Asesinato en Vila-Seca: un crimen premeditado para matar al amante de su exmujer

Tras una semana de juicio, todas las periciales planteadas ante el Jurado Popular de la Audiencia de Tarragona indican que el acusado urdió un plan para acabar con la vida del amante de su exmujer: compró los cuchillos y esperó a que se durmiesen.

Asesinato en Vila-Seca: un crimen premeditado para matar al amante de su exmujer
Imagen de los cuchillos que empleó el acusado para atentar contra la vida del amante de su exmujer / eltaquigrafo.com

Se reanuda esta semana en la Audiencia Provincial de Tarragona la segunda parte del juicio contra el hombre acusado de matar a cuchilladas el amante de su expareja en Vila-Seca. Los hechos se remontan a la noche del 27 agosto de 2020, cuando mientras la pareja dormía en casa del padre de la mujer, el acusado irrumpió en la habitación con dos cuchillos y con las manos protegidas con guantes.

Pasada la primera semana del juicio oral, y aunque todavía quedan pruebas por realizar, fuentes cercanas al caso aseguran a eltaquigrafo.com que todas las periciales planteadas ante el Jurado de Popular de la sección 4ª de la Audiencia determinan que se trata de un crimen premeditado. El acusado se desplazó de Barcelona a Vila-Seca, compró los cuchillos expresamente y esperó a que la pareja se durmiese para sorprenderlos de forma inesperada y atentar contra la vida de su objetivo.

Perpetró el crimen ante su exmujer

La exmujer del acusado es la única testigo. Fue la primera en declarar. Ella explicó que hacía diecisiete años que era pareja del acusado, con quien tiene tres hijos en común. Desde hacía un año tenía una relación sentimental con la víctima, que llevaban en secreto. Según ella, desde mediados de julio se habían separado definitivamente y vivía en casa de una amiga en Reus. La víctima era el marido de la sobrina del acusado y también amigo suyo, según atestiguaron durante las primeras sesiones del juicio oral tanto la mujer, como los familiares del fallecido. 

publicidad

La noche de autos, aseguró, ella se despertó cuando notó movimientos en la cama y vio la figura de la víctima cayendo por un lado de la cama y al acusado en el otro lado. Dice que estaba en shock y que no pudo hablar cuando vio la escena del crimen. «Me miraba fijamente, perdí la voz por el estado de shock, creo que no me moví de la cama por el miedo«, añadió. También declaró que el presunto asesino llevaba guantes y le pidió que tocara los cuchillos con los cuales había propinado cuchilladas a la víctima.

El acusado se coló en la vivienda saltando por los patios traseros de las viviendas.

Según las periciales: hubo premeditación

Según las pruebas periciales realizadas a lo largo de la primera semana de juicio, se ha podido determinar que el acusado – el señor Heredia – se desplazó el día antes de los hechos de su domicilio de Barcelona a Vila-Seca y compró los cuchillos y los guantes de látex con los que perpetró el ataque horas antes del crimen. Aunque su defensa, ejercida por el Bufete Rocamora, insiste en que se trata de un “arrebato pasional”, las pruebas aportadas demostrarían una premeditación e intencionalidad previa.

Con todo, la “herida 2” fue la que le causó la muerte, perforándole el pulmón y la arteria pulmonar. Dada la brutalidad de ataque, uno de los cuchillos, incluso, se dobló.  El Ministerio Fiscal pide para él una pena de cárcel de 20 años por la muerte de un hombre y le añade otros 18 meses entre rejas por allanamiento de morada. La Fiscalía lo acusa de asesinato al quitar la vida con ocho heridas con cuchillos, en diferentes partes del cuerpo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here