Caso Montserrat: “Abusaba de mí incluso cuando había compañeros en la habitación”

Miguel Hurtado, protagonista del documental Examen de Conciencia, es la primera víctima que verbaliza públicamente los abusos sexuales que sufrió por parte del monje de la abadía de Montserrat, Andreu Soler, entre 1997 y 1998

Miguel Hurtado en Barcelona
Miguel Hurtado en Barcelona

El caso de Miguel Hurtado ha servido para que otras dos víctimas más del monje Andreu Soler denunciaran públicamente sus casos de abuso sexual.

Ahora, Hurtado, asegura conocer muchos otro casos anteriores al suyo. A través de la cuenta de Gmail abusos.montserrat@gmail.com Miguel Hurtado, afirma haber recibido varios e-mails de otras víctimas.

No quiere decir ni el número de mensajes, ni relatar sus historias, con esta cuenta de Gmail simplemente pretende “hacer una función o servicio de acogida, para así no sentirse ni tan culpables, ni tan avergonzados y poder perder el miedo”. Solo reconoce que hay más de 3 casos de abusos a manos del hermano Andreu.

Actualmente, su abusador ya ha fallecido y, además, su delito prescribió hace años, por lo que Hurtado reconoce que ya no se puede denunciar al “hermano” (cosa diferente es si se puede o no denunciar a la abadía o a la curia), pero sí se puede hacer presión para que la situación política y eclesiástica cambie.

Las víctimas reclaman que se aumenten los años para que los delitos de pederastia prescriban y, a su vez, piden a la Iglesia más transparencia.

Todo empezó en el movimiento de escoltas

Con 16 años, Miguel Hurtado decidió formar parte del movimiento juvenil de Montserrat, pues un compañero de su parroquia se lo había recomendado con entusiasmo.

Así fue como el joven Hurtado, católico creyente y practicante entonces, empezó a subir a la abadía un fin de semana al mes para ayudar en las tareas de la comunidad.

Pronto el monje Andreu empezó a interesarse por él. Hurtado reconoce que “al principio hablábamos en sitios públicos y sobre temas muy neutrales, pero cuando se ganó mi confianza empezó a colarse en mi habitación y empezó a hablar de temas sexuales como la masturbación”.

Fue entonces cuando el monje Andreu, que además era el fundador y responsable de los escoltas de Montserrat, empezó a abusar sexualmente de Hurtado.

El joven estaba en shock y no conseguía asimilar que eso que estaba sucediendo eran abusos sexuales. Los abusos duraron un año y terminaron un día que el monje intentó besarle.

En ese momento decidió hablar con otro cura de la abadía y contarle lo sucedido, tal como relata en una entrevista el pasado lunes al programa No ho sé de Rac1.

Nadie hizo nada

Ni el monje al que acudió, Josep María Santromà, ni el abad del momento, Josep María Soler, denunciaron el caso, ni sancionaron al monje Andreu.

En el año 2003, cuando Miguel tenía 22 años y el delito ya había prescrito acudió al monasterio de Montserrat para reclamar una compensación económica que sufragara su tratamiento psicológico en la fundación Vicky Bernadet. Entonces, le pagaron una indemnización en billetes de 500 y sin recibos.

El Vaticano no fue informado hasta 2016 y nunca se hizo un juicio canónico para suspender al monje Andreu Soler de sus funciones en la Iglesia.

Su testimonio

Con los años, Miguel Hurtado, se ha dado cuenta de que el monje Andreu sabía muy bien lo que hacía y con quien lo hacía.

La mala relación de Hurtado con su padre propició una carencia afectiva que, al principio, se vio sustituida por el hermano Soler. “Mis carencias afectivas me hicieron vulnerable”, afirma Hurtado.

Por eso pide más control, sobre todo de los jóvenes en situaciones de vulnerabilidad para que no se aprovechen de su caso para abusar de ellos.

Con todo, su testimonio se puede conocer de cerca gracias al documental Examen de Conciencia dirigido por Albert Soler ya disponible en Netflix.

En él se retratan varios casos de pederastia y abusos sexuales por parte de miembros de la Iglesia en toda España, desde los casos de las escuelas Maristas en Catalunya a centros del País Vasco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here