Archivan un expediente contra una juez porque no la localizan

Incomprensible actuación del juez decano de Reus que deja sin efecto una investigación contra una jueza “al no haber podido contactar con ella”, cuando la Audiencia de Tarragona le había abierto un expediente administrativo ante la falta de argumentación en las resoluciones de la jueza

Archivan un expediente contra una juez porque no la localizan
La juez, "no localizada", María José Llanes

El decano de los juzgados de Reus, Diego Álvarez de Juan, no la ha localizado, pero eltaquígrafo.com y cualquiera que pierda un minuto navegando por Internet sabe que la exjuez de lo penal número 1 de Reus, María José Llanes del Barrio, es, en la actualidad, la magistrada titular del juzgado de lo social número 1 de Tarragona.

En realidad, lo grotesco de esta noticia no es el hecho de la aparente falta de tino del decano para localizar a quien está en el punto de mira de un expediente gobernativo, iniciado a instancias de la propia Audiencia Provincial. Lo sorprendente es el argumento del archivo, es decir, el motivo que deja sin la posibilidad de una eventual sanción disciplinaria a esta magistrada respecto a la que un gabinete jurídico ha elevado serias quejas.

En una resolución a la que ha tenido acceso este medio digital el decano afirma: “en relación con la queja presentada, no habiendo podido contactar con la magistrada en cuestión, no tiene elementos suficientes para valorar la actuación. Procede, el archivo del expediente”. Insólito.

Queja de los letrados

Esta resolución está firmada de puño y letra por el decano de los juzgados de Reus, Diego Álvarez de Juan, el 27 de febrero de 2019. El propio decano abrió un expediente administrativo (que puede concluir en uno sancionador o disciplinario) tan solo 15 días antes.

La audiencia de Tarragona trasladó al decanato de Reus la queja formulada por los letrados de un hombre que denunció a su ex pareja (una mujer) por malos tratos.

La juez Llanes, archivó la causa en una escueta resolución en la que en tan sólo tres líneas (en el apartado de hechos probados), alegaba que no se había podido acreditar lo imputado por el denunciante contra la que fue su pareja. Esos eran, en opinión de la juez, los hechos probados y acreditados.

Recurrida esta resolución ante la Audiencia, este tribunal ordenó la reapertura del caso. Un año después, con una resolución prácticamente idéntica, la misma juez vuelve a cerrar el asunto.

Abogados indignados

Los abogados del denunciante, indignados y contrariados por la falta de argumentación factual y técnica y, sobre todo, por el retraso injustificado –un año–, en la notificación de dicha resolución, recurren de nuevo a la Audiencia y es este tribunal el que se hace eco de la denuncia contra la juez y sus injustificadas dilaciones y ordena al decanato una investigación. El juez decano la ha archivado porque dice que no encuentra a la juez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here