¡Aquí no se salva ni el apuntador!

Detenidos cuatro miembros de una familia por su presunta implicación en un grupo criminal dedicado al tráfico de marihuana en el barrio de La Florida-Les Planes de L’Hospitalet de Llobregat.

¡Aquí no se salva ni el apuntador!
Encontaron 800 dosis preparadas para ser vendidas | @mossos

No nos podemos imaginar como esta mujer y su yerno decidieron un buen día empezar a vender marihuana a domicilio entre sus vecinos, en un edificio del barrio de La Florida-Les Planes de L’Hospitalet de Llobregat, pero lo que está claro, es que la experiencia les gustó y contagió a los bloques vecinos que empezaron a solicitar la mercancía que esta mujer, de origen colombiano, y su yerno, español, vendían puerta por puerta.

Como aquellos comerciales que te ofrecen seguros de vida, planes de pensiones o biblias, en el caso de los testigos de Jehová, esta mujer y su yerno repartían la droga entre sus vecinos y los vecinos de los bloques colindantes. Lo que les sobraba, decidieron trasladarlo, de noche, al edificio dónde vivía la hermana de ésta y venderlo entre estos otros vecinos. Una vez todos estaban bien servidos y satisfechos, un cuarto implicado, vestido de repartidor, devolvía a la mañana siguiente, lo que sobraba —si es que había sobrado algo— al piso de origen y la rueda volvía a empezar.

Los Mososs d’Esquadra detectaron, en el mes de mayo, mucho movimiento en dichos pisos de Les Planes y un tráfico de personas muy elevado, hasta tal punto, que llegó a ser sospechoso. No paraba de entrar y salir gente del piso de origen, y es que cuando vieron que la sustancia vendía, y vendía mucho, el boca a boca traspasó los bloques vecinos y los clientes empezaron a llamar al domicilio de la mujer para recoger el paquetito in situ.

Pero el mercadillo a domicilio que tan ricamente habían montado esta mujer y su yerno se fue al garete, precisamente, por la sospecha que los Mossos empezaron a tener al ver tanto movimiento en el edificio. Comenzaron las pesquisas policiales y solo era cuestión de tiempo que los cogieran con las manos en la masa.

Más de tres meses de investigación

Durante los más de tres meses que duró la investigación policial, los agentes fueron construyendo toda la trama y pudieron conseguir indicios suficientes para determinar que, efectivamente, la investigada, su yerno, su hermana y un vecino de ésta segunda, de entre 24 y 47 años, suministraban marihuana desde su domicilio y que, por la noche, la trasladaban al piso de la hermana.

Finalmente, los agentes descubrieron que la hermana de la investigada guardaba la droga en otro domicilio de su mismo bloque para despistar y evitar así que fuese localizada en caso de registro en su inmueble. Los Mossos destaparon todo el entramado familiar y, el 21 de agosto, efectuaron varios registros en los pisos implicados, gracias a la autorización recibida por el Juzgado de Instrucción número 3 de L’Hospitalet de Llobregat.

Durante los registros, los agentes de la policía catalana accedieron a todos los domicilios de los implicados, incluso al que utilizaban sólo para ocultar la marihuana, y localizaron más de seis kilos de dicha droga, gran cantidad de dosis preparadas, 800 gramos de hachís, una pistolada detonadora y 12.000 euros en efectivo, fruto del tráfico de la droga.

Libertad con cargos

Los cuatro arrestados pasaron a disposición judicial y el magistrado decretó libertad con cargos para todos ellos. La investigación sigue en curso y los Mossos no descartan nuevas detenciones.

En una nota de prensa, los agentes de la policía catalana remarcaron la gran dificultad que se encontraron con este caso debido a las técnicas de distracción que utilizaban los investigados y, en especial, por la configuración urbanística del barrio de bloques de La Florida-Les Planes. Varios vecinos, claros consumidores, alertaban a los implicados cuando detectaban cualquier tipo de presencia policial en la zona. Ahora, todos estos clientes deberán buscarse a otros camellos que no estén en libertad vigilada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here