Arranca el juicio por el asesinato de Juan Pita

Este lunes empieza en la Audiencia de Barcelona el juicio contra Juan Cortés y sus dos cómplices por el asesinato con alevosía de Juan Pita, el padre de quien fue su pareja. Fiscalía pide por ello 18 años de prisión para cada uno de los acusados.

Arranca el juicio por el asesinato de Juan Pita
Imagen de Juan Pita que fue presuntamente asesinado por el exnovio de su hija / Imagen cedida

La historia de Andrea Pita es realmente sobrecogedora. La joven, de tan solo 26 años, y su hija, de 11, no pueden hacer absolutamente nada sin la protección 24 horas al día, siete días a la semana, de una patrulla de los Mossos d’Esquadra. Aunque ella intenta rehacer su vida como si los agentes no fuesen literalmente su sombra, la realidad es que hasta que los presuntos asesinos de su padre no estén cumpliendo condena firme, Andrea no podrá vivir tranquila.

Este lunes, después de más de tres años de aquella noche fría de enero, en la que su expareja, Juan Cortés, quemó la chabola de Juan Pita, el padre de Andrea, con él dentro, se inicia en la Audiencia de Barcelona el juicio contra Cortés y sus dos supuestos cómplices por un delito de asesinato con alevosía. Fiscalía pide por ello 18 años de prisión para cada uno de los acusados.

El trágico desenlace

Juan Cortés, vecino de Santa Perpetua de Moguda (Barcelona) se presentó la noche del 12 de enero de 2018 ante la barraca en la que malvivía Juan Pita y le prendió fuego, sabiendo que en su interior dormía el padre de su expareja, muy posiblemente tras una tarde de beber litronas como acostumbrada a hacer. Lo hizo, presuntamente, acompañado de dos amigos, que le ayudaron a llevar a cabo su maquiavélico plan para “vengar”, así, la ruptura de Juan con Andrea.

publicidad

De este modo, cumplió con la amenaza que hacía semanas que le profería a Andrea, que en ese momento se encontraba en una residencia para mujeres maltratadas. Y es que la muerte de Juan Pita fue, lamentablemente, una terrible consecuencia de la relación de violencia, humillación y degradación que sufrió su hija con el ahora acusado, Juan Cortés. Él quería hacerle daño de por vida y supo cómo hacerlo.

La pesadilla de Andrea

La joven Andrea no era consciente de ello, pero su vida se truncó en marzo de 2017, cuando inició una relación sentimental con el que acabó siendo el asesino de su padre. Al principio, todo parecía ser idílico: la ayudaba con su hija e incluso se prestó a reconstruir la chabola donde Juan Pita se había aposentado hacía un tiempo.

No sabía apenas nada de su nuevo novio, durante años la joven vivió con su familia materna en Alicante, pero al vivir en un municipio pequeño, no tardó en enterarse del oscuro pasado de Cortés. Tráfico de droga, exparejas maltratadas… Andrea quiso ignorarlo. “Quizá había cambiado”. Sin embargo, pronto empezaron los maltratos… tanto psicológicos como físicos. Cuando ella se decidió a dejar la relación, él amenazó con matar a su padre y a partir de ahí todo fue a peor.

Juan Cortés cumplió con sus amenazas

La pesadilla de Andrea parecía no tener fin, había entrado en tal círculo vicioso de amenazas, palizas y maltrato que empezó a normalizar la situación. Todo por miedo. La joven vivía en un estado de shock y de nervios permanente. Hasta que un día puso fin a su relación de forma definitiva. Dicha decisión vino dada después de que Cortés le abriera la cabeza… fue entonces que pidió ayuda y se la llevaron, junto a su hija, a una casa de acogida. A él le pusieron una orden de alejamiento que quebrantó en múltiples ocasiones, pues los mensajes entre amor y amenaza no desistieron una vez ella ingresó en el centro.

Finalmente, Cortés cumplió con sus amenazas y quemó la cabaña en la que vivía Juan Pita, con él en su interior.

La eterna batalla legal

Tras prender la cabaña de Juan Pita, Cortés desapareció durante tres meses. A partir de ese momento, Andrea empezó a recibir protección por parte de la policía, mientras su expareja seguía enviándole mensajes. Fueron mensajes incriminatorios, en los que le narraba cómo había matado a su padre; mensajes de arrepentimiento y mensajes de amor… En una entrevista para eltaquigrafo.com, la joven reconoció que, a pesar de la dureza de lo que tuvo que soportar esos meses, en aquellos mensajes se hallaban las pruebas que demostrarían la implicación de Cortés en el asesinato de su padre.

Con todo, el joven decidió entregarse y fue encerrado en prisión por romper la orden de alejamiento que tenía impuesta sobre Andrea. A priori, no fue encarcelado por matar a Juan Pita. La propia Andrea explicó a esta redacción que las dos causas se estaban llevando por separado, una por violencia de género y la otra por asesinato, y que la instrucción por la muerte de su padre estaba todavía muy verde cuando él se entregó.

Con todo, un año después de entrar en prisión por el quebrantamiento de la orden de alejamiento, Cortés fue acusado formalmente de la muerte de Juan Pita, sus cómplices, sin embargo, quedaron en libertad con cargos. Este lunes, se sentarán los tres sospechosos del asesinato con alevosía en el banquillo de los acusados para responder por los hechos del 12 de enero de 2018. Un Jurado Popular será el encargado de dirimir sobre la culpabilidad de los acusados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here