Benítez, de la Audiencia a prisión

La Audiencia de Barcelona ha citado este lunes al pederasta confeso, Joaquin Benítez, para debatir en una vistilla si se acuerda su ingreso inmediato a prisión

Benítez, de la Audiencia a prisión
El pederasta confeso Joaquín Benítez en una de sus comparecencias en la Audiencia de Barcelona

El exprofesor del colegio de los Maristas de Sants-Les Corts, Joaquin Benítez, condenado a 21 años y 9 meses de prisión por abusar sexualmente de 4 menores de edad, puede que hoy entre a la Audiencia de Barcelona como un hombre libre y salga como detenido y camino a prisión.

Tras la resolución del fallo judicial del caso Maristas, Benítez quedó en libertad provisional hasta conocerse la sentencia firme. Y, aunque ésta no iba a diferir de los casi 22 años que se le piden, el pederasta confeso podía haber alargado un poco más su libertad, si no fuese porque las acusaciones, rápidamente, solicitaron lo que se conoce como una vista de ejecución provisional o vistilla.

En dicha vistilla se propone el adelantamiento de cumplimiento de la pena impuesta, a pesar de no existir, todavía, sentencia firme al respecto.

Reclaman su ingreso inmediato a prisión

A las 9.30h de la mañana se celebrará la comparecencia solicitada por la fiscalía, los abogados de las víctimas y el Ayuntamiento de Barcelona, que reclaman la entrada inmediata del exprofesor de los Maristas a un centro penitenciario. La Generalitat no se ha manifestado al respecto.

El exdocente del colegio Sants-Les Corts debe estar presente en la vista, en la que cada una de las partes expondrán sus argumentos.

Fuga, reincidencia, incluso suicidio

Las acusaciones particulares, en nombre de las víctimas, han pedido el ingreso en prisión del pederasta confeso por la existencia de riesgo de fuga a raíz de la elevada pena impuesta, la posible reincidencia si continúa en libertad e, incluso, la hipótesis de que Benítez se suicide para evitar la ejecución de la condena.

La sentencia contra el exprofesor puede ser recurrida ante el Tribunal Superior de Justícia de Cataluña y fija que como máximo puede estar en la cárcel 20 años.

Desde el 6 de febrero del 2016, el ahora condenado está en libertad con medidas cautelares, por lo que debía comparecer semanalmente ante la autoridad policial o judicial. Eso sí, se le prohibió participar en actividades relacionadas con menores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here