Borràs (JxCat) a un paso de comparecer como investigada ante el Supremo

El Congreso de los Diputados aprueba el suplicatorio del Supremo para que la portavoz de JxCat comparezca por fraude, malversación y falsedad con los votos a favor del PSOE, PP, Ciudadanos y Vox.

Borràs a un paso de comparecer como investigada ante el Supremo
Borràs, el pasado 3 de junio, en el Congreso.

La Comisión del Estatuto de los Diputados del Congreso ha aprobado este jueves la solicitud del suplicatorio emitida por el Tribunal Supremo (TS) para que la portavoz de JxCatLaura Borràs, comparezca como investigada por fraude, malversación y falsedad documental. El suplicatorio se ha aprobado gracias a los votos del PSOE, PP, Vox y Cs. Ni ERC ni EH Bildu han participado en la votación, Unidas Podemos se han abstenido y el PNV y el partido de Borràs han votado en contra.

La decisión de la comisión a favor del suplicatorio es el primer gran paso del procedimiento, que deberá culminar el próximo jueves, 25 de junio, con una votación en el pleno del Congreso, a puerta cerrada, como la que tuvo lugar este jueves en el organismo parlamentario. Tras la segunda votación, si se aprueba finalmente el suplicatorio, Laura Borràs deberá comparecer ante el Supremo como investigada.

El TS pidió el suplicatorio al Congreso

Todo ello llega después de que el Supremo solicitara poder investigar a la diputada de JxCat por los delitos de fraude a la Administraciónmalversación de caudales públicos y falsedad documental en su etapa de directora de la Institució de les Lletres Catalanes (ILC).

El suplicatorio es el permiso del Congreso al Supremo para interrogar a Borràs. Por ello, la petición iba acompañada de una exposición razonada del instructor de la causa, Eduardo de Porres, que es quien ha solicitado el permiso. Dicho juez ya citó a Laura Borràs el pasado 14 de febrero para prestar declaración voluntaria, en calidad de investigada en la causa, tal como la Ley le permite, pero la diputada optó por no acudir a la citación. A raíz de ello, el instructor preparó la exposición razonada para pedir su suplicatorio, cuya aprobación culminará el próximo jueves en el Pleno de la Cámara baja.

Choque entre el bloque independentista

El resultado de la votación tiene especial relevancia por los choques entre ERC y los posconvergentes de JxCat, que se han extendido hasta este asunto. Los republicanos siempre se han resistido a desvelar el sentido de su voto y aún está pendiente saber qué harán en la votación definitiva en el pleno, pero han resuelto no votar para evitar males mayores en su relación con sus socios en el Govern de la Generalitat.

Precisamente, el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, se limitó a comentar este martes que su partido «ni suma ni resta» para el resultado de la votación del suplicatorio de Borràs, por lo que insistió en que el voto de sus 13 diputados es «irrelevante» a nivel matemático.

Borràs, que compareció la semana pasada en la Comisión del Estatuto de los Diputados, pidió al resto de formaciones políticas que no apoyasen el suplicatorio porque, según dijo, la causa abierta contra ella es «profundamente injusta» y responde a una «persecución política». La CUP propuso a Borràs que abandonara su escaño en el Congreso para que dejara de estar aforada y el caso volviera a la justicia ordinaria, donde creen que tendría «un juicio justo». La portavoz de JxCat se niega a abandonar su escaño, alegando que supondría caer en las «invenciones» de la Guardia Civil. 

Investigación iniciada en Barcelona

La investigación del Supremo se abrió a propuesta del Juzgado de Instrucción, número 9, de Barcelona, que fue el que detectó la posible comisión de delitos por parte de la aforada. El Supremo destacó entonces que los hechos descritos en la exposición razonada enviada por el Juzgado «podrían ser constitutivos de delitos de prevaricación, fraude a la Administración, malversación de caudales públicos y falsedad documental». 

El Tribunal extendió su competencia, además de a Borràs, al investigado, Isaías Herrero, «por la inescindible conexión inicialmente apreciable entre la conducta que se le atribuye a esta persona y la que se imputa a la aforada», se señala en un comunicado del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC). 

Según la investigación del juzgado de Barcelona, hay indicios racionales de que entre los años 2013 y 2017, la Institució de les Lletres Catalanes adjudicó 18 contratos menores, por importe total de 259.863 euros, de forma directa o indirecta, a través de sociedades, a Isaías Herrero, con quien Borràs, entonces directora del Instituto, mantenía una relación de amistad. Borràs y Herrero habrían actuado de común acuerdo mediante el fraccionamiento ilegal de esos contratos y la falsificación de los presupuestos presentados en cada uno de los expedientes, simulando la participación de terceras personas independientes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here