Bernardo Montoya culpa a su expareja de la muerte de Laura Luelmo

El autor confeso del asesinato de la profesora sostiene ahora que se declaró culpable "por amor" y señala a su expareja como autora material de la muerte de Laura Luelmo

Bernardo Montoya culpa a su expareja de la muerte de Laura Luelmo
Bernardo Montoya, tras ser detenido por agentes de la Guardia Civil / El Mundo

Bernardo Montoya, el presunto autor de la agresión sexual y el asesinato de Laura Luelmo, ha declarado durante la primera sesión del juicio que fue su expareja quien acabó con la vida de la joven. De este modo, el acusado mantiene la última versión que dio durante la fase de instrucción de la causa, que se inició en diciembre de 2018. Montoya, que se enfrenta a la prisión permanente revisable, ya confesó el crimen cuando fue detenido pocos días después de la muerte de la joven en El Campillo (Huelva). Sin embargo, con posterioridad se desdijo y acusó a su exnovia

Este dato es el único que ha trascendido del desarrollo de la vista celebrada este lunes en la Audiencia Provincial de Huelva contra Montoya. Ha sido el abogado de la defensa, Miguel Rivera, quien lo ha manifestado a los medios, tras apoyar la propuesta de la acusación particular de que el juicio se celebre a puerta cerrada.

Se expone a una pena de prisión permanente revisable

Tras ser detenido como principal acusado de la muerte de Luelmo, Montoya confesó el crimen y llegó a pedir perdón a la familia. Poco después, afirmó que su exnovia actuó movida por los celos y que él se culpó «por amor y porque no estaba en condiciones muy idóneas». Durante la instrucción, la expareja de Bernardo Montoya fue llamada a declarar, pero finalmente quedó exonerada y no ha tenido que sentarse en el banquillo porque no tuvo ninguna vinculación con la muerte de Laura Luelmo.

publicidad

La Fiscalía de Huelva le pide prisión permanente revisable por un delito de asesinato. Además, 20 años de cárcel por secuestro y otros 12 por la agresión sexual. El relato del Ministerio Público desvela el horror que sufrió Laura aquel 12 de diciembre de 2018 entre las 17.25 y las 18.42 horas. Ese es el tiempo que transcurrió, según el escrito de conclusiones provisionales del fiscal, desde que Laura se encontró en la calle con su vecino -del que ya le había hablado, preocupada, a su novio- hasta que Montoya metió su cuerpo en el maletero de su coche para deshacerse de él y borrar las huellas del crimen que acababa de cometer

A puerta cerrada

Paralelamente, desde la Asociación de la Prensa de Huelva consideran «especialmente grave» la decisión de que el juicio se celebra a puerta cerrada, teniendo en cuenta que se trata de un juicio con jurado popular, por lo que han sido personas legas en derecho las que participado de la toma de decisión.

La APH defiende que el principio de publicidad de los juicios penales debe prevalecer salvo contadas excepciones y que así lo recoge la propia Constitución Española, la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Convenio Europeo de Protección de Derechos Humanos y Libertades Fundamentales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here