Arde Barcelona y Torra no es Nerón

Ricardo Gómez de Olarte

El 19 de julio del año 64 D.C. Roma ardió debido a un incendio originado en el Circo Máximo que se expandió velozmente. La aristocracia hostil al emperador difundió el rumor de que lo había provocado el propio emperador para construir una nueva Roma que debería llamarse Nerópolis. Lo cierto es que Nerón aprovechó el incendio para construir la Domus Aurea que, de haberse terminado, habría ocupado la tercera parte de la ciudad. Las teorías acerca del origen del incendio van desde un accidente hasta la intervención de cristianos exaltados.

Barcelona está ardiendo cada noche. Se arroja ácido y proyectiles con tirachinas profesionales, de los que hacen estallar globos oculares.

¿Es Torra quien la ha incendiado? En sentido literal, evidentemente no. Ahora bien, hay muchas circunstancias que, en otro sentido, apuntan a lo contrario.

Los tweets racistas. Las declaraciones pidiendo a los CDR que sigan apretando. Sus manifestaciones dejando muy claro que está más cerca de los manifestantes que del orden. La ausencia de una condena clara y explícita contra la violencia hasta que se ha visto obligado a hacerlo bajo amenaza. Su exigencia de responsabilidades a los Mossos que, haciendo cumplir la ley, repelen agresiones hasta con ácido. Su omisión de apoyo a su consejero de Interior, el antiguo portero de discoteca Buch para contentar a la CUP. Su huida a encabezar marchas sobre Barcelona que colapsan, aún más si cabe, a la capital de Cataluña. Es tan cínico, por teledirección (que no da para más) desde Bélgica, como para exigir que los incidentes deben acabar inmediatamente y poner en duda a su consejero de interior. Como para condenar públicamente la violencia y alentar privadamente esa violencia. Como para pedir orden y coaccionar a sus Mossos con amenazas de expedientes y sanciones.

¿Es Torra el único culpable de estos hechos? Evidentemente tampoco. Lo que está sucediendo actualmente en Barcelona es un calco de lo que sucedió en Chile en los 70 y 80 con el Movimiento de Izquierda Revolucionaria al que, parece, que perteneció Gonzalo Boye, uno de los abogados de Puigdemont. ¿Será la pequeña mano de Boye la que mece la cuna? Cataluña es más pequeña y fácil de manipular que todo un país como Chile. Parto de la base que Puigdemont no tiene el caletre suficiente para tejer esta urdimbre.

¿Es Puigdemont el único culpable? Evidentemente tampoco. Puigdemont es fruto de una mala elección de Artur Mas, personaje siniestro que allá por donde ha pasado no ha vuelto a crecer la hierba. Ni hierba ni nada de nada. Puigdemont es el bufón metido a gobernante, sin freno ni cerebro más que el del trastornado con un fusil de asalto en las manos apuntando a la masa. Locura.

¿Es Mas el único culpable? Evidentemente no. El estulto (por falso astuto) Mas fue el mal menor elegido por el entonces constitucionalista Pujol como delfín/pelele en ausencia de Oriol Pujol. Cobardía.

¿Es Pujol el único culpable? Evidentemente no. Mucha burguesía lo sostuvo, financiera y socialmente. Sacó tajada política y parece (a la espera de la sentencia) que económica. Fuera de su lucro personal, todo indica que el resto le viene importando una auténtica higa. Cobardía.

¿Es Colau la única culpable? Evidentemente no. Aunque en el caso de Colau puede que sí. Y puede que además de sí y no, sea azul. Y colorado. Y blanco. Y negro. Tiene narices que una activista como ella critique la postura activista de Torra como toda queja y haya disuelto la brigada antidisturbios de la policía municipal de Barcelona y nunca haya mantenido una postura firme. Cobardía.

¿Es la burguesía catalana la única culpable? Evidentemente no. La mitad de esa burguesía ahora se da golpes en el pecho pidiendo que venga Vox y ponga orden. La otra mitad mira lo que sucede desde su yate en Calella de Palafrugell o desde su casa en la Cerdanya, tocando su particular lira neroniana y aprovechando la circunstancia para ampliar su expectativa de cobro. En la creencia de que nunca les afectará nada de lo que pase. Pero todos, antes o aún ahora, han mirado hacia otro lado. Bien para seguir cobrando de alguna adjudicación de la Sanidad catalana (es lo más socorrido), o bien de cualquier otra administración autonómica o mamandurria catalana que ha fomentado este clientelismo. Cobardía.

El mismo clientelismo que denunció Pasqual Maragall y que el inútil de su hermano, que siempre ha mamado de la teta del Estado sin haber sido cargo electo hasta hace muy poco.Cobardía.

¿Es ERC la única culpable? Evidentemente no. En el fondo defiende lo mismo que CiU/PDCat/JxCat o como se acabe llamando mañana pero difiere en la el reparto de regalías y en aparentar ser dialogantes. Ese fue el error del PP. Oportunismo.

¿Es el PSOE el único culpable? Evidentemente no. Tan solo cedió cuando era débil y necesitaba los votos catalanes, y cedió, y cedió, y cedió, y cedió… La gestión de los impuestos cedida por el PSOE sin ninguna clase de intervención estatal acaba con cualquier teoría acerca del déficit fiscal catalán. El 60% del IRPF está cedido a Cataluña. Como el 30% del Impuesto del de Sociedades. Como el Impuesto de Sucesiones. Como el de Patrimonio. Etc. Así pues, si la mayoría de impuestos están cedidos a Cataluña desde hace tiempo, ¿no será que los gobernantes catalanes no saben gestionar los ingresos? Cobardía y oportunismo.

¿ES el PP el único culpable? Evidentemente no. Tan solo cedió cuando era débil y necesitaba los votos catalanes y cedió, y cedió, y cedió, y cedió… Lo mismo que el PSOE. Exactamente lo mismo, sea Aznar o Rajoy.Cobardía y oportunismo.

Miriam, una compañera de Madrid, involuntariamente me ha dado parte de la clave. El martes noche no tenía ni idea del inicio de la batalla de Barcelona. El Miércoles noche me comenta que “menuda guerra civil tenéis montada en Barcelona”. Ante mi sarcasmo al respecto, me ha proporcionado esa clave para entender el asunto: “Es que en Madrid ni se habla del asunto. El cambio mayor que veo es que la prensa ya se está mojando”. Cataluña fue una parte considerable de la tumba política de Rajoy. Y todo apunta a que lo será de Sánchez. Se intervendrá tarde, mal y poco. Como hizo Rajoy.

¿Sirve para algo todo esta histeria violenta? Evidentemente no. La sentencia no va a cambiar. Sánchez no se va a tomar la molestia de conceder un indulto porque sabe que en Reyes estarán en casa ya que el régimen penitenciario es competencia cedida a Cataluña por una cesión de González a Pujol.

Sí señor Torra, bajo amenaza dice Vd. que no comparte la violencia, pero su falso pacifismo jesuita no cuela. Vd y yo tuvimos a los mismos curas y profesores. A mayor abundamiento y debido a mi trabajo sé cómo manipular y reconozco la manipulación mucho mejor que Vd. A Vd., Sr. Torra, se le llena la boca exigiendo el derecho a una manifestación pacífica pero alienta la batalla campal y ni siquiera condenaesa violencia hasta que se le indica por Tweeter desde Waterloo. Es Vd. una persona ruin, mezquina, cobarde y débil ya que se deja dirigir por un salario. Pero quienes lo vienen amparando, todos los que han dado cobijo por omisión o comisión a Vd. y a sus antecesores, son de la misma calaña. La misma ruindad que Casado al exigir un 155 o una Ley de Seguridad fuerte cuando Rajoy no lo hizo. La misma mezquindad que Rivera cuando podía haber dado el voto a Sánchez a cambio de exigir orden en su tierra. La misma bajeza que Grande (qué grande le viene el apellido) Marlaska cuando dice que aquí no pasa nada y cuando era juez de la Audiencia Nacional hacía todo lo contrario.En Barcelona, a partir de las 7 de la tarde, nos vamos rápido a casa porque no sabemos en qué zona o barrio nos va a tocar recibir barricadas, fuego y violencia.

Mientras tanto, Barcelona, la ciudad en la que nací, vivo y trabajo, arde cada noche. Y esto no está sucediendo de forma espontánea. Está muy preparado y sucede ante la pasividad de la máxima autoridad del estado que es Torra. Los turistas y viajeros por negocio, cancelan vuelos y reservas. Barcelona languidece entre las llamas y los cantos de sirena de cada partido político no las sofocan. Todos se olvidan de una cosa tan sencilla como esto: BASTA YA. QUEREMOS ORDEN Y PAZ. Paz para poder trabajar y atraer inversión. Orden para poder ir a trabajar y descansar sin un helicóptero permanente sobre nuestras cabezas. Y queremos a alguien que gobierne y no eche gasolina al fuego o ceda oxígeno a las llamas. Tanto en Barcelona como en Madrid.

Srs. Torra, Puigdemont, cómplices (catalanes y no catalanes) y vocera/os de su régimen: les acuso de ser cobardes; de no saber estar a la altura; de incendiar mi ciudad; de amparar por omisión la violencia; de proteger su salario por encima de todo; y de alimentar una división que ni en las épocas más duras de la dictadura franquista llegó a existir en la sociedad catalana. Como personas, si algún día llegan a serlo, no merecen más que desprecio y silencio. Como políticos, todos, deberían ser castigados con un nuevo Código Penal.

El daño ya está hecho. Pero eso, a Vd. marioneta Torra y a la mano que le dirige no les concierne. Solo les importa su salario y su imagen. Y a los otros cretinos igual. Por el miedo a gobernar se ha creado una sensación de impunidad. Entre todos la mataron y ella sola se murió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here