“Caso Merlí”: las mafias georgianas eligen Barcelona

La macrooperación policial conjunta entre los Mossos d’Esquadra y el Cuerpo Nacional de Policía (CNP) para desarticular una banda de criminales georgianos se saldó con un total de 53 detenidos y 8 registros entre un piso de Castelldefels y el colegio Menéndez Pidal de Barcelona

“Caso Merlí”: las mafias georgianas eligen Barcelona
imagen del desalojo de la escuela Menéndez Pidál en Barcelona | Mossos

Parece que el rico sol del Mediterráneo occidental y las costumbres españolas son del agrado de las mafias georgianas que, en los últimos años, han decidido viajar a España para poner en práctica su variada carta de actividades ilegales.

Tanto los Mossos, como el Cuerpo Nacional de Policía (CNP) o la Guardia Civil han dado en los últimos tiempos diversos golpes contra esta organización criminal, nacida en Georgia y que cuenta con ramificaciones por toda Europa, también en Catalunya y en el resto de España.

La última operación policial llevada a cabo contra esta organización es la que tuvo lugar este jueves en el que fue el plató de la exitosa serie de TV3 ‘Merlí’. De hecho, el caso ha cogido este mismo nombre, “Caso Merlí”, en referencia a la serie catalana que se rodó en este antiguo colegio, ahora cerrado.

Caso Merlí

Un total de 7 aulas vacías del colegio Menéndez Pidal, como ha podido saber en exclusiva eltaquigrafo.com, acogían desde hacía más de un año más de cincuenta georgianos. Tanto vecinos, como los cuerpos policiales, sospechaban desde hacía meses de la posible implicación de miembros de este grupo en el aumento de robos, tanto en el barrio donde residían, en Sant Genís dels Agudells (cerca del Valle Hebrón), como en toda la ciudad de Barcelona.

Desde su llegada, aseguraron vecinos a este medio, los robos y atracos en el barrio aumentaron, sobre todo en los meses de verano. Coincide también en el tiempo, el incremento de asaltos en casas de la zona alta de Barcelona y de alrededores. Los vecinos de la zona, hace meses que se manifiestan por el desalojo de dicho colegio, el cual se esperaba para el pasado 18 de febrero, pero finalmente fue anulado.

El día llegó y el jueves de esta semana más de 250 agentes entre Mossos d’Esquadra y Policía Nacional desalojaron el centro donde malvivían escondidos.

Los agentes de la Unidad Central de robos con violencia de ambos cuerpos policiales registraron, por orden del juzgado número 11 de Barcelona, un domicilio particular de Castelldefels y siete aulas del colegio ocupado en Barcelona. En total, 8 registros entre el piso franco y las aulas-estancias del edificio escolar situado en la calle Sinaí de Barcelona.

Los agentes requisaron también varios objetos robados y material para apertura de puertas, así como 1.200 euros en efectivo. Entre los objetos recuperados figuran: 15 anillos, 5 pulseras, 1 collar, 1 alianza, 11 pendientes, 14 relojes, 6 cadenas, 7 colgantes y 8 bolsos. Aunque no ha trascendido el valor de todo el conjunto. De hecho, la investigación sigue bajo secreto de sumario.

La operación de saldó con un total de 53 detenidos. Once de ellos por pertenecer a la organización criminal, dedicada al asalto de viviendas con uso de la violencia. Otros 41, también georgianos, fueron trasladados a comisaría por la Brigada Provincial de Extranjería del CNP a efectos de ser correctamente identificados, tal como se acostumbra a hacer en estos casos.

Se espera que si son identificados y no tienen el permiso de residencia en el Estado español en regla sean entregados al juez que tendrá que decidir su posible expulsión del territorio estatal. Y, una última persona por una orden de detención policial.

Anteriormente los agentes ya habían detenido a otros 15 miembros del grupo, de los que diez ingresaron en prisión y otro fue trasladado al centro de internamiento de extranjeros para su expulsión porque estaba reclamado por la justicia de Georgia.

Fuentes cercanas a la investigación, aseguraron el pasado mes de febrero a este medio, que los Mossos habían hecho detenciones e identificaciones puntuales en la zona, que era una zona vigilada pero no lo suficiente para los vecinos que lo sufrían.

Otros casos

En julio de 2015, se practicaron más de 30 detenciones contra integrantes de una trama criminal de esa nacionalidad en una operación bautizada con el nombre de Aikon. La mayoría de los arrestos tuvieron lugar en Madrid, pero se trataba de una banda con gran capacidad itinerante especializada en el robo con fuerza en viviendas, tal como publicó El Periódico.

En sus asaltos, mayoritariamente, buscan joyas y relojes de oro, porque suelen contar con la complicidad de negocios de compraventa donde pueden empeñarlos. De hecho, en la causa abierta contra esta red se llegaron a inspeccionar algunos de estos centros.

Un año antes, en octubre de 2014, se desmanteló a otro grupo de ciudadanos georgianos sospechosos de cometer unos 50 robos en domicilios de Catalunya, Madrid y Castilla La-Mancha.

No obstante, la operación de más calado contra esta mafia tuvo lugar en marzo de 2010, entonces se desplegó la operación Java-Hayastán en cinco países diferentes, que posibilitó la detención de más de 70 delincuentes de este grupo criminal, muchos de ellos residentes en Barcelona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here