Cannabinoides sintéticos: la droga camuflada de efectos devastadores

Los expertos en toxicología advierten sobre la toxicidad y los daños neuronales que provocan las nuevas sustancias psicoactivas, que se han popularizado en los últimos años por su bajo coste y por su fácil accesibilidad.

Cannabinoides sintéticos: la droga camuflada de efectos devastadores
Estas nuevas sustancias psicoactivas son muy económicas y fáciles de adquirir en establecimientos comerciales especializados o vía internet | Imagen de archivo

En los últimos años la crisis del fentanilo, un opioide utilizado en medicina por sus propiedades analgésicas y anestésicas para paliar dolores agudos, ha producido una pandemia silenciosa que ha dejado miles de muertos en Estados Unidos y en México, el país en el que mayoritariamente se produce en la clandestinidad por los cárteles mexicanos que los envían al país del tío Sam para suplir su elevada demanda.

Para conocer si esta sustancia ha llegado hasta nuestro país, desde eltaquigrafo.com hemos contactado con Núria Sanvicens, responsable del Área de Química y Drogas del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses de Barcelona. Su consumo en España, explica la facultativa, afortunadamente no es comparable al que se ha producido y todavía se está produciendo en EEUU. “Esta crisis de efectos devastadores no ha llegado a Europa porque no han concurrido las mismas circunstancias. Si bien es verdad que nos llegan alijos puntuales de fentanilo, no hemos detectado intoxicación por fentanilo en ninguna muerte por reacción adversa a sustancias psicotrópicas.” Lo que sí han recibido puntualmente en el laboratorio de Madrid, matiza, han sido muestras de alijos de heroína adulterada con este fármaco. 

Las nuevas sustancias psicoactivas

En los últimos años en España se han detectado otro tipo de químicos, denominados por los expertos como ‘nuevas sustancias psicoactivas’, que preocupan a los profesionales de la salud. Abel Baquero, psicólogo especialista en patología dual en Proyecto Hombre Castellón y profesor del departamento de medicina de la universidad CEU Cardenal Herrera explica que, aunque la mayor parte de los pacientes que acuden a terapias de deshabituación son consumidores de drogas «tradicionales» (alcohol, cocaína, cannabis y, en menor medida, heroína) la gente joven ha comenzado a consumir otro tipo de drogas sintéticas mucho más tóxicas. El motivo principal es que “las nuevas sustancias psicoactivas son mucho más económicas que las drogas «tradicionales» y se circunscriben en una especie de alegalidad”, explica el especialista. “Para comparar cocaína, por ejemplo, una sustancia cara e ilegal, tienes que desplazarte mientras que si consumes una cocaína sintética, la sustancia es en torno a un 60% más económica, existe un vacío legal y en un control de tóxicos no daría positivo.” 

Las que más se consumen en nuestro país en este momento son, según apunta Núria Sanvicens, los cannabinoides sintéticos y las catinonas sintéticas, es decir, químicos sintetizados en un laboratorio que tratan de emular los efectos de sus sustancias homólogas, las drogas “tradicionales”, en este caso del cannabis y de las anfetaminas, respectivamente. “El peligro de estas drogas es que, como buscan un mayor efecto, son mucho más tóxicas y más peligrosas que las drogas de abuso «tradicionales» a las que pretenden emular.”, explica la facultativa. Los precursores con los que se fabrican no superan ningún control y, con un conocimiento básico de química, su producción es muy sencilla. El mayor peligro, además de la toxicidad intrínseca, es que los fabricantes utilizan adulterantes que tienen a mano. Por ejemplo, se ha detectado que algunos cannabinoides sintéticos fueron adulterados con raticida. El daño neuronal que provocan es, en definitiva, mucho mayor que las sustancias “tradicionales”. 

El nuevo “cannabis”

Dentro de estas nuevas sustancias psicoactivas la que más se consume en España es el cannabis sintético. El cannabis sintético tiene una composición molecular diferente al cannabis orgánico, el hachís y la marihuana, y es, además, sintetizado en un laboratorio. Es entre 20 y 200 veces más potente que el cannabis orgánico y es mucho más neurodegenerativo. “El daño cerebral que produce es abismal, muy muy grande”, resalta Abel Baquero. En Proyecto Hombre han detectado que el consumo de esta nueva sustancia se produce en paralelo al del cannabis, en el que los más jóvenes se inician entre los 12 y los 16 años. “Encontramos cada vez a más menores iniciándose en esta sustancia principalmente por cuestiones económicas y porque no dan positivo en los controles toxicológicos que les realizan sus familias o que les realizan en sus trabajos”, explica el psicólogo. Sin embargo, Núria Sanvicens se muestra esperanzada con los últimos datos. Aunque estas sustancias son tóxicos más potentes apunta que “en los últimos años se ha visto una tendencia a la baja, tanto en el número de incautaciones como en el número de sustancias identificadas”. 

Ambos expertos coinciden en que, aunque en los últimos años parece haberse producido un avance en su fiscalización, la legislación sobre estas sustancias es compleja. “Cuando lo compras, en el preparado pone ‘sustancia ornamental, no apta para el consumo humano’.”, explica Baquero. Estas sustancias se pueden encontrar “en forma de fertilizantes para plantas, como incienso o como sales de baño en algunos establecimientos comerciales”, añade Sanvicens. “A ojos de una inspección, es difícil demostrar que estas sean en realidad para consumo humano”. Pero el elevado peligro asociado a la toxicidad de estos químicos no disuade a los consumidores. “Se consumen sustancias de lo más variopintas. En 2019 y 2020 hemos tenido casos de bufotenina, de efectos alucinógenos, extraída de determinadas especies de sapos”, afirma Núria Sanvicens, que se encarga del análisis de estas muestras en el laboratorio de Barcelona. 

El tipo de sustancias que reciben para su análisis es de lo más diverso. Realizan desde análisis en vivo, mediante muestras de orina y sangre, hasta post mortem mediante el análisis del humor vítreo, de jugos gástricos o de segmentos de cabello. Pero este cometido no siempre es sencillo. “Hay drogas que se eliminan muy rápidamente. Cuando recibimos la muestra de sangre o de orina a veces ya se han eliminado y no las podemos detectar.”, explica Sanvicens. Este tipo de drogas son sobre todo las que se suelen emplear en las agresiones sexuales con sumisión química y se utilizan, precisamente, por su corto tiempo de vida media en el organismo, por su rápida eliminación y porque no dejan rastro después de haberse suministrado. Por suerte, el cierre de locales de ocio nocturno, ha disminuido notablemente el registro de estos casos. 

Preocupación por el desconfinamiento

Sin embargo, los expertos aguardan con cierta expectación los efectos que tendrá el desconfinamiento y la relajación de medidas de distanciamiento social. “Lo que sucederá cuando esto se supere, el estado de total libertad, de pérdida de control que la gente verbaliza es un tanto alarmante.”, afirma el psicólogo, “Se espera una explosión en el consumo y en el ocio y la crisis económica asociada podría incrementar el consumo de estas sustancias más baratas”. Abel Baquero incide en la importancia de que los pacientes busquen ayuda cuando ven que han perdido el control. “Cuando te quieres tomar una copa y te tomas dos, has pedido el control. Cuando te quieres fumar un cigarrillo y te fumas dos, has perdido el control”. Sin embargo, es consciente de la dificultad de que la persona se de cuenta de que ha desarrollado un abuso o dependencia de una determinada sustancia. A veces son los familiares o personas de su entorno cercano las que dan la voz de alarma. Con respecto al abandono del consumo de estas drogas, Abel Baquero insiste en que “es prácticamente imposible el abandonar el consumo de cualquier sustancia sin la ayuda de un equipo terapéutico y de profesionales. Se puede dar una sustitución de una sustancia por otra pero a nivel autónomo es prácticamente imposible abandonar una adicción”. 

1 Comentario

  1. ¿Fumaron algo los de Correos para que los escáneres no detectaran las balas que dicen que les han mandado,a Pablo Iglesias, marlaska y la baranda de la guardia civil?
    ¡O va a ser que las cartas se saltan los controles!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here