, amigo mío.

—Bueno, te dejo. Voy a colgar la estelada en el balcón para celebrara la victoria de Trapero. —Muy bien, Oriol, muy bien…

3 Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo. Esto más o menos es lo que pensé al conocer la noticia de la sentencia a Trapero, de la cual me alegro muchísimo, dicho sea de paso, sobre el tema de la justicia española. Cuando es en contra se cortan autopistas y lo que haga falta, cuando es a favor todos callados. Hipocresía ideológica, lo llamo yo. Cobardía, lo llaman otros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here